Economía

“There is a real estate bubble in Colombia”: Coralonjas
“Sí hay burbuja inmobiliaria en Colombia”: Coralonjas
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
14 de Marzo de 2015


El gremio inmobiliario advirtió que muy pronto se pinchará la burbuja inmobiliaria y que si la situación económica se complica más serán muchos los créditos hipotecarios que se quedarán sin pagar.


Foto: Esneyder Gutiérrez Cardona 

Hace doce años Víctor Hugo García y siete amigos fundaron Coralonjas.

Twitter: @olgarendonm


Víctor Hugo García es administrador de Empresas de la Fundación Universitaria del Oriente Antioqueño, entró al negocio inmobiliario por accidente, una familiar lo recomendó con un constructor para administrar un proyecto en el Oriente antioqueño y desde allí empezó a inquietarse por la actividad gremial en la que, confiaba, podían unirse muchos constructores, avaluadores y, en fin, profesionales del sector para sacarlo adelante.


Tuvo interés de entrar a la Lonja de Propiedad Raíz de Medellín y Antioquia y por “cosas del destino” no pudo hacerlo, así que analizó con siete amigos por qué en Antioquia sólo existía un gremio inmobiliario, “nosotros creíamos que la Lonja era una entidad del Estado, así se veía hace 20 años”, anotó.  


Entonces se dieron a la tarea de crear un gremio nuevo y en el año 2002 fundaron Coralonjas: “Nos empezaron a llamar de todo el país: de Barranquilla, de los Llanos Orientales, del Eje Cafetero, de Chocó”, y por eso, recordó, se convirtió en un gremio nacional. Desde aquel entonces Víctor Hugo García dirige el gremio.


EL MUNDO habló con él acerca de su vida, de los retos, las oportunidades y las dificultades próximas para el gremio inmobiliario en Colombia.


¿Qué quisiera hacer que no ha hecho?


Tantas cosas. Crear una fundación de ayuda a la familia colombiana, para que la familia vuelva a ser lo que era antes. 


¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre?


Me gusta viajar. Me encanta ir a cine con mi esposa, somos cinéfilos 100%, nos vemos todas las películas, las analizamos y las conversamos. No puedo hacer deporte porque tengo un problema físico pero cuando puedo salgo con mi esposa a caminar. Me encanta la música. Me encanta el fútbol, voy cada semana a ver a mi equipo favorito: el Deportivo Independiente Medellín. 


Normalmente se asume que por las ocupaciones de un gremio hay muchas renuncias personales ¿cuáles son las suyas?


La privacidad se acaba mucho. Uno está en la casa descansando y lo llaman a cualquier hora del día o de la noche a solucionar un problema. Cuando va uno a eventos sociales de carácter personal y le presentan a alguien y le dicen ‘él es el director de Coralonjas’ de una vez le dicen ‘doctor, como le parece que yo tengo una casa allí arriba...’, eso hace parte de la cotidianidad mía.


Entonces, ¿por qué escoger un gremio?


 Cuando tuvimos la idea de crear esta entidad nos reunimos, y te lo voy a decir de la manera más humilde, alguien empieza a liderar y en este caso fui yo, aunque propuse a un arquitecto al que quiero mucho, pero todos me eligieron a mí. Ya van doce años al frente de este proyecto y ya quiero irme, ya siento que voy cumpliendo el ciclo pero por ahora no me dejan.


Este gremio ha crecido vertiginosamente, empezamos siete, al primer mes éramos 17, hoy somos más de 480 afiliados y agremiados en todo el país. Empezamos en Antioquia hace doce años, hoy tenemos oficinas en 24 ciudades capitales de Colombia.


¿Cuáles son los retos más importantes para el gremio?


Hace tres años se me ocurrió la idea de crear una red global mundial inmobiliaria, crear oficinas y amigos en todo el mundo y se hizo lo más fácil, como es tan complicado estar llamando gente, convocamos por Facebook, pasamos de tener 1.300 amigos a tener más de 5.000 y empezó a llamar gente de todo el mundo, ellos querían afiliarse acá y compartir con nosotros. Así que empezamos por América. Hicimos una alianza estratégica con nuestros afiliados en La Florida y en Miami y este año Coralonjas va a entrar como miembro de la Cámara de Comercio Hispana de los Estados Unidos en su feria anual que es en junio. Seremos el primer gremio inmobiliario colombiano que es admitido en esa Cámara de Comercio. Eso hace mucho más latente el reto de internacionalizar el gremio.


En las condiciones macroeconómicas actuales, que son de tanta incertidumbre, ¿qué avizora como el problema más evidente para el gremio?


Para nosotros todo esto es una oportunidad. Cuando la economía cae todos los sectores económicos se resienten, pero la actividad inmobiliaria hoy es el segundo o tercer renglón económico del país. El Gobierno dice que ‘una de nuestras locomotoras es la construcción’ y es verdad, mire que sólo en Antioquia este año se van a vender entre 25.000 y 30.000 inmuebles y detrás de esas ventas vienen otra serie de renglones dentro del mismo gremio inmobiliario: la venta de usados, la venta de nuevos y el avalúo de todos esos bienes. ¿Cuando usted va a comprar un inmueble nuevo y va a sacar un crédito hipotecario qué debe hacer? avaluar. Además están los temas de arrendamiento y la administración de propiedad horizontal que es una locura.


Coralonjas asesora a las administraciones municipales en la elaboración de sus avalúos.


Anif volvió a decir que Medellín y Bogotá han generado una burbuja inmobiliaria y que las condiciones actuales están “pinchándola”, ¿cree usted que el gremio va a tener muchas afectaciones por este fenómeno?


Nosotros también venimos hablando hace tres años de una burbuja inmobiliaria en Colombia. Es increíble que uno encuentre un metro cuadrado en Cartagena a $25 millones ¡eso es una locura! ahora, ¿quién paga esos precios? hemos encontrado que grandes artistas han venido a comprar, pero son dineros de personas extremadamente adineradas que están fuera del país. En Bogotá usted encuentra inmuebles a $15 millones el metro cuadrado, también se vendían a inversionistas del exterior, no a colombianos. Es increíble que uno encuentre en Medellín en estrato 3 metro cuadrado a $3 millones, cuando debería cos tar entre $1,8 y $2 millones.


La clase media ha venido creciendo pero con los problemas económicos de hoy, con la caída de los precios del petróleo al 50%, la desaceleración con la que no vamos a crecer más del 3%, el sector petróleo va a salir de 25.000 empleados, de ellos mínimo 5.000  están comprando vivienda nueva, su capacidad adquisitiva se va a cerrar completamente y lo primero que van a hacer es entregar la casa. Eso fue lo que ocurrió en 1995.


Estos precios son impagables, por ejemplo, un apartamento que entregaron hace cinco años en un sector a $100 millones hoy valga $400 millones, y los están vendiendo y cuando se pierde el poder adquisitivo se estalla la burbuja.


¿Cree usted que es un momento conveniente para comprar vivienda?


No, no es el momento. La vivienda está muy costosa. Ahora, hay otra situación, con lo que ocurrió con CDO hay muchas más cargas impositivas porque el Estado colombiano le puso a los constructores muchos reglamentos cuyo costo se traslada al comprador.


¿Cómo es la relación del valor del arrendamiento con el del inmueble?


El Estado colombiano tiene una ley de arrendamiento que dice que se debe arrendar el inmueble máximo al 1% de su valor comercial, quiere decir que si un inmueble vale $100 millones el precio máximo de arrendamiento es $1 millón y de ahí hacia abajo el propietario puede decidir en cuánto quiere alquilar. Pero ¿qué es la renta en cualquier sector económico? que yo tengo un dinero y lo pongo a que me genere unas utilidades, resulta que los bancos están pagando una tasa del 0,6% en CDT, hoy se está volviendo más rentable comprar un CDT a seis meses o a un año que comprar una vivienda para arrendarla porque hoy se están arrendando apartamentos de $150 millones a $600.000, o sea que ese apartamento está rentado por debajo del 0,5%. La única diferencia es la valorización del bien inmueble.


Entonces, ¿es negocio vivir en arriendo?


Hoy sí.




Tiro al blanco

Víctor Hugo García se sometió al “Tiro al blanco” y esto fue lo que respondió:


 


Juan Manuel Santos: visionario.


Germán Vargas Lleras: guapo.


Luis Felipe Henao: trabajador.


Vivienda: familia.


Alquiler: tesoro.


Gremio: unidad.


Coralonjas: futuro.


Víctor Hugo García: carisma.