Columnistas

Cámara móvil, ¿negocio o solución?
Autor: Iván Guzmán López
5 de Mayo de 2015


El titular de prensa, dice: “Cámara móvil persigue a los mal parqueados” (El Mundo, miércoles 29 de abril de 2015).

La nota se extiende, agregando que: “la Secretaría de Movilidad de Medellín, con ayuda de la tecnología y con el objetivo de emprender un plan estratégico que ayude a mejorar la movilidad en la ciudad y disminuir las más de 200 quejas que se  generan cada mes por vehículos mal estacionados, inició el pasado lunes el plan de detección de mal parqueo mediante un vehículo dotado con una cámara de foto-detección que permitirá enviar comparendos a quienes infrinjan la norma, aplicando el proceso ya existente”. Se me ocurren varias inquietudes: ¿la Secretaría de Movilidad (que algunos llaman, con sarcasmo,  “de inmovilidad”), piensa solucionar un problema que azota a toda la ciudad, o es simplemente otra “oportunidad de negocio”? (Oportunidad de negocio, como se dice desde que el expresidente Gaviria puso a cabalgar la bestia desbocada del neoliberalismo). Para nadie es un secreto que el negocio de las cámaras de foto-detección es mejor que una explotación minera en Santa Rosa de Osos.


Según dice el inefable secretario de Movilidad, Ómar Hoyos Agudelo, “este proyecto pretende reducir tiempos de viaje  y accidentalidad vial en las principales vías de la ciudad. Son muchas las vías de Medellín donde se infringe la ley, Palacé es una de las vías donde se ve gente parqueando en las aceras, Carabobo, Bolívar e inclusive en la Avenida Oriental, Avenida 33, calle Colombia y San Juan (se le pasó por alto al secretario, la calle Maracaibo, hoy en manos de todo tipo de negocios “raros” y convertida en parqueadero público de carros y motos, desde Bolívar, hasta Sucre),  todas estas vías van a ser objetivo principal de este vehículo móvil que tendrá la tecnología para capturar los infractores”. Nótese el risible lapsus linguae, del experto en Movilidad: tendrá la tecnología para “capturar” los infractores. Se ratifica así la Secretaría, en el recorte sistemático y la insuficiencia de agentes del tránsito, denunciado por el sindicato de ese despacho, en contravía de la movilidad, la educación del conductor y la organización de un tránsito, cada vez más caótico y desesperante. 


Para qué agentes de Tránsito, dirán los expertos en movilidad, si la modernidad impuso las cámaras y derogó la añeja y aún necesaria misión de la Secretaría, que reza bellamente en la página web: “La Secretaría de Transportes y Tránsito, dependencia del Área Básica del Municipio de Medellín, tendrá la siguiente Misión: Planificar, regular y controlar los aspectos relacionados con la actividad transportadora terrestre, la circulación peatonal y vehicular, de acuerdo con el modelo de desarrollo social y económico de la ciudad, brindando servicios que cubran las necesidades del usuario y fomentar la cultura de la seguridad vial y un medio ambiente sano”. ¿Planificar, regular, controlar?, ¿servir a las necesidades del usuario?, ¿fomentar la cultura de la seguridad vial y un medio ambiente sano? Lo cierto es que la ciudadanía ya no ve, en la otrora llamada Secretaría de Transportes y Tránsito de Medellín, ahora mal llamada “de movilidad”, a una dependencia de la alcaldía cuya misión sea el bienestar del ciudadano y menos del usuario. ¡Son tan horrorosas las historias que a diario se escuchan; y lo que se ve!  


La otra perla del Secretario Hoyos, dice: “Este proyecto viene a apoyar principalmente obras que se realizan en la ciudad como Parques del Río, con la intención de dar fluidez a las principales vías”.  ¿Parques del rio?, ¿y por qué el Centro, con las molestias de la construcción del tranvía y del plan parrilla, simultáneos, no cuenta hoy con un plan de apoyo de la Secretaría, que organice un poco el tránsito, que agilice las rutas y que aplique la norma a los conductores que literalmente se apoderaron de todo el centro, como zona de parqueo?


Apoyamos toda estrategia encaminada para que las normas se cumplan y las calles y andenes sean para el peatón, según el nuevo POT; lo que no debemos permitir es que este ejercicio se convierta en negocio y cada vez haya menos agentes de tránsito, cuando más tenemos que educar.


Puntada final: estamos de acuerdo, doctor Juan Gómez Martínez: “Mientras se construyen las vías, hay que contar con la presencia de la autoridad de tránsito para que se organice el tráfico. Las cámaras, de las que soy amigo, sirven para sancionar a los infractores, pero no para organizar y evitar congestiones como las de ahora”.