Columnistas

De todo un poco
Autor: Alberto Maya Restrepo
30 de Marzo de 2015


Tal vez como elemento distractor, como ocurrió con aquel “acuerdo” que dizque se haría con la Otan, Santos quiere ingresar a Colombia a la Ocde.

Club al que sería bueno pertenecer pero no en calidad de ratones de laboratorio o de pobretones con la mano extendida todo el tiempo, pues lo visto hasta ahora es que ese organismo aceptaría que ingresáramos, entre otras, cumpliendo con la creación de más impuestos con el fin de “estar a la par” de los países ricos que ya conforman ese club, cosa que en tiempos de vacas flacas es inconveniente porque darle a Santos ideas para que los colombianos tributemos más es algo así como apagar un incendio con gasolina, es darle para que gaste más en propaganda, en shows, en viajes, en mermelada, etc.


***


Los precios que en Cartagena cobran a los turistas son ridículamente elevados. Si no corrigen el rumbo, si no aterrizan en precios razonables, van a ver cómo Cuba, con la apertura que paulatinamente se va dando hacia el turismo proveniente de los Estados Unidos, se irá quedando con el pastel. Por muchas razones (de 55 años) les es ahora más atractivo ir a Cuba que a Cartagena.


***


No es lo mismo ENTREGAR las armas que DEJAR las armas.


***


Para hacerle seguimiento.- La Reserva Federal, antes de subir la tasa de interés en Estados Unidos, prestará atención al hecho de que no se les vaya a presentar una deflación.


***


Santos insiste en hacer shows para disimular las profundas crisis que rondan por el patio. A varios lugares del país ha ido, acompañado de ministros de su gabinete, a un lugar en el que han concentrado a cientos de niños y les entregan a cada uno una tablet, se toman la foto con el “gran” mandatario, hacen las filmaciones del caso y luego les quitan las tabletas a esos niños con la promesa de que, luego de hacer algunos trámites burocráticos, se las irán devolviendo. ¿Qué tal?


***


El pasado 11 de marzo por W radio entrevistaron a la señora Mary Anastasia O´Grady, editora del Wall Steert Journal. 30 minutos de conversación, tras los cuales seguramente Santos estará diciendo que es enemiga de la paz. Franca, conocedora, centrada en el tema. Entre otras, ella dijo que Santos es muy débil en la mesa de La Habana y detalló puntos en los que claramente se nota que Santos se entrega a los deseos de las Farc. Dijo también que Santos quiere la paz, pero no una buena paz. Así, pregunto: ¿por qué internamente creer en ese proceso si observadores externos ven que por el camino que hasta ahora se ha seguido no se llegará a buen puerto y a una paz sustentable? Adicionalmente la señora O´Grady dijo que por lo largo que ha sido el proceso en Cuba, Santos ya está desesperado. Creo que sí y por ello pienso que la razón por la que nombró la Comisión de Paz hace unos días es porque está en un atolladero y busca luces hasta en los opositores, a los cuales espero que no mangonee para que le sugieran lo que él quiere que le digan… o lo que ya secretamente acordó.


***


Está tan enredado el país que ya Santos no sabe si lo nombraron asesor para el Medio Oriente o le van a mandar un asesor para que medio lo oriente.


***


Como simple ciudadano que escucha y lee noticias, entrevistas, comentarios, etc. he llegado a la conclusión de que entre Santos y Montealegre (Presidente y Fiscal) quieren quitar del medio a cuanta persona tenga poder para oponerse a que en La Habana se pacte impunidad para los de las Farc.


***


La senadora Paloma Valencia lanzó una idea sobre el departamento del Cauca. Le han caído, inclusive, en forma mordaz, pero, si bien su idea puede debatirse civilizadamente, a nada va a llegar, simplemente, porque ella es del partido Centro Democrático.


***


Estoy de acuerdo con quienes (expertos en estrategia militar) dicen que dejar de bombardear a las Farc es hacerle el juego al Eln, a las bacrim y, en fin, a quienes andan en el narcotráfico.