Mundo deportivo

Contador and weight of being the favorite
Contador y el peso del favoritismo
8 de Mayo de 2015


Una contrarreloj por equipos entre San Lorenzo al Mare y San Remo, de 17,6 kms, dará inicio mañana al Giro de Italia, en el cual el mundo ciclístico centrará sus ojos hasta el 31 de este mes.



Alberto Contador, uno de los seis ganadores de las tres grandes: Giro, Vuelta y Tour, le apunta a un gran doblete en 2015.

Fotos EFE

Redacción-EFE


La lista de aspirantes no es muy extensa, y Alberto Contador (Tinkoff-Saxo), el favorito número uno, la reduce al nombre del australiano Richie Porte (Sky) como el gran rival que tendrá para aspirar al triunfo en el Giro de Italia que comienza mañana con una contrarreloj por equipos.


Y es que en ausencia de Nairo Quintana (Movistar), Vincenzo Nibali (Astana) y Chris Froome (Sky), el ciclista madrileño acapara las apuestas en la 98 edición de la carrera rosa, que ofrece además un recorrido apto para sus condiciones, con siete finales en alto y algunas perlas en el menú como el Mortirolo.


Pero, con toda seguridad, Contador tendrá una dura oposición en su asalto a la segunda maglia rosa: el primer paso de su gran reto de 2015, lograr el doblete Giro-Tour.


En pie de lucha también estarán el colombiano Rigoberto Urán (Etixx-Quick Step), el italiano Fabio Aru (Astana) y el belga Jurgen Van den Broeck (Lotto-Soudal), respaldados por poderosos equipos que no darán brazo a torcer.


Junto a ellos también destacan el belga Philippe Gilbert (BMC), los australianos Simon Gerrans y Michael Matthews, del Orica-GreenEdge, o los españoles Beñat Intxausti, encargado en el Movistar Team de defender la victoria de Nairo Quintana, o Mikel Landa (Astana).


Sin olvidar que también estarán otros ganadores como los italianos Damiano Cunego (Nippo-Vini Fantini, 2004), Ivan Basso (Tinkoff-Saxo, 2006 y 2010), y el canadiense Ryder Hesjedal (Cannondale-Garmin, 2012).


Vencedor en 2008 y descalificado en 2011, Contador estará arropado en su equipo por ilustres veteranos, como el italiano Ivan Basso, con dos maglias rosas en su palmarés, y el australiano Michael Rogers, además del checo Roman Kreuziger, su hombre fuerte para la montaña.


El de Pinto se presenta después de 40 días sin competir y tras alcanzar un segundo puesto en Andalucía, un quinto en la Tirreno-Adriático y un cuarto en la Volta.


Porte llega lanzado tras ganar la París-Niza, Volta y Giro del Trentino. Urán, segundo en las dos últimas ediciones, sólo quiere el primer escalón del podio y dispondrá de un potente equipo a su servicio. Por su parte, el joven Aru, tercero en 2014, es la promesa hecha realidad que con los galones del Astana hará soñar a la afición italiana.


Y en la disputa de las celebraciones parciales también tendrán mucho que decir el alemán André Greipel (Lotto), el español Juanjo Lobato (Movistar) y los australiano Simon Gerrans y Michael Matthews (Orica), sin olvidar a los italianos Pelucchi, Viviani y Modolo, entre otros velocistas.


.




Difícil, pero no imposible

Consciente de lo espinoso de la tarea que se ha fijado para este año, ganar Giro y Tour, Alberto Contador dijo estar listo y preparado para intentar la hazaña que hace veinte años no consigue ningún ciclista. El último fue el italiano Marco Pantani.


“Mucha gente lo cree imposible y yo creo que no lo es. Es difícil pero lo voy a intentar porque creo que las cosas son imposibles hasta que alguien las consigue y ese es mi desafío para este año”, indicó el de Pinto. 


“El plan era prepararme lo mejor posible y llegar al cien por cien al Giro. La hora ha llegado y espero que las piernas estén a la altura que quiero”, agregó Contador a horas de comenzar la carrera italiana.