Economía

Government will keep incentives for tobacco growers
Gobierno mantendrá incentivos a tabacaleros
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
12 de Mayo de 2015


Colombia hace parte del Convenio Acuerdo Marco de la OMS para el control del tabaco, que está en vigencia desde el 2005.


Pese a los compromisos adquiridos por la Nación con la Organización Mundial de la Salud, el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural confirmó que el Gobierno mantendrá sus incentivos al sector tabacalero que cultiva 11.000 hectáreas al año.


En el Artículo 17 del Acuerdo Marco se hace referencia a que “las partes, en cooperación entre sí y con las organizaciones intergubernamentales internacionales y regionales competentes, promoverán según proceda alternativas económicamente viables para los trabajadores, los cultivadores y eventualmente, los pequeños vendedores de tabaco” y que para ello prestarán asesoramiento técnico, científico, jurídico y de otra índole a fin de establecer y fortalecer estrategias, planes y programas nacionales de control del tabaco, con miras a la aplicación del Convenio.


Sin embargo, Aurelio Iragorri Valencia, ministro de Agricultura, sostuvo en el II Congreso tabacalero  que el Gobierno mantendrá los apoyos que desde hace más de doce años ha venido dándole a los más de14.000 cultivadores de la hoja en el país.


Esta es la respuesta a una misiva que Heliodoro Campos, gerente de la Federacion Nacional de Productores de Tabaco (Fedetabaco) le envió al Ministerio de Agricultura, a finales del 2014, en la que el dirigente gremial reclamaba por sostener las ayudas relacionadas con seguros de cosecha, apoyo al cultivo y crédito agropecuario, pues esta actividad está sintiéndose amenazada por las propuestas de la OMS, que piden a los gobiernos cesar todo apoyo a este cultivo.


A la fecha, el Ministerio de Agricultura ha destinado más de $11.700 millones para el sector tabacalero. Los productores han recibido $3.542 millones en apoyos e instrumentos del programa Desarrollo Rural con Equidad (DRE) y $4.013 millones para apoyar el seguro de cosecha del cultivo, informó el funcionario. El año pasado se aseguraron 1.434 hectáreas, 14% del área total sembrada en tabaco y este sector es beneficiario del Seguro de Cosecha que cubre riesgos climáticos, plagas y enfermedades del cultivo.


Se destaca, también, el uso de crédito de las líneas Finagro por un monto de $76.535 millones por parte de este sector en los últimos cinco años para financiar la producción de tabaco.  Además, este cultivo fue incluido dentro de las actividades productivas beneficiarias de la Línea Especial de Crédito desde 2011. 


Por su parte, el gerente de Fedetabaco, Heliodoro Campos, resaltó los avances en materia social, productiva, empresarial y ambiental que se ha logrado en el sector en los últimos años.


“Esto se ha logrado gracias al trabajo articulado y al esfuerzo conjunto entre el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, el Banco Agrario de Colombia, la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Corpoica), Finagro, la industria tabacalera y, por supuesto, el gremio tabacalero”, dijo Campos.



Tabacaleros piden parte del impuesto al consumo de tabaco

Una retribución del 5% del ingreso que recibe el Gobierno por cuenta de los impuestos al consumo de cigarrillos pidieron los cultivadores de la Federación Nacional de Productores de Tabaco (Fedetabaco) para hacer frente a la petición de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de reducir la actividad.


El gerente del gremio, Heliodoro Campos, sostuvo que es necesario destinar parte del recaudo “al sector primario, el eslabón más débil de la cadena que es el cultivo de tabaco”. Sin embargo, aclaró que no hay un consenso al respecto en el sector ni una cifra concreta. 


El vocero aseguró que no se trata de crear un nuevo impuesto sino de una participación en el ya existente, tal como sucede en Santander, donde en 1998 se tomó la decisión, mediante ordenanza, de crear el Fondo Departamental Tabacalero que parte de un tributo de 5% para apoyar el desarrollo agropecuario, figura que también se aplica en países como República Dominicana, donde se destina 10% de la carga fiscal de las empresas a la actividad, lo equivalente a US$11 millones cada año. “Esta estrategia posiblemente nos permitirá atenuar las dificultades por una amenaza latente como lo es el Acuerdo Marco de lucha contra el tabaco de la OMS, que de adoptarse en el país dejaría sin ingreso a más de 35.000 familias que dependen de la actividad y a 2,75 millones de jornales. Es importante diseñar iniciativas que nos permitan afrontar la crisis en el momento que llegue”, resaltó Campos.