Columnistas

Los beneficios verdes del teletrabajo
28 de Marzo de 2015


Según el Banco Mundial, en el 2030 el 60% de la población vivirá en áreas urbanas.

Ximena Bedoya*


En la medida en que la concentración de habitantes en las ciudades aumente, los impactos del cambio climático pueden tener mayores efectos, por lo que implementar medidas para que las urbes del futuro sean sostenibles es un tema cada vez más relevante.


Mientras las ciudades crecen, las distancias de recorrido también aumentan. Por lo que el interés individual por desplazarse de forma rápida se impone y es común preferir medios de transporte motorizados que aportan emisiones al ambiente y con ellas, mayores efectos sobre la estabilidad del clima.


Las ciudades y el aumento de emisiones


Según la Cepal, el transporte es responsable de aproximadamente el 13% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero y del 24% del CO2 asociado a la combustión de hidrocarburos.


A pesar de las cifras, no es viable pensar que sólo la motivación individual por disminuir el impacto sobre el clima va a reemplazar la necesidad de generar actividades productivas y de sustento diario que impliquen movilizarse en la ciudad.


En respuesta a lo anterior, iniciativas como el teletrabajo se presentan como herramientas con un potencial enorme para facilitar el cambio de hábitos y dinámicas, lo cual se traduce en un avance hacia la construcción de ciudades más sostenibles.


El teletrabajo abre un nuevo camino, no sólo por sus efectos en la calidad de vida y la productividad de muchos citadinos, sino porque si esta práctica se volviera masiva, sería una alternativa de reducción de emisiones asociadas a desplazamientos motorizados, uso de papel e impresiones y viajes de negocios, todos ellos reemplazados por una cultura de trabajo cada vez más virtual.


El caso colombiano


Según la Viceministra colombiana de Tecnologías de Información y Comunicación – TICs-“En Bogotá se realizan cerca de 9 millones de desplazamientos diarios, 47% de ellos por motivos laborales”.


Colombia Digital, señala que una persona que deje de desplazarse al menos un día a la semana a su empresa, realizando sus funciones desde casa, podría reducir cerca del 20% de sus desplazamientos y a su vez las emisiones equivalentes, producidas por el transporte y consumo de combustibles.


La política pública colombiana ha tomado un liderazgo importante al promover y facilitar las condiciones para que el mundo laboral, tanto público como privado, empiece a dar pasos concretos hacia el teletrabajo.


Según el estudio de Fedesarrollo aunque el desafío del país por lograr mayor penetración del teletrabajo es aún grande, los avances y herramientas que se han dado muestran evidencias de que es una práctica cada vez más cercana al mundo laboral colombiano.


Fedesarrollo habla de la creación de la Red Nacional del Fomento al Teletrabajo (Rnft) a través de la cual se ha acompañado gratuitamente a entidades públicas y privadas en temas de regulación, sensibilización y adopción de prácticas entre los decisores laborales para que, implementando TICs, se abran a los beneficios del teletrabajo.


Recientemente grandes y medianas empresas se sumaron al Pacto para el Teletrabajo, una iniciativa voluntaria donde se expresa la intención de avanzar en la adopción de medidas que faciliten el incremento del teletrabajo como una modalidad cada vez más común en sus operaciones.


Así mismo, el Ministerio del Trabajo presentó una publicación conocida como el Libro Blanco, para facilitar la implementación del teletrabajo en las organizaciones. Detallando en el Libro las 5 etapas para adoptar de manera exitosa esta práctica en las organizaciones. Incluso se desplegó una aplicación móvil para que los usuarios descarguen información y herramientas asociadas a este tema.



*Publicado en el blog Cambio Climático del Banco Interamericano de Desarrollo