Economía

Government will not increase tariffs on textiles
Gobierno no aumentará aranceles a textiles
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
28 de Abril de 2015


Negativa fue la respuesta del Gobierno a la Cámara de Agodón, Fibra, Textil y Confección de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi) de aumentar los aranceles para las importaciones de textiles y la salvaguardia para la subfacturación


Cuando el precio normal de un kilo de tela es cercano a los US$3,5, a Colombia están llegando textiles a precios cercanos a los US$0,60, por lo que la Cámara Textil de la Andi solicitó al Gobierno aumentar los aranceles a estos productos para tener un comercio justo.


“Nosotros llevábamos dos años pidiendo auxilio. Ya en estos dos años muchas industrias cerraron, sobre todo hilanderías. El Gobierno no fue capaz de parar las importaciones que llegaban, acabando con el mercado, de India ni de China, ni en textiles ni en hilado. Nosotros, al ver que el Gobierno no respondía y que esta salvaguardia no iba a salir le pedimos unos aranceles en los que no se subieran las tarifas a los que traían productos normales, sino que le pedíamos que vía aranceles combatiera la subfacturación que existe tan alta de hilados y textiles como lo hizo con los decretos 074 y 456 en su momento, porque toda esa subfacturación de confecciones se pasó para telas e hilados y al Gobierno tampoco le importó”, aseguró Juliana Calad, directora de esa cámara. 


Con una carta en la que se afirma que el Gobierno Nacional “está haciendo un estudio arancelario para toda la industria”, respondió el Ejecutivo a la Cámara Textil de la Andi acerca del aumento de los aranceles para los textiles que llegan de India, Indonesia, China y Vietnam con subfacturación.


La Cámara Textil asegura que ya son 200 millones de metros cuadrados de tela los que han llegado por debajo del valor real.


Por su parte, la Cámara Colombiana de la Confección y Afines (Cccya) celebró “la decisión del Gobierno Nacional de no adoptar salvaguardias para incrementar el arancel a hilados y textiles, que habría encarecido la producción de confecciones, generando peligro para la industria y por otro lado, la flexibilización de las descripciones mínimas de telas e hilados que facilitan la importación legal de estos insumos y el comercio justo”, según informó en un comunicado. 


Esa cámara entabló hace varios años conversaciones con el Gobierno Nacional, con el propósito de mostrarle las necesidades y realidades que tiene el sector de las confecciones en el país. 


Según la Cccya, con esta medida se evitó que se incrementara el arancel para varios grupos de hilados del 10% al 15%, y de textiles del 10% al 20%, cuya solicitud había sido radicada por la Cámara Textil de la Andi a finales del 2013, lo que habría encarecido la producción de confecciones en el país, afectando toda la cadena productiva de esta industria. 


En este sentido, “es importante resaltar que el incremento del 42,5% de las importaciones del año pasado en varios insumos obedece, entre otros factores, a que el eslabón de la confección está demandando más materia prima como hilos y telas, razón por la que las fábricas nacionales se han visto beneficiadas, puesto que en ese mismo período se incrementaron sus ventas en un 16,6%, según consta en la Encuesta Mensual Manufacturera del Dane del 2014”, aseguró la Cccya. 



Flexibilización de descripciones mínimas

La Cccya indicó que la amplia liberalidad que históricamente han tenido los funcionarios de la Dian y la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa) en la interpretación de las normas aduaneras, ha servido para que se termine dando una persecución injusta al importador formal de hilos y telas, olvidándose del verdadero problema que es el contrabando. Un ejemplo claro de ello han sido las descripciones mínimas para los textiles e insumos de la confección, que se convirtieron en el foco de las inspecciones y justificación para aprehensiones de productos por parte de estas entidades, sin que estos errores en las declaraciones por estas descripciones tuvieran incidencia en el arancel pagado por los importadores legales de estos insumos. En la actualidad, el 76% de las aprehensiones catalogadas como contrabando obedece a errores por descripciones mínimas.