Economía

Strike has meat sector on watch
Paro tiene en vilo al sector cárnico
Autor: Federico Duarte Garcés
14 de Marzo de 2015


Tanto ganaderos como porcicultores y avicultores han alertado de un posible desabastecimiento de persistir la inmovilización camionera.


Foto: Cortesía 

Las zonas ganaderas son proveedores de animales de menor calidad, aquel llamado de “descarte”, que es el que queda para consumo interno.

En el Urabá norte, una zona tradicionalmente proveedora de carne, no se han vuelto a ver camiones cargados con ganado. De ello da cuenta Adolfo Puerta Godoy, profesional de gestión productiva de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán), desde una de las 78 oficinas de la agremiación que reúne a los ganaderos de Colombia. A esta están adscritos municipios de Córdoba y los antioqueños como Arboletes, Necoclí y Turbo. Sin embargo, este es un circuito “históricamente ganadero” conectado con los centros de consumo de diferentes partes del país, entre los que se encuentran Montería, el Bajo Cauca antioqueño, Manizales y Medellín.


Según Puerta Godoy, desde hace dos semanas el paro camionero ha agudizado la situación de la población allí asentada. No sólo por el encarecimiento de algunas verduras que ya empiezan a escasear sino por el transporte de reses, dado el número de empresas y conductores que se han sumado a este paro, mucho más de las que se unieron a la protesta de 2013. 


De acuerdo con el profesional de Fedegán, de esta zona salen de manera semanal entre 350 y 400 novillos de res para abastecer los almacenes de grandes superficies. Así que desde hace quince días hay al menos 700 novillos que han quedado represados en las fincas. 


Situación crítica


“Eso es crítico”, asegura Puerta Godoy al plantear que el transporte de ganado es muy vulnerable, y persiste el riesgo de actos de vandalismo como los presentados en el paro anterior. Y todo transcurre en el mes más “crítico” a su criterio, el cuarto de verano continuo en el que empieza a escasear el agua, que al perder oxígeno y pudrirse deja de ser consumible para los bovinos. 


“Un animal con peso de sacrificio, a término, y comiendo esa porquería, se viene a menos, y las pérdidas de producción son mayores”, sostiene Puerta Godoy, quien añade que cada animal de mercado es una manera que tiene el ganadero de descargar un poco la finca, “para disminuir un poquito la presión”.


“Para el sector nuestro es una verdadera tragedia”, afirma José Félix Lafaurie, presidente de Fedegán, quien ayer reveló que los ganaderos también han tenido problemas con la recolección de leche (ver recuadro). Esto lo comunicó en su cuenta de Twitter con la imagen adjunta de un comunicado de la Federación Nacional de Avicultores (Fenavi), que señala que “el paro camionero está ocasionando graves estragos a la avicultura”. 


De acuerdo con el propio presidente ejecutivo de Fenavi, Andrés Valencia, “tenemos problemas serios de abastecimiento de alimento para las aves en las granjas avícolas como consecuencia del paro camionero, quedando en algunas zonas del país tan sólo cinco días de inventario, lo que conllevará a una situación crítica para la seguridad alimentaria de los colombianos”.


De otra parte, el presidente ejecutivo de la Asociación Colombiana de Porcicultores (Asoporcicultores), Carlos Maya, señaló que “de no solucionarse de inmediato la afectación será sumamente crítica, pues sumado a enormes pérdidas para los productores del sector, podría haber un desabastecimiento de carne de cerdo mayor al 25%, lo cual también afectaría al consumidor”.


Aún el efecto de un posible desabastecimiento del sector cárnico no se ha visto reflejado en las centrales de abasto, donde el valor del kilo de cerdo se mantiene en $14.400 y el de res en $13.600. Dentro del área metropolitana existen varios mataderos cercanos, sin embargo en los desplazamientos por carreteras regionales y nacionales, tal como lo describe Danny Mariaca, vocero de la Central Mayorista de Antioquia, el paro “está pasando de claro a oscuro”.



Leche represada

“Tenga la seguridad que donde hay paro, hay un problema con la recolección de leche, y termina siendo un problema muy grave para el productor”, asegura José Félix Lafaurie en diálogo con EL MUNDO. De acuerdo con Lafaurie, en el caso de las lecherías el desabastecimiento puede superar el 50% de “un producto que diariamente tiene que estar en los mercados de consumo”. Y señala que ya existen problemas en algunos municipios ubicados en el altiplano cundiboyacense. De otra parte, según Mariano Restrepo, presidente de la Federación de Lecheros de Antioquia (Fedelán), desde hace una semana por cuenta del paro se han dejado de movilizar en el departamento unos 70.000 litros diarios de leche, que ha perjudicado en especial a las poblaciones de Yarumal, Santa Rosa y aquellas que están sobre la troncal del Caribe como Valdivia.