Columnistas

El desayuno con amnesia
Autor: Tomás Castrillón Oberndorfer
13 de Mayo de 2015


Entre los grandes males que ha dejado el “mamertismo” criollo, asociado primero con la guerrilla marxista leninista y en los últimos tiempos con los narcotraficantes trroristas, hay una epidemia de amnesia sesgada que han sabido imponer para disimular o ignorar sus grandes “hazañas”.

Una de las consecuencias se presenta  cuando en el diario acontecer, ocurren una serie de hechos que inducen en la comunidad un gran temor por los antecedentes en otras latitudes, y es entonces que se piensa, con la debida razón, que “vendrán días peores” y  “poner tu barba a remojar”. Se dice entonces que: “En el desayuno se sabe lo que será el almuerzo”. 


Esto es lo que está ocurriendo en Colombia: Tras esa amnesia, se oculta la verdadera intención de instaurar en Colombia un régimen castro chavista o mejor, marxista leninista, convirtiéndola en  un satélite Castro-chavista como Venezuela y Cuba.


Esto no es casual ni reciente, pero si es de actualidad. Basta recordar el 9 de abril, tildado en la ocasión, como “Traición a la Patria”, con Fidel Castro desatado en las calles de la Capital. Después de aquello surgen acontecimientos protagonizados por esa izquierda enfermiza, como la Toma del Palacio de la Justicia y el Proceso Ocho mil, y es muy interesante analizar por donde andan los protagonistas de estas nefastas acciones. Respecto al 9 de abril, es claro que Fidel Castro y sus áulicos están sirviendo de “garantes” en el “proceso” de las Conversaciones de La Habana. Diría Marañas: “El diablo haciendo hostias”.


La Toma del Palacio de Justicia le deja a Colombia entre otros, a unos responsables, como Petro y Navarro Wolff, paseándose olímpicamente por la Nación: Alcalde de la Capital el primero y Senador en ejercicio el segundo.


El Proceso Ocho Mil también ha dejado herederos notables, como el Secretario de Unasur  un expresidente indigno y espurio, y también  el  Ministro del Interior y el Senador Santandereano.


En contraste, a medida de que ese mamertismo se ha ido infiltrando en el Poder, se ha instaurado una gran persecución contra la oposición y son notables los casos del ex Ministro Arias y el exgobernador Ramos. Pero hay mucho más: las nefastas acciones de los izquierdosos se disimulan y ocultan. Mientras a un exgobernador se le somete a una persecución absurda porque “dizque” asistió a una reunión con elementos paramilitares, que decir de la “Senadora del Turbante” asociada descaradamente con la FARC y lo mismo puede decirse del Senador Cepeda. 


Tan grande son las persecuciones que se han instaurado, que los descabezamientos de cúpulas militares, buscando “acabar” con las Fuerzas Armadas, permiten recordar, guardando las proporciones, las purgas “Stalinistas”.


Se ha instaurado, además, una Fiscalía que no escatima en sus esfuerzos para conseguir falsos testimonios y testigos, para perseguir a sus opositores y lo más grave es que “sutilmente” tiene amenazados a Militares y Empresarios. Si no le gustan las sentencias de un Juez, les manda a los del CTI (cualquier parecido con la KGB, la Stassi y el G-4 cubano ¿serán coincidencias?) y, últimamente, tal vez por aquello de que “el ladrón juzga por su condición”, acusó al Gobierno del expresidente Uribe de ser una “Organización Criminal”. Claro que la Corte no tuvo más remedio que desechar esta acusación, porque no se olvidan  que en ese Gobierno, participaron el actual Mandatario y la parodia de su Ministro de Defensa. Respecto a las recientes acciones de una representante de la Fiscalía en el Congreso, se llegó a afirmar: ¡La Fiscalía no cabildea, vacuna!


Ese es el menú de “sapos” que le están dando a desayunar a los colombianos ¡El que entendió, entendió!