Economía

Colombia showed its good numbers in Latin American Forum
Colombia mostró sus buenos números en Foro Económico
8 de Mayo de 2015


Las acciones correctas llevadas adelante en la economía durante los años en que las materias primas tuvieron buenos precios, que hicieron crecer la clase media e invertir en infraestructura, dan fortaleza al país en tiempos turbulentos.


Foto: Cortesía 

Ministro Mauricio Cárdenas asistió al evento en representación del Gobierno colombiano.

Igor Torrico


El ministro de Hacienda y Crédito Público, Mauricio Cárdenas, representó a Colombia en uno de los eventos del X Foro Económico Mundial sobre Latinoamérica, y allí explicó los elementos que soportan la economía del país y lo hacen fuerte ante los tiempos difíciles que actualmente se viven en el globo, caracterizados por el temor al riesgo por parte de los inversionistas y la desaceleración de la demanda de productos y servicios.


El titular de las finanzas públicas participó ayer jueves a las 2:00 p.m. en el conversatorio Resiliencia macroeconómica donde estuvo junto a su homólogo de México, Luis Videgaray Caso, el superintendente de bancos e instituciones financieras de Chile, Eric Parrado, el vicepresidente ejecutivo de Itaú Unibanco de Brasil, Ricardo villela, y el académico Ernesto Talvi, del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (Ceres), de Uruguay.


Allí Cárdenas señaló: “Colombia es un país que ha logrado reducir su déficit fiscal, su deuda pública, su relación entre deuda y Producto Interno Bruto (PIB), cuenta con un sector financiero fuerte y un nivel de inflación bajo. Con esto el país está bien equipado para poder lidiar con la situación actual ya que se puede depreciar la moneda sin afectar otros elementos como el sector corporativo y esto nos ayuda mucho. La divisa se ha depreciado y esto funciona a favor nuestro”. 


El Ministro fue consultado sobre el temor de que próximamente la Reserva Federal (banco central) de Estados Unidos abandone su política de compra masiva de bonos, lo que aumentaría las ganancias que brindan los mismos y llevaría a que menos inversionistas se sientan atraídos por la deuda de los países emergentes, entre ellos Colombia, y se muevan a los papeles estadounidenses, lo que los anglosajones llaman Super Taper Tantrum. 


Ante esta posibilidad el Ministro se mostró tranquilo. “Los mercados entienden cuáles son los fundamentos, y van a estar buscando cuáles son las fuentes de crecimiento para la economía. En nuestro caso uno de los elementos claves va a ser la demanda interna que en Colombia es importante así como nuestros equilibrios”.


Más temprano, a las 11:00 a.m. se llevó a cabo el evento que reunió a mandatarios de la región, donde por razones de agenda no pudo asistir el presidente Juan Manuel Santos. En el foro titulado: Avanzando a través de una agenda de renovación, estuvieron el presidente de México, Enrique Peña Nieto, el de Panamá, Juan Carlos Varela Rodríguez, y el de Haití, Michel Joseph Martelly, en el que cada país expuso sus logros en materia económica y política y dibujó sus perspectivas a futuro, mostrando la mejor cara de sus respectivas naciones.



Colombiana premiada

Cuatro emprendedores sociales latinoamericanos fueron premiados al finalizar la sesión inaugural del Foro por su trabajo en los ámbitos de la educación, la infancia, la salud y el tratamiento de desechos.


La colombiana Catalina Escobar Restrepo fue una de las reconocidas. Ella, a través de la fundación Juan Felipe Gómez Escobar, ha contribuido a la reducción en un 70% de la tasa de mortalidad infantil en la ciudad de Cartagena. Dicho centro ha salvado la vida a más de 4.000 bebés y su modelo de intervención con las madres adolescentes ha servido como ejemplo para actuaciones en otros países latinoamericanos.


Según la página web de la fundación,  ser testigos de la terrible situación social de la Ciudad Heroica, sumado al fallecimiento de su hijo Juan Felipe en el año 2000 motivó a la familia Gómez Escobar a crear la fundación, que en su memoria ha salvado la vida de miles de niños quienes morían por falta de recursos en los hospitales y clínicas de la ciudad.