Economía

Medium term goal for oil industry is uncertain
Meta petrolera a mediano plazo es incierta
Autor: Federico Duarte Garcés
6 de Marzo de 2015


Las empresas petroleras perforaron 113 pozos en 2014 y para este año tienen previsto 126, pero los obligatorios por contratos apenas alcanzan 86.


Desde Toronto, Canadá, en medio de la mayor feria de minería del mundo (la convención Pdac), el ministro de Minas y Energía, Tomás González, sentenció que la producción petrolera del país debe mantenerse este año en alrededor de un millón de barriles. Según el ministro, con esto y el sostenimiento de la producción de carbón y oro “vamos a tener los recursos que necesita Colombia para pagar el desarrollo”. Si bien la meta propuesta por el Gobierno ha sido avalada por los resultados de los últimos cuatro meses, los pronósticos para conservar este índice en el mediano y largo plazo son poco alentadores. 


Hace mes y medio, en una rueda de prensa, el presidente de la Asociación Colombiana de Petróleo (ACP), Francisco Lloreda, declaró: “Lo que se prevé es una caída continua en la producción de crudo en el país y que para el año 2018 puede terminar significando una reducción de 220.000 barriles diarios”. 


Lloreda manifestó que “si el precio del crudo se mantiene en US$50 el barril, serían $15 billones (US$6.157 millones) menos de ingresos para Colombia”, y recordó que más del 50% de las exportaciones depende del petróleo. 


Incertidumbre


De acuerdo con el profesor de la Universidad Eafit, José Vicente Cadavid, especialista en regulación económica, el Estado busca compensar la caída en el precio internacional del petróleo al sostener o tratar de aumentar la producción, dada la capacidad instalada que tiene. Y si bien hay un efecto compensatorio por el aumento en el precio del dólar, para él esto es poco, dadas las pérdidas millonarias de compañías como Ecopetrol. 


Para José Vicente Cadavid, hay algunos nubarrones tales como las expectativas de reservas planteadas para apenas los próximos siete años, y según él no hay nuevas inversiones en exploración. 


“Sostener esa capacidad con esta situación crea incertidumbre”, afirma al señalar la utilización de la técnica del “fracking” por países como Estados Unidos, la cual permite extraer hidrocarburos atrapados entre rocas en búsqueda de la independencia energética, uno de los factores determinantes a su juicio para que el precio del crudo siga bajo. 


“Por un buen rato se van a mantener así los precios. Los ajustes que hay que hacer en las proyecciones de ingreso van a ser más pesimistas”, sostiene Cadavid. A ello le suma las pocas expectativas de nuevas inversiones de otras empresas trasnacionales o de inversión extranjera directa. 


No obstante, el propio ministro González ha reconocido que importantes grupos inversores y empresas presentes en la feria Pdac han expresado interés en la política del Gobierno colombiano para el sector, “aunque no podemos hacer anuncios concretos porque así nos lo han pedido”. 


Al igual que el ministro, el profesor Cadavid ha resaltado las expectativas que hay de los productores en zonas de conflicto frente a las negociaciones de paz. 


“Ningún sector como el minero-energético se beneficiará tanto” del fin del conflicto, ha asegurado el ministro. En este escenario, según él, se van a abrir nuevas áreas a la exploración, “áreas potencialmente muy ricas”, además de la generación de empleo proveniente de este sector y la “tranquilidad operativa” que tendrían las compañías. 



Oro y carbón

De acuerdo con el ministro de Minas y Energía, Tomás González, el Gobierno también espera mantener la producción de carbón y oro este año. No obstante, para el profesor José Vicente Cadavid la demanda de estos productos minero-energéticos se está reduciendo, lo que hace que las perspectivas frente “a la oferta, el precio, o las divisas que se generen de ese producto tampoco sean alentadoras”. En el caso del carbón, el panorama es poco favorable al considerar que Estados Unidos, que es el principal demandante, tiene muy buenas reservas, y ha aumentado también su producción de carbón. En cuanto al oro, plantea que este tuvo su buena etapa hace cinco o seis años durante la crisis 2007-2008, en la cual “los grandes países ricos se refugiaron contando oro, que estuvo por encima de los US$1.750 onza, y por esta época estamos hablando de US$1.200 o menos”.