Fútbol en el Mundo

For three fundamental points
Por tres puntos fundamentales
Autor: Andrés Felipe Bedoya Serna
11 de Marzo de 2015


Colombianos y ecuatorianos volverán a verse las caras el jueves de la próxima semana en el estadio Atanasio Girardot, en la cuarta jornada del Grupo 7 de la Copa Libertadores.


Foto: Giuseppe Restrepo 

Yulián Mejía ha tenido un alza importante en su rendimiento y por ello se perfila para ser inicialista esta noche, en Ecuador.

Ganar. Es el único verbo que puede conjugar esta noche Atlético Nacional para mantener fresca la ilusión de clasificar a los octavos de final de la Copa Libertadores. El cuadro Verdolaga visitará a un alicaído Barcelona ecuatoriano (8:15 p.m.), que viene de capa caída tanto en el torneo internacional como en la Liga local.


Luego de sendos empates en sus dos salidas anteriores en el Grupo 7, Nacional buscará aprobar la asignatura pendiente en la actual edición, que es sumar de a tres. Lo tuvo en bandeja la semana anterior, en casa ante Estudiantes de La Plata, de Argentina, pero a la postre terminó cediendo dos puntos.


Al frente estará un rival que vive un presente agobiador, con agudos problemas extradeportivos y también dentro de la cancha, lo cual ha generado un clima hostil hacia la plantilla de jugadores y el cuerpo técnico, encabezado por el uruguayo Rubén Israel.


Hasta aquí, el equipo de la ciudad de Guayaquil ha tenido una campaña paupérrima en la Copa, sin puntos de seis disputados y sin goles a favor. La mala campaña se extiende también al torneo Apertura ecuatoriano, en el que marcha noveno entre doce equipos, con el agravante que viene de perder en el clásico de la costera ciudad, ante Emelec (2-0).


“A pesar de la derrota en el clásico, que fue dura, el equipo ha venido mejorando de a poco y vendrán mejores resultados”, destacó el timonel “charrúa”.


En ese contexto, el Verde buscará tomar ventaja de la situación del rival y salir victorioso del terreno de juego del estadio Monumental para asumir, al menos de manera parcial, el liderato del cuadrangular.


El equipo que orienta Juan Carlos Osorio tendrá una ausencia significativa para esta noche. El defensor Óscar Murillo sufrió un fuerte traumatismo en la rodilla izquierda en el juego del domingo anterior, ante Caldas en Manizales, e inmediatamente quedó descartado.


El profesor Osorio desplazó 19 jugadores y por disposición técnica no está presente el atacante paraguayo Pablo Velázquez.


Orlando Berrío, uno de los atacantes más desequilibrantes del Atlético Nacional.


Así lo analizan los protagonistas


El creativo Yulián Mejía, quien podría aparecer desde el pitazo inicial esta noche, destacó la importancia que implica ganar hoy: “Ya tenemos un margen de error estrecho, hay que sumar tres puntos allá, ojalá todo salga como tenemos pensado. Sabemos que Barcelona no viene bien pero eso no quiere decir que ya ganamos, los partidos hay que jugarlos y ojalá estemos en una buena noche, al 100%”.


El defensor Diego Peralta reapareció el fin de semana anterior luego de cuatro meses de ausencia, por un desgarro en la pierna derecha. El nortesantandereano hace parte de la nómina viajera y previo al viaje hacia el vecino país declaró que “vamos con la esperanza de conseguir los tres puntos por fuera, dimos ventajas de local y estamos ante una gran oportunidad para sumar de a tres y así seguir con esperanzas de clasificar a la siguiente ronda”.


“Ante Estudiantes, el equipo tuvo un buen comportamiento en términos generales. En la pelota quieta respondimos, pero en un balón filtrado nos cobraron. Somos conscientes que tenemos un margen de error corto y vamos a estar 100% concentrados para pensar en llegar a octavos de final”, añadió.


El paraguayo Pablo Zeballos, goleador de Nacional en la Copa, con dos tantos, aseveró que “nos jugaremos muchas cosas en esta confrontación, sin duda será un juego típico de finales. Los puntos que van a estar en juego van a ser muy importantes”.




“La expectativa es nula”

Andrés Marriot


Periodista. Guayaquil, Ecuador.


Especial para EL MUNDO


El clima que rodea al Barcelona de Guayaquil es temeroso. Lejos de aquel equipo protagonista y fuerte de temporadas anteriores. El divorcio es total, entre directivos, cuerpo técnico, jugadores, aficionados y periodistas.


Y fiel reflejo de ello es el flojo rendimiento del equipo dentro de la cancha. La seguidilla de cuatro derrotas consecutivas, mezclando el torneo nacional y el internacional, muestran un déficit y una crisis profunda, al punto que en los pasillos del estadio Monumental se insinúa que los días del técnico Rubén Israel están contados y sobre la mesa ya estarían estudiando hojas de vida de otros técnicos.


El Monumental es un estadio gigante, con capacidad para más de 60.000 hinchas, pero tendrá escasa población esta noche, al menos de la parcialidad local. No más de cuatro mil hinchas del Ídolo del Astillero son esperados. La asistencia seguramente será nutrida por una buena cantidad de hinchas del Atlético Nacional, dada la cercanía de ambos países.


Lo cierto es que la expectativa para este partido es nula. La gente no le cree al equipo.




Así va la tabla

Tabla del grupo 7.