Política

The Uribist procession
La procesión uribista
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
1 de Abril de 2015


Con una marcha por el Centro de Medellín comenzó el pasado sábado la campaña pública de Juan Carlos Vélez Uribe a la Alcaldía de Medellín.



Con arengas en la Plaza Botero comenzó la marcha uribista del pasado sábado a favor de la aspiración a la Alcaldía de Medellín de Juan Carlos Vélez Uribe.

Fotos Zalo

Guiada por el sumo líder Álvaro Uribe Vélez y bajo sus mandamientos políticos y programáticos, la “feligresía” del Centro Democrático, CD, en Medellín comenzó con una procesión a promover el pensamiento y la aspiración de uno de sus principales discípulos, Juan Carlos Vélez Uribe, a la Alcaldía de la capital de Antioquia.


La caminata uribista se realizó el pasado sábado por una de las más centrales y concurridas arterias de la ciudad como es el peatonal de Carabobo, entre la Plaza de Botero y el Parque de las Luces, al frente del símbolo del poder público antioqueño, que representa el Centro Administrativo La Alpujarra y con el cual los uribistas no dejan de soñar y hacen proselitismo para apoderarse de su orientación.


Fue una procesión porque se trató de un acto ordenado que trasladó al rebaño uribista entre esos dos sitios emblemáticos de Medellín, con presencia de muchas personas, en busca de concretar un fin público como es la candidatura del citado exsenador de la República.


Con ese acto masivo arrancó en la práctica la campaña de Vélez Uribe desde que semanas atrás se convirtió, por sustracción de materia, en el candidato único del Centro Democrático a ese importantísimo cargo de conducción de la ciudad.


Sus organizadores lo denominaron como la presentación pública del candidato a la Alcaldía de Álvaro Uribe y para ello escogieron ese neurálgico corredor peatonal del Centro de la urbe medellinense.


Las encuestas


Aunque Vélez Uribe ya ha realizado reuniones en barrios y comunas, el del sábado fue el despegue de su proyecto político-electoral y de contacto personal con los posibles electorales, que tanto urge para intentar reaccionar en las encuestas de opinión.


 Álvaro Uribe llevando de la mano a sus discípulos-candidatos Juan Carlos Vélez, Andrés Guerra y Liliana Rendón.


Ni como precandidato y ahora con un escaso mes como candidato, el también exedil (JAL) de El Poblado y exconcejal de Medellín en los años ochenta y noventa del siglo pasado, ha podido impresionar con sus porcentajes estadísticos de intención de voto, ni siquiera con la bendición del popular jefe uribista. Figura muy alejado de los primeros lugares con guarismos por debajo del 10%, cuando ya restan menos de siete meses para la meta final de las urnas de octubre.


Durante la procesión uribista sabatina, encabezada obviamente por Uribe Vélez de sombrero y Vélez Uribe, hubo varias estaciones, perifoneo, consignas, arengas y diálogo con el ciudadano común, respondiendo a sus preguntas y necesidades.


La marcha de campaña fue aprovechada por los dos precandidatos del CD a la Gobernación de Antioquia, Liliana Rendón y Andrés Guerra, quienes con sus distintivos promovieron sus opciones para la encuesta de abril de la cual saldrá la alternativa única, pero no se sabe si definitiva a ese cargo.


A los seguidores lilianistas los identificaban sus camisetas verdes y a los guerristas las negras.


El uribismo untándose de pueblo a ver si en este 2015 logra el poder territorial.


También se observaron en campaña a muchos de los 47 precandidatos uribistas a conformar, mediante consulta el 19 de abril, la lista de esa corriente al Concejo de Medellín. También se dejaron ver algunos de las opciones a la Asamblea de Antioquia.


Uribe Vélez llevó de la mano a su candidato, como hace cuatro años igualmente hizo con Federico Gutiérrez y Carlos Mario Estrada, cuando militaban en el Partido de la U, y que a la postre no les dio el triunfo, pues ambos quedaron de terceros en las urnas.



Los mandamientos

El uribismo aprovechó la procesión del sábado para inculcar entre sus creyentes algunas de las bases de sus teorías.


El propio Álvaro Uribe exclamó que los candidatos del CD serán austeros y no burocráticos.


El candidato a la Alcaldía, Juan Carlos Vélez, prometió trasladar su despacho, en caso de ganar, para el Museo de Antioquia y desde allí empezar la recuperación de la seguridad del Centro.


Se comprometió a revisar el predial de esa zona ante los reclamos de los comerciantes de El Hueco, quienes denuncian que pagan un impuesto más alto que en El Poblado.


Siguió atacando, con cálculo electoral, a las vicealcaldías de Aníbal Gaviria y causó alarma al plantear una reducción del 10% en los gastos de funcionamiento de la Alcaldía para destinarlos a programas hacia la tercera edad.