Columnistas

Precisión de vocablos y conceptos
26 de Febrero de 2015


A quienes amamos el idioma nos encanta explorar periódicos, revistas, recortes de columnas y apuntes viejos de distintos autores, los que mantenemos celosamente guardados, para ver qué encontramos.

Lucila Gonzalez de Chaves


A quienes amamos el idioma nos encanta explorar  periódicos, revistas, recortes de columnas y apuntes viejos de distintos autores, los que mantenemos celosamente guardados, para ver qué encontramos...Comparto con mis lectores lo siguiente:


Árabe: Con esta palabra se definen una lengua y una cultura, así como al pueblo que las comparte. No es un concepto étnico ni religioso. (En Irán no se habla árabe; la lengua y  la cultura de ese país son persas o farsis, y como su religión es la islámica, también lo es gran parte de su cultura).


Musulmán: Persona cuya religión es el Islam. Son musulmanes todos los fieles a esa doctrina, sean o no árabes. También se  emplea la voz “mahometano”. Ni todos los árabes son musulmanes ni todos los musulmanes son árabes. En Siria, Iraq, Palestina, Jordania y Egipto hay importantes comunidades árabes cristianas, y Turquía es un país mayoritariamente musulmán, que no es árabe.


Islámico: Perteneciente o relativo al Islam: literatura islámica, arte islámico, filosofía islámica, estado islámico.


Mundo árabe: El conjunto de todos los países, cuya lengua es el árabe (así como su cultura). No es sinónimo de mundo islámico. (Irán y Turquía no pertenecen al mundo árabe).


Países islámicos: (Mundo islámico). Todos los países cuya religión mayoritaria (aunque no única) es el Islam. En ellos está comprendida gran parte del Asia Central (algunas repúblicas soviéticas y Afganistán), Oriente Próximo y Oriente Medio (Turquía, Irán, Paquistán), Extremo Oriente (Indonesia, Malasia...), todo el mundo árabe y gran parte de los países del África subsahariana. Hay además, otros países que no pueden llamarse islámicos, pero que tienen en su población un importante número de musulmanes, como Albania, Bulgaria, Yugoslavia, China,  India...


Según el lingüista Fernando Lázaro Carreter:


Oriente Próximo o Cercano Oriente: Comprende Israel, Líbano, Jordania, Iraq, Siria, Turquía, Arabia y Egipto.


Oriente Medio: Incluye Irán, Pakistán, la India y sus países limítrofes.


Extremo o Lejano Oriente: Con China, Japón, Corea y países del Pacífico.


Dicho escritor agrega : “Ocurre, sin embargo, que ni franceses ni anglohabitantes distinguen entre los que llamamos Oriente Próximo y Oriente Medio, y en esta última designación engloban a todos los países que nosotros diferenciamos con las denominaciones anteriores”.


En francés se emplea “Proche Orient”, Oriente Próximo, para aludir a las naciones de la Europa Sudoriental: Albania, Yugoslavia, Bulgaria y Rumania. Pero, una reacción purista en que participa la prensa, tiende a rechazar “Moyen Orient”, como calco del inglés “Middle East” y lo sustituye por  “Proche Orient”.


Idiomáticamente, no hay, por tanto, en francés más que un Oriente Medio o Próximo y otro Extremo o Lejano. Los italianos proceden igual y consideran sinónimos “Vicino” y “Medio Oriente”, aunque a veces, agrupan, en este último modo, a Irán y al subcontinente hindú.


En cuanto a los términos relativos a los judíos, su lengua, su cultura, y el gentilicio del estado de Israel, los estudiosos, en especial los del idioma, nos aclaran:


Israelita: Se emplea  para designar a los judíos de todo el mundo: “la comunidad israelita de los Estados Unidos, de Francia, de Marruecos...” (Se emplea especialmente al hablar de judíos practicantes).


Israelí: Es el gentilicio del Estado de Israel, fundado en el año 1948


Judío: Designa a un pueblo o comunidad religiosa. 


Hebreo: Lengua del pueblo judío. (Por extensión se aplica a los hablantes de dicha lengua).


Es bueno  recordar que el elemento compositivo – prefijo – Ante denota anterioridad en el tiempo y en el espacio: anteponer, antecedente. El prefijo Anti significa opuesto, contrario: antipatriota, antigobiernista. 


En las informaciones dadas debe escribirse y decirse correctamente: Antiislámica. No importa la repetición de la letra i, que parece que es lo que confunde al periodista, y por eso escribe anteislámica.