Mundo deportivo

Quintana conquered the two seas
Quintana conquistó los dos mares
18 de Marzo de 2015


La celebración del ciclismo colombiano fue en grande, porque además del título general, Quintana fue el mejor joven, Rigoberto Urán completó el podio en la tercera casilla y Carlos Julián Quintero se coronó rey de la montaña.



Nairo Quintana confirma que es un serio aspirante a los grandes títulos de la temporada.

Cortesía: Luis Barbosa.

Redacción-Agencias


La emoción volvió a ser inmensa, como en los mejores momentos. Como lo vivió y lo disfrutó el país con Alfonso Flórez (q.e.p.d) en 1980, cuando apenas se abría el camino. Como en 1987, 1988 y 1989 con Lucho Herrera, cuando se cristalizaron los sueños de toda una vida, cuando se le anunció al mundo que en el país suramericano había talento para rato y para muchas más celebraciones. Como lo confirmaron luego Álvaro Mejía, Hernán Buenahora, Santiago Botero, Carlos Betancur y el mismo Nairo Quintana en varias oportunidades.


Y volvió a ser tan emocionante como en esos momentos sublimes del ciclismo colombiano en el Viejo Continente, porque ayer el Grande  Nairo Quintana conquistó un nuevo título y de esas mismas dimensiones, al imponerse en la Tirreno-Adriático, una carrera que guarda en su palmarés los triunfos de los más laureados, como el español Alberto Contador y el italiano Vincenzo Nibali, precisamente los grandes oponentes que tuvieron que declinar ante el paso del boyacense que defiende los colores del equipo Movistar.


El suizo Fabian Cancellara (Trek Factory Racing) cumplió con los pronósticos al ganar la última etapa de la Carrera de los mares, una contrarreloj individual en San Benedetto del Tronto de 10 kilómetros, pero fue Quintana el de la celebración mayor porque supo retener el jersey de líder.


Quintana salió a la contrarreloj con 39 segundos de ventaja respecto al holandés Bauke Mollema (Treck Factory) y 48 sobre su compatriota Rigoberto Urán (Etixx-Quick Step), y supo resistir sin grandes apuros.


El podio final de la Tirreno-Adriático: el holandés Bauke Mollema (izq), Nairo Quintana y Rigoberto Urán.


Foto: EFE 

El líder del equipo telefónico, vencedor del Giro 2014, acabó como ganador de la general con 18 segundos de ventaja respecto a Mollema y 31 sobre Urán, en tanto que Alberto Contador (Tinkoff Saxo) concluyó quinto tras el francés Thibaut Pinot (FDJ).


“Es una victoria muy buena para la moral”, dijo un sonriente Quintana para referirse no al triunfo sino a la plena recuperación de las caídas que sufrió en la Vuelta a España, última competencia que disputó el año pasado, y en la prueba de fondo del Campeonato Nacional de Rura, que se corrió a comienzos de febrero de este año en el Oriente antioqueño, pero especialmente lo citó mirando hacia su gran objetivo de la presente temporada, el Tour de Francia.


“Después de la caída en la Vuelta a España, había pasado un período importante sin vivir un momento de felicidad como hoy (ayer), ese para el que uno se prepara e invierte tanto trabajo”, destacó el colombiano.


El triunfo fue de todo el equipo, dijo Nairo Quintana.


Foto: EFE 

El actual campeón del Giro consideró la contrarreloj individual como una prueba “bastante exigente, un poco más larga que el año pasado y más dura” en la que los rivales tenían algo de ventaja sobre él en ese terreno, por lo que tuvo que correr la crono “a tope”.


“Por suerte todo salió bien -añadió- lo suficiente como para no perder el liderato, y estoy muy contento”.


El ciclista colombiano agradeció a todo el equipo que “estuvo siempre a una altura increíble, muy fuerte”, por lo que dedicó el triunfo a ellos y a su familia.



La “verde” para Quintero

La gran faena colombiana en tierras italianas la completó el caldense Carlos Julián Quintero, el rey de la montaña. Tal vez ningún país como Colombia ha acaparado, en los últimos años, tantos éxitos y grandes resultados por parte de sus protagonistas. Sin embargo, cada vez que se escribe una nueva página en la historia del ciclismo escarabajo, el entusiasmo es mayor en todo el país, como ocurrió ayer tras la etapa final de la 50ª Tirreno-Adriático.


Colombia conquistó tres “maglias” de líder: las dos de Quintana, la azul de campeón general y la blanca de mejor joven, y la verde de Quintero, un luchador a toda prueba, un hombre que a base de determinación y profesionalismo ha logrado, en los cuatro años que lleva vistiendo la camiseta del Colombia-Coldeportes, expandir constantemente sus límites y abrirles nuevas perspectivas, afirmándose como un hombre de equipo fundamental y ello sin renunciar, cuando se le solicita, a perseguir con determinación sus propios objetivos. Y a lograrlos, como en este caso.


“Después de la tensión de ayer (lunes), el día de hoy (ayer) fue, obviamente, mucho más tranquilo”, dijo Quintero, 97º en la contrarreloj final.


“Hoy pude disfrutar más de las sonrisas y felicitaciones de la gente que me llamaba por mi nombre, y de todos aquellos que viven inmersos en este mundillo. Ganar una “maglia” en un evento internacional como la Tirreno-Adriático, con una participación tan prestigiosa, realmente es una gran satisfacción. Para mí es el premio a tanto trabajo, a las largas horas de entrenamiento, a las renuncias de la vida como profesional. Ahora, más que nunca, estoy seguro de que vale la pena. Un agradecimiento especial va para todos los de mi equipo, atletas, directivos y el personal, que me han apoyado al máximo en cada momento de mi carrera”.


“La Tirreno-Adriático es una de las carreras más difíciles del calendario internacional, no sólo por la ubicación y el nivel de los oponentes, sino también por el momento en el que se encuentra, a las puertas de la temporada de clásicas. Todos los atletas más fuertes están cercanos a su mejor condición, y eso ya se ha visto en el transcurso de esta semana”, explicó el director deportivo Oscar Pellicioli.


Quintero sumó 21 puntos en la clasificación de la montaña, seguido de Danilo Wyss (BMC), con 18.




Clasificación

Clasificación General.