Columnistas

Siete que no se escriben con may鷖cula
Autor: Juan David Villa
6 de Marzo de 2015


El espa駉l se escribe con letras min鷖culas, por lo tanto, usar may鷖culas es una excepci髇. Hay algunas palabras que uno cree que se escriben con may鷖cula, pero no.

El español se escribe con letras minúsculas, por lo tanto, usar mayúsculas es una excepción. Hay algunas palabras que uno cree que se escriben con mayúscula, pero no, van con minúscula, o “bajas”, como también se las llama:


Nombres de cargos. Sea ingeniero, doctor, barrendero, parlamentario o hasta el mismo papa, los nombres de cargos y profesiones se escriben con minúscula: “El papa Francisco celebró una misa” o “el papa celebró una misa”. Ahora bien, esa es la norma ortográfica, pero el idioma es mucho más grande que las normas de las academias, y es muy posible, y aceptable por demás, que muchos prefieran escribir Papa por respeto.


Los días de la semana y las estaciones. Se escriben con minúscula, salvo que hagan parte de un nombre propio, por ejemplo, un nombre de festividad religiosa (Domingo de Ramos).


Los nombres de grupos indígenas: los aburraes (que debe escribirse sin tilde), los aztecas, los nutabes… 


Los nombres de guerras y batallas. Solamente Primera Guerra Mundial y Segunda Guerra Mundial llevan todas sus palabras con mayúscula inicial. Para el resto, solo se escribe con mayúscula la palabra (o las palabras) del nombre propio: guerra de los Mil Días, la batalla de Ayacucho.


Los nombres de las oraciones: padrenuestro, avemaría, el credo. Pero se debe escribir Yo pecador (el primer elemento con mayúscula y en cursiva, es decir, como si fuera el título de un libro) porque es un fragmento de la oración (“yo, pecador, me confieso ante Dios todopoderoso…”). 


Los nombres de las religiones: cristianismo, catolicismo, judaísmo, budismo… Y también cristianos, católicos, judíos y budistas. Hay que tener en cuenta que una cosa es decir “el papa es la cabeza de la Iglesia Católica” (nombre propio de una institución) y otra es decir “Marta es una fiel católica”. 


Los nombres de las enfermedades. Se escribe gripa (gripe), tuberculosis, cáncer… Y se escribe alzhéimer (cuando se usa sola, como una palabra común), pero se escribe “el mal de Alzheimer” porque, es ese caso, se refiere a quien identificó los síntomas y cuyo nombre se le aplicó luego a la enfermedad: el patólogo Alois Alzheimer.