Economía

What is pending from the labor treaty with the U.S.A
Los pendientes del tratado laboral con EE.UU.
7 de Abril de 2015


Hace cuatro años los gobiernos de Juan Manuel Santos y Barack Obama suscribieron un acuerdo que incluyó 37 requisitos que debían cumplirse antes de que el TLC actual fuera sometido a votación del Congreso estadounidense.


Foto: Cortesía 

En septiembre del año pasado, el vicepresidente Joe Biden, en una carta dirigida a Juan Manuel Santos, indicó que entre los temas pendientes entre ambos países sigue estando el desarrollo del PAL.

Redacción Economía


"El Plan de Acción ya se cumplió”, declaró a finales del año pasado el ministro de Trabajo, Luis Eduardo Garzón, en una charla en Washington organizada por el Diálogo Interamericano. 


“Nuestra posición es que lo que se cumplió, se cumplió, y lo que está en desarrollo no quiere decir que se ha incumplido. Esto no significa que cerremos la cooperación. Al Tratado de Libre Comercio (TLC)  tendrá que dársele continuidad, pues todo el componente que es parte del tratado laboral seguirá observándose”, puntualizó Garzón.


No obstante, hace un año, el Grupo Legislativo para el Monitoreo de los Derechos Laborales en Colombia, comisión creada por el Congreso de Estados Unidos para hacerle seguimiento al Plan de Acción Laboral (PAL), acordado entre Colombia y EE.UU. como pre-condición para la aprobación del TLC entre ambos países, sentenció que aún hay “mucho camino por recorrer para implementar de manera satisfactoria el PAL”. Hoy, a cuatro años de haberse suscrito dicho compromiso de protección, también conocido como acuerdo Obama-Santos, los representantes de los sindicatos de ambas naciones dan un balance negativo. 


Seguridad incompleta


Para Richard L. Trumka, presidente de la AFL-CIO, la confederación sindical más importante de EE.UU. con doce millones de afiliados, “si bien Colombia ha hecho un progreso admirable en terminar el conflicto armado que azotó al país por 50 años, los trabajadores siguen enfrentando amenazas, violencia y asesinatos en cifras que no se ven en ningún otro país del mundo”. 


Según el reporte de la Escuela Nacional Sindical (ENS), desde el inicio del PAL líderes y activistas han sufrido al menos 105 asesinatos, 1.337 amenazas, y escaparon a 65 ataques letales. 


Para Julio Roberto Gómez, presidente de la Confederación General del Trabajo (CGT), luego de las cifras “monstruosas” presentadas a comienzos del siglo cuando fueron asesinados 197 sindicalistas entre julio del 2000 y 2001, lo que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) calificó como un genocidio contra el movimiento sindical, a su criterio ha disminuido la violencia contra los sindicalistas. Sin embargo, la asociación que representa no está satisfecha “hasta tanto el número de actos de violencia contra el sindicalismo sea cero”. 


Tercerización laboral


Según Luis Alejandro Pedraza, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), si bien hay un decreto por el cual el Gobierno prohíbe la intermediación en el empleo de las cooperativas de trabajo asociado, muchas lo siguen haciendo bajo otras formas. 


Para Miguel Morantes, presidente de la Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC), entre las formas de tercerización laboral se encuentran las SAS y los falsos sindicatos.



Libertad sindical

Julio Roberto Gómez cuestiona al sector empresarial porque “dentro de un marco de libertades sindicales, en las empresas donde haya pacto colectivo no se permite que exista la organización sindical”. Sin embargo, Alberto Echavarría, representante de la Andi ante la OIT, donde ocupa desde el año pasado uno de los catorce puestos de los empleadores en el Consejo de Administración, advierte que en el reconocimiento del derecho a la huelga en Colombia hay una forma de desarrollo de las libertades sindicales. Sin embargo, considera que “es inaudito que teniendo 187 convenios y más de 200 recomendaciones, la OIT no haya reglamentado y desarrollado más ampliamente” este derecho.