Economía

India, China and United States to lead the World economy
India, China y Estados Unidos liderarán la economía mundial
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
7 de Abril de 2015


Al inicio del segundo trimestre de 2015, las apuestas por el crecimiento exponencial de India y China aumentan, las condiciones para Estados Unidos mejoran, mientras Latinoamérica se contrae.


El regreso a los números macroeconómicos positivos en distintas regiones del planeta sugieren una necesidad de asumir mayores riesgos de parte de los inversionistas, indicó el Deutsche Bank


Catherine Pereira Villa, directora del Departamento de Negocios Internacionales de la Universidad de la Sabana, coincide con que “este trimestre que se viene no es tan a la buena, seguramente va a haber un ritmo de crecimiento relativamente plano con, obviamente, la mejora con que viene marcando la economía de Estados Unidos, que seguramente seguirá manteniéndose en un ritmo de crecimiento de entre 2% y 2,7% más o menos”.


En Estados Unidos, los recientes datos muestran que está en el punto alto del ciclo (la tasa de paro está cerca de los niveles de pleno empleo), y esto lleva a esperar subidas de tipos de la Reserva Federal (FED) a partir del verano. Los datos de Europa sorprenden positivamente (especialmente en España y Alemania). En los mercados emergentes, preocupa la desaceleración de la economía china, que podría crecer en este primer semestre del 2015 por debajo de la barrera de 7%, objetivo fijado por el Gobierno.


Mientras tanto, la inflación se mantiene en niveles muy bajos, incluso en Estados Unidos. Esto está provocando que muchos bancos centrales tomen nuevas medidas expansivas. En total, cerca de 20 bancos centrales, incluido el Banco Europeo (BCE), las han tomado desde que empezó el año. Existen excepciones, como Brasil, donde han subido los tipos, o Ucrania, donde han situado los tipos en 30%, los más altos del mundo.


Los efectos de esta masiva expansión monetaria se perciben en los mercados, con mínimos históricos en la rentabilidad de los bonos (tanto públicos como corporativos) y subidas en los activos de riesgo. Bolsas como la estadounidense o la alemana han alcanzado ya máximos históricos.


Los analistas del Deutsche Bank coinciden en que en 2015 y 2016 se implantará una política monetaria muy distinta. La FED y el Banco de Inglaterra subirán los tipos (la FED en verano y el Banco de Inglaterra a principios del 2016 probablemente), mientras que el Banco de Japón y el BCE seguirán con sus inyecciones masivas de dinero.


India es el país con mayores perspectivas de crecimiento durante 2015.


En lo que a efectos sobre las divisas se refiere, se asistirá a una debilidad del euro y el yen frente al dólar. En este sentido, los analistas prevén que la divisa europea cerrará el año 2015 en la paridad uno a uno frente al dólar, se situará a mediados de 2016 en niveles de US$0,90, y caerá aún más en el 2017, hasta US$0,85. En ese mismo sentido Pereira Villa manifestó que “Estados Unidos continúa con una moneda que ha ganado valor, ya  casi está cerquita al uno a uno con el euro, uno podría anticipar que en el siguiente año fácilmente eso se podría mantener e incluso a llegar el euro a estar en una relación con el dólar de US$0,85 por 1 euro”.


Además, “hay unos aspectos positivos en caso de países importadores de petróleo porque el crudo va  a seguir barato, podrá haber unas subidas muy marginales en el precio del petróleo en este trimestre, pero muy incipiente todavía porque aún la demanda de hidrocarburos no es consistente con un alza considerable. El petróleo estará muy mantenido alrededor de los US$55 por barril”, consideró la Directora.


Por la Unión Europea, “el tema de Grecia seguirá complicado, no necesariamente Europa va a extender más créditos pero eso también genera una polémica. Los últimos datos de consumo en Alemania están muy planos, hay menor confianza a nivel del consumidor”, aseguró Pereira Villa.


Y con relación a las economías asiáticas, la meta de crecimiento económico para India en 2015 es de 7,2%, para el 2016 aumentará hasta 7,5%. Los anuncios de nuevos proyectos de inversiones, la adopción de un sistema de meta inflacionaria y el avance del sector energía ponen a India por encima de China. El Fondo Monetario Internacional (FMI) revisó las previsiones de crecimiento de India y las ubicó hasta el 7,2% para el año fiscal 2015. Para el 2016 se espera que India crezca hasta 7,5%, con lo que empieza a superar a China y se pone a la cabeza de las economías emergentes.


“Los números de crecimiento son mucho más altos y el déficit por cuenta corriente es más cómodo, en parte debido a la caída de las importaciones de oro y los menores precios del crudo”, afirmó Paul Cashin, jefe de la misión del FMI en India.


Latinoamérica


En una conferencia sobre las tendencias macroeconómicas en la región organizada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Hamid Fariqee, economista del FMI, adelantó que el nuevo informe de Perspectivas de la Economía Mundial (WEO por sus siglas en inglés), que se publicará a mediados de este mes, seguirá mostrando el bajo crecimiento de la región.


Las proyecciones publicadas en la actualización parcial de enero apuntaban a un crecimiento en Latinoamérica y el Caribe del 1,3% en 2015 y del 2,3% en 2016, menores que las publicadas en octubre.


El economista apuntó que las previsiones de crecimiento serán ligeramente más sólidas en países más al norte, que en el sur, donde los datos serán “débiles”. En su opinión, Latinoamérica se enfrenta a desafíos en el mediano plazo, con el aumento del valor del dólar, mientras que la falta de espacio fiscal podría complicar el ritmo de reformas estructurales y la adopción de políticas destinadas a absorber sobresaltos y aumentar el potencial de crecimiento.


“Las opciones de políticas de estímulo son limitadas, no hay mucha capacidad para estímulo a corto plazo en muchos países”, explicó Fariqee, quien añadió que el principal desafío de la región es “fortalecer el crecimiento”.


Andrew Powell, coordinador del informe del BID, destacó también que las economías latinoamericanas se verán influidas en diferentes grados por los bajos precios del petróleo, el dólar más fuerte y el crecimiento estadounidense, con Centroamérica como principal beneficiado.


Por su parte, Alberto Ades, economista de Bank of America, señaló que Latinoamérica tiende a inclinarse políticamente al “centro o la derecha cuando las condiciones económicas se deterioran”, lo que en su opinión “es una oportunidad para el FMI y el BID para vender una agenda de reformas”.


A Catherine Pereira Villa le llamó la atención en la región el mal desempeño de Brasil que “está asumiendo una política monetaria estricta porque tiene una inflación del 8% y necesita bajarse de ese nivel, y eso restringe el circulante, el hecho de que el dinero sea un poco más caro y menos abundante de alguna manera restringe a la baja en lo que es el ritmo de crecimiento”.


En conclusión, “yo creo que no hay grandes sobresaltos el próximo trimestre pienso que las grandes noticias a nivel de mercado que se pueden dar es de compañías que toman la decisión de mantener un ritmo de inversión y otras que no lo van a  mantener tanto, seguramente empresas que estén en un grado de endeudamiento relativamente alto tendrán que hacer cambios presupuestales a nivel de inversión pero que habrá otras que mantendrán los proyectos de inversión que traían”, aseveró Pereira Villa.




Ley de garantías afectaría crecimiento colombiano

Uno de los principales temas que podría frenar el crecimiento de la economía colombiana en este trimestre es la Ley de Garantías, “lo que tenemos que ser es contracíclicos aunque haya época electoral, el Gobierno debe trabajar porque no haya una caída en el gasto público general porque, si llega a presentarse, el ritmo de crecimiento de la economía se va a resentir más allá, no sólo por las condiciones internacionales sino porque el gasto interno contrarresta la tendencia negativa”, aseguró Catherine Pereira Villa, quien agregó que: “Indudablemente hay empresas grandes en el país que se van a mantener en sus posiciones y eso es positivo, pero si en las regiones hay un menor gasto público, de alguna manera el rol del Estado como dinamizador en algunas regiones va a sufrir. Lo positivo es que con la devaluación nuestros productos se abarataron y seguimos exportando el 35% a los Estados Unidos por lo que nuestra relación hacia ese mercado tiende a verse favorecida”.