Nacional

“Meeting of guerrillas was for bringing the ELN closer to peace”
“Reunión de guerrilleros fue para acercar al Eln a la paz”
13 de Mayo de 2015


El viaje de los jefes guerrilleros a La Habana contó con el apoyo de Cuba y Noruega, países garantes de la negociación con las Farc, y de Chile y Venezuela, en su condición de acompañantes del proceso, dijo De la Calle.


Foto: EFE 

Ayer en la mañana, Humberto de la Calle hizo una declaración en la que aseguró que ni alias timochenko ni alias gabino participaron en la mesa de conversaciones. 

Redacción EL MUNDO - EFE


La reciente reunión en Cuba del máximo jefe de las Farc, Rodrigo Londoño Echeverry, alias timochenko, y del Eln, Nicolás Rodríguez Bautista, alias gabino, tuvo como propósito incorporar a la segunda guerrilla colombiana a un proceso de paz, dijo ayer el jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle.


Timochenko y gabino se reunieron en La Habana con la autorización del presidente Juan Manuel Santos, según lo confirmó él mismo el pasado lunes. “Con el propósito de lograr el fin de todo el conflicto de manera integral, el Jefe de Estado, con la convicción de que la incorporación del Eln al proceso corresponde al mejor interés de la sociedad colombiana, con ese único propósito, facilitó las condiciones para la reunión hace unos días de alias timochenko y alias gabino”, dijo ayer De la Calle en su intervención.


Aunque el encuentro ha desatado polémica en el país, De la Calle aclaró que ninguno de los dos guerrilleros participó en la mesa de conversaciones y que “como ha sido público, hay contactos exploratorios con el Eln los cuales se rigen por las amplias facultades del Jefe de Estado para lograr el final integral del conflicto armado”. 


Si bien, timochenko no forma parte del equipo negociador de las Farc en La Habana, el Gobierno lo autorizó para que viajara a la capital cubana en al menos otras dos ocasiones para consultas con la delegación guerrillera. “La explicación detallada al Eln (del proceso de paz) corresponde al mejor propósito de lograr el fin de la confrontación armada”, explicó De la Calle.


Fiscal defiende visita


Entre tanto, el fiscal general de la Nación, Eduardo Montealegre, manifestó ayer a Blu Radio que el presidente Juan Manuel Santos tiene facultades constitucionales para autorizar viajes de líderes guerrilleros a Cuba en el contexto de los diálogos de paz que se adelantan en La Habana sin pedirle permiso a la Fiscalía.


“Para adelantar este tipo de conversaciones en La Habana, que son transitorias y eminentemente coyunturales destinadas a adelantar el proceso de paz, no se necesita la autorización de la Fiscalía”, aseguró y agregó que el presidente tiene total competencia desde el punto de vista constitucional y legal para autorizar este tipo de encuentros, ya que “la ley lo faculta para que facilite diálogos y encuentros en el exterior”.


Por su lado, De la Calle afirmó que ante este hecho, “la potestad del Jefe de Estado no sólo es indiscutible jurídicamente sino que su bondad y necesidad hacen parte de las obligaciones constitucionales”.



Justicia transicional

Respecto a las penas que deberían aplicarse a las Farc en un eventual posconflicto, la coordinadora del Fondo de Justicia Transicional del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud) en Colombia, Isabel Albaladejo, dijo que esta no se reduce únicamente a determinar si los guerrilleros que se desmovilicen irán a prisión. “No es un tema que tenga que ser discutido ahora porque eso es relegar el tema de justicia transicional a un elemento que a la luz de la visión integral simplemente es uno de los elementos a considerar”, sostuvo y recordó que la justicia transicional se compone de cuatro elementos: la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición, por lo cual hablar sólo de prisión para guerrilleros reduce todo ese conglomerado a un solo apartado. Sobre el papel que jugará la Corte Penal Internacional en este tema, Albaladejo dijo que “sólo entra a investigar cuando el Estado no tenga la capacidad o la voluntad de hacerlo, y tras diez años de análisis sobre Colombia la Corte ha determinado hasta ahora que existen elementos que permiten concluir que aquí se tiene la capacidad y la voluntad para investigar estos hechos”.