Fútbol en el Mundo

Parma y un parte de tranquilidad
7 de Marzo de 2015


Juventus domina la tabla de la Serie A, con 58 puntos. Su inmediato perseguidor es Roma, con 49, y luego están Nápoles (45) y Lazio (43).


Foto: EFE 

El defensor Francesco Lodi, referente del cuadro parmesano.

Parma regresará mañana al terreno de juego tras dos jornadas de suspensión por sus graves problemas económicos, después de que la Serie A aprobara ayer financiar al club para asegurar la normal continuidad del torneo.


El conjunto parmesano regresará al certamen para afrontar su cita liguera con el Atalanta, correspondiente a la vigésimo sexta jornada.


La decisión se produjo ayer, después de una reunión mantenida con el presidente de la Federación Italiana de Fútbol (Figc), Carlo Tavecchio, quien les presentó sus planes de financiación.


La asamblea de la Serie A aprobó por mayoría la inyección de un máximo de cinco millones de euros para que el Parma pueda finalizar la temporada: 16 a favor, la negativa del Cesena y las abstenciones de Roma, Nápoles y Sassuolo.


Aproximadamente dos millones del monto total provendrán del fondo al que van a parar las multas económicas desembolsadas por los equipos.


El presidente de la Asociación Italiana de Futbolistas, Damiano Tommasi, aseguró que el Parma-Atalanta se celebrará pero puntualizó que no todos los jugadores eran partidarios de ello.


“Los jugadores no han visto una gran participación por parte del sistema sobre la situación del Parma. Por su parte llegó un gesto de responsabilidad y respeto hacia el resto de equipos y hacia los aficionados para la continuidad del campeonato”, dijo Tommasi.


Por su parte el defensor parmesano Alessandro Lucarelli señaló que valorarán si jugar o no “domingo a domingo”.


“Decidimos jugar pero no estamos satisfechos de lo que nos explicó Tavecchio, aunque aseguró que nos ayudará. Queremos garantías totales para los trabajadores (del club) y que cambien las reglas que nos hicieron llegar a todo esto”, explicó.


El préstamo al Parma comenzaría a partir del próximo 19 de marzo, cuando un Tribunal estudiará la situación de la sociedad y podría decretar su quiebra.


Los problemas internos y económicos asfixian en la actualidad a este equipo de la Serie A, con más de un siglo de historia, hasta el punto de que no pudo jugar los dos últimos encuentros ligueros.


El equipo no está en condiciones de garantizar la seguridad en el interior de su campo y corre el riesgo de un corte de suministro eléctrico en cualquier momento debido a los impagos acumulados.


Esta situación no es nueva, sino que en mayo del año pasado, la Alta Corte de Justicia Deportiva italiana negó al Parma la licencia Uefa para participar en la Liga Europa y el pasado diciembre fue amonestado con un punto menos durante todo el torneo de Serie A por no pagar el impuesto sobre la renta de las personas físicas de algunos fichajes.