Política

Conservatists, candidate by consensus
Conservadores, candidato por consenso
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
6 de Marzo de 2015


La próxima semana el Directorio de este partido en Antioquia debe confirmar el mecanismo de escogencia de su candidato único a la Gobernación de Antioquia.



La médica y excongresista Marta Ramírez se inscribió el lunes como precandidata a la Gobernación de Antioquia.

Se cierra hoy el proceso de inscripción de candidaturas del Partido Conservador a la Gobernación de Antioquia y todo indica que tres aspirantes emularán por la candidatura única azul a ese cargo.


Hace dos semanas se inscribió el médico Carlos Mario Montoya Serna en un masivo acto que se cumplió en el recinto de la Asamblea de Antioquia y ante la mesa directiva del Directorio Conservador regional, que conducen los dirigentes Pedro Jiménez, Carlos Arturo Restrepo y Benjamín Higuita.


Hasta ayer no se conocía sobre el registro de la aspiración de la también médica Marta Cecilia Ramírez Orrego. Sin embargo, el secretario del conservatismo en Antioquia, el excongresista Benjamín Higuita, y luego la misma aspirante, confirmaron que ella se inscribió el pasado lunes. Aunque no lo tenía previsto, lo hizo primero en la reunión de la dirigencia de ese partido que se realizó en el recinto de la Asamblea de Antioquia con la presencia del presidente del Directorio Nacional de esa formación partidista, el congresista David Barguil, y la excandidata presidencial Marta Lucía Ramírez. Y luego ratificó su opción ante la legendaria Tertulia Conservadora que durante muchos años se conoció como la del Club Unión y desde meses atrás se reúne ahora en el Hotel Sheraton.


Y hoy inscribirá su precandidatura el abogado César Eugenio Martínez Restrepo. Para esta formalidad escogió el Salón Santander del Hotel Intercontinental, donde a las 10 de la mañana estampará su firma en el formulario de aspirantes del Diconservador de Antioquia. El exdiputado y por segunda vez aspirante conservador a la Gobernación no hará un acto masivo, sino que invitó a la prensa política de Antioquia a ese acto para explicar los alcances de su segunda precandidata conservadora.


Las diferencias


Estas tres opciones representan tendencias diferentes en el conservatismo antioqueño. Montoya Serna se la juega dentro de la Unidad Nacional, Marta Ramírez está por convicción y por fuera de la maquinaria y las componendas, según ella, y César Eugenio Martínez hace parte de un conservatismo que propugna por acercarse al Centro Democrático de Álvaro Uribe, como gran elector regional, para llegar a un acuerdo electoral.


Una vez se cierre hoy el plazo para la inscripción de precandidaturas azules a la Gobernación, el Directorio  Conservador de Antioquia comenzará la próxima semana a definir el mecanismo mediante el cual se escogerá el candidato único conservador, quien necesariamente tendrá que salir a buscar nuevos socios políticos y sociales para poder ser un aspirante competitivo y con posibilidades de triunfo, toda vez que como alternativa de partido no tiene ninguna probabilidad de salir airoso. Y aunque todavía no hay una decisión en firme sobre el sistema de escogencia, todo tiende en el conservatismo antioqueño para que la candidatura única se adopte por consenso antes de este 19 de marzo, luego que el mecanismo de la consulta popular explotó en mil pedazos tras la decisiva reunión nocturna del pasado domingo entre los tres grandes sectores que hoy dominan la escena electoral del conservatismo seccional o lo que la aspirante Marta C. Ramírez ya denomina como las tres “casas”, o sea, la Suárez, la de Itagüí y la del oriente-norte.


Como esas tres “casas” son las que copan todo el dominio del Directorio Conservador de Antioquia, la decisión final será lograr un consenso entre Montoya Serna y Martínez Restrepo, toda vez que Ramírez Orrego no tiene un solo directorista que la defienda en esa organización. Ella dijo ayer que no le importaba esa situación, que sabe lo que va a ocurrir y al respecto emitió una comunicación al conservatismo antioqueño y nacional en la cual explica la posición que defiende como precandidata. (Ver recuadro anexo).


Así las cosas, la disputa interna quedará reducida a los dos aspirantes hombres.


Montoya Serna reveló en la vespertina del pasado miércoles a un grupo de periodistas que se armó con todo en unos setenta municipios para demostrar que tiene estructura política para ser el candidato único conservador.


Por su parte, Martínez Restrepo confía que la directriz de las tres casas azules lo favorezca por una trigonometría política que afectaría a Montoya S., a quien señalan cercano a Aníbal Gaviria y a Eugenio Prieto.  


El caso es que la Casa Suárez y la Casa Itagüí están muy cerca de la Presidencia de la República y la Casa Oriente y Norte está al acecho y pescando en río revuelto.



Destitucionalización partidista

En una carta abierta de compromiso ante la militancia conservadora, la precandidata Marta Cecilia Ramírez alertó que los partidos que hacen parte de la Unidad Nacional corren el riesgo de destitucionalizarse y desaparecer, lo que podría ocurrirle al Partido Conservador.


Advirtió que el debate permanente de la opinión pública, que debería transcurrir con plena libertad, se ve hoy entorpecido por un dominio de poder que cumple el propósito de convertirse en el opio que hace de la sociedad colombiana una masa sin pensamiento y donde sólo importa la comodidad personal del momento.


Señaló que al Partido Conservador le asisten entre muchos otros, estos retos:


1. Salir de la crisis de representación, en la que está inmerso el sistema político del país.


2. La movilización, el pensamiento, concienciar, derrotar la indiferencia frente a todo tipo de estrategias que desde afuera, van socavando el pensamiento del Partido Conservador y penetran dentro del mismo para obstaculizar sus posibilidades de acceso al poder.


3. La defensa de la institucionalidad como base para el ejercicio de una verdadera democracia.


4. Volver a elevar con orgullo y convicción sus banderas, en expresión de rebeldía como grito de la inteligencia y la voluntad que se niegan al debilitamiento institucional, a la inequidad, a la exclusión social, al abandono de los valores de dignidad humana, la libertad, la justicia y la seguridad, constitutivos de nuestra razón de ser.


5. La lucha por el desarrollo regional, con enfoque territorial, que garantice el acceso a la educación con calidad y pertinencia para la productividad y competitividad, a la salud, los servicios públicos, el pleno empleo, el ingreso, la infraestructura y la sostenibilidad ambiental.