Mundo deportivo

Degenkolb conquered the Hell of the North
Degenkolb conquistó el Infierno del Norte
13 de Abril de 2015


En esta carrera, Bradley Wiggins se despidió de la ruta para regresar a la pista. El primer británico en ganar el Tour, en 2012, año en el que fue campeón olímpico en contrarreloj, vuelve a la pista donde comienza a preparar los Juegos de Río 2016.


Foto: EFE 

John Degenkolb también ganó la clásica Milán-San Remo disputada hace un mes.

Redacción/Agencias


Ciento diecinueve años después de que Josef Fischer ganara la primera edición de la París-Roubaix, otro alemán, John Degenkolb, conquistó el Infierno del Norte, la gran clásica del pavés, batiendo al sprint a sus seis compañeros de escapada.


Al último kilómetro llegaron siete corredores, quienes se jugaron el triunfo en el velódromo. Degenkolb, el que más había trabajado para hacer el corte definitivo, aún tuvo fuerzas para ganar el sprint al cabo de 253,5 kilómetros y 27 tramos de adoquinado repartidos en 54 kilómetros.


El triunfo del ciclista germano, de 26 años, no es ninguna sorpresa, pues fue segundo en la pasada edición. 


Esta edición del Infierno del Norte fue más llevadera al faltar la lluvia, el barro y el viento por carreteras comarcales en las que generalmente transitan tractores. Fue una “clásica” sin esa dureza que le caracteriza, a pesar de los tramos de pavés, que no fueron decisivos como en otras ocasiones debido al control de equipos con “sprinters” y prueba de ello es que Wiggins no lo pasó bien en la primera parte, aunque luego se dejó ver en la parte final de la misma.


El comienzo de la prueba fue muy rápido y a las primeras de cambio se fueron Grégory Rast (Trek), Adam Blythe (Orica GreenEdge), Alexis Gougeard (Ag2r La Mondiale), Sean De Bie (Lotto Soudal), Aleksjes Saramotins (IAM), Pierre Luc Périchon (Bretagne Séché), Tim Declercq (Topsport Vlaanderen), Frederik Backaert (Wanty) y Ralf Matzka (Bora Argon 18).


En la primera hora de carrera se rodó a una media de 50 kilómetros y el buen entendimiento de los escapados hizo que la ventaja llegara a ser de hasta casi diez minutos, al no haber un control claro en el pelotón.


Poco a poco, se fueron imponiendo los componentes de Etixx y del Katusha, ahora liderado por Kristoff, tras un comienzo arrollador con sus triunfos en Flandes y Tres Días de la Panne. 


Kristoff no tuvo su mejor día y los adoquines se le atragantaron al principio lo que condicionó la estrategia de su equipo, aunque reaccionó en la parte final.


En los últimos kilómetros, en los tramos finales de pavés, hubo muchos ataques que no fueron a ninguna parte destacando los del campeón belga Jens Debusschere, Zdenek Stybar, Wiggins, Vandenbergh, Jurgen Roelandts, Yves Lampert y de Niki Trepstra, vencedor el pasado año.


En el velódromo de Roubaix, la iniciativa la tomó Van Avermaet, pero Degenkolb aprovechó la recta final para imponer su fuerza ante el checo Stybar, quien reaccionó tarde en el sprint final. 


“Esto es increíble. No lo puedo creer. Sabíamos que iba a ser difícil y que un grupo grande podría ir hasta el final. Estaba en una situación que me tenía que ir, de lo contrario estaría en la misma situación que el año pasado. Tuve que invertir algo y no tenía miedo a fracasar. Esa fue la clave”, expresó Degenkolb al final de la carrera.



Clasificación final

1. John Degenkolb (ALE-Giant) 5:49:51


2. Zdenek Stybar (CZE-Etixx) m.t.


3. Greg Van Avermaet (BEL-BMC) m.t.


4. Lars Boom (HOL-Astana) m.t.


5. Martin Elmiger (SUI-IAM) m.t.


6. Jens Keukeleire (BEL-Orica) m.t.


7. Yves Lampaert (BEL-Etixx) a 07


8. Luke Rowe (GBR-Sky) a 28


9. Jens Debusschere (BEL-Lotto) a 29


10. Alexander Kristoff (NOR- Katusha) a 31