Columnistas

De La Habana viene un barco
Autor: Mariluz Uribe
27 de Abril de 2015


Mirando TV, únicamente los canales locales, ¿pues cómo va uno a perderse el permanente show colombiano mirando otra cosa? Miren que lo de La Habana. ¿Será así?

 -Y a que sí y a que no, que pa´ la Habana voy yo, a hotel de lujo señor, pagado por patria Col., a disfrutar de aquel ron, parranda en el mar y al son.   


Nada raro que resulte mejor que nuestras islas, pues no les han robado medio mar por idea de los de La Haya que tienen su mar más alto que su tierra, difícil para ellos juzgar. Allá lo vi que se me venía encima yo mirando parada contra un muro de piedra y calzada con los suecos que le dan.  


Que a esos pobrecitos ancianos guerrilleros que ya tienen 70 ¿cómo los van  a castigar? Y era que el mundo creía que iban a ser siempre  jóvenes por vivir con tanto  elixir de juventud: ¡En campo abierto, haciendo lo que querían, y con quién querían y especialmente con gente joven! ¡Rico el paseo! ¡Y dizque los hijos a estudiar a Suiza!


A los 70s una mente que por el uso continuo y eficiente se ha conservado ágil,  puede estarse graduando de una segunda carrera, de un magister o un doctorado en… ¡filosofía! Puede conseguir un amante que lo ame por lo que es y no por lo que parece, y  que a lo mejor va a resultar fiel “hasta que la muerte los separe”. 


En la época de Jesús vimos que morían muy jóvenes, muy fácil acabar con el que piensa diferente de uno, y ahí sí, sin oposición alguna cualquiera gana, pero las ideas sobreviven, así que mucha atención. 


En mi niñez lo de La Habana era un juego: _De la Habana viene un barco cargado de A… _ ¡Abana! Contestaba el primer niño.  _Habana es con hache animalito (decía el  joven profesor) de allá vienen los tabacos que fuma el papá, el ron que se toma, y la música que estamos oyendo todos. _Ah bueno- decía  el niño- entonces, agua, amor, aeronave, ángel, arcángel, avemaría…   _Avemaría niño, muy bien.


 ¿Quién sigue, con A? _ ¿Aiga? _No se dice aiga, niño. Se dice haya y es con hache. Y no la confundamos con la mencionada Haya holandesa. Bueno veo que este juego se convirtió en una clase como todos los juegos… la cosa se pone seria. Así que sigamos: 


De la Habana viene un barco cargado de Ge. _ ¡Gobernantes, guerrilleros, geografía,  garabatos, gatos, guantes, gatillos, guao-guao!  _¡Grandioso…! 


De la Habana viene un barco cargado de Pe.  _ ¡Paz,  preludio, prisión, pelotera, papeleo, petróleo, piruetas, “alcalde”, porque no quiero decir palabras feas!  _Perfecto!


De la Habana viene un barco cargado de Be.  _ ¡Babas! Babear, bobear, bobos, basura, bestialidad, barriada, barricada – ¡Bien!


De la Habana viene un barco cargado de Ce! _ Cuentos, carreras,  currucutú, cotorrear, cambuche, caramba, carajo!  –¡Calma!


De la Habana viene un barco cargado de De: _ ¡Dedo, diablo, diatriba, despeluque, dicotomía! – ¡Dicho!


De la Habana viene un barco cargado de E. _ Enredo, estado, engrudo, esqueleto, estoraque. - ¡Eh!


De la Habana viene un barco cargado de Efe! _ Feo, facineroso, feroz, férreo, féretro, frío…_ ¡Fascinante! 


De la Habana viene un barco cargado de Hache... _Hiju´e _ Hiju´e… ¡vayámonos que ahí viene el rector Santo, ese que mandó desinflar las bombas y que después las volvió a inflar. No se puede olvidar lo que dijo un General con H. “¡El que da ventaja pierde!” Hay que enseñárselo a los nietos para cuando salgan de los pañales y comiencen a jugar, ¡estén preparados!


Puff, de la Habana viene un barco cagado…. (sic) – ¡Muy cierto, ya huele, volémonos para arriba, porque para abajo no sé, si nos colamos va y nos venden en algún mercado! Eso fue tierra de antropófagos, y si los mercados están tan vacíos como me tocó ver desde hace años, pues, éxito total.


• Psicóloga PUJ y Filóloga U de A