Economía

European Commission accepts Greek reforms
Comisión Europea acepta reformas griegas
Autor: Redacción EL MUNDO
25 de Febrero de 2015


El primer ministro griego Alexis Tsipras y su ministro de Finanzas, Yanis Varufakis, superaron ayer la primera prueba de fuego al obtener luz verde del Eurogrupo a su lista de reformas.


Foto: EFE 

El ministro de Finanzas griego, Wolfgang Schäuble, y la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, dos de las personas más interesadas en la solución de la crisis griega.

Las tres instituciones que eran conocidas como la “Troika”, la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), concluyeron -tras un primer análisis- que el listado era lo suficientemente consistente como para comenzar los trámites para prolongar de manera formal el rescate.


“Sentimos que finalmente la lista propuesta era suficiente y el mismo punto de vista ha sido mantenido por el BCE y el FMI”, dijo el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici.


En el documento, de seis páginas pero sin cifras concretas, el Gobierno griego se compromete a modernizar el sistema fiscal y la administración pública, a reformar la seguridad social, a luchar contra la corrupción y a no revertir ninguna privatización que ya se haya materializado.


Una vez obtenido el visto bueno de las tres instituciones acreedoras, los ministros de Finanzas y Economía de la zona del euro, el Eurogrupo, mantuvieron una reunión por teleconferencia en la que, en apenas una hora, dieron también su visto bueno al listado, a la espera de que Grecia concrete y amplíe sus compromisos.


“Es un primer paso muy importante, después de tres encuentros del Eurogrupo y de discusiones largas, siempre constructivas, difíciles otras veces, que nos han ayudado a entendernos mejor y avanzar hacia un primer compromiso”, destacó Moscovici.


Por su parte, el presidente del BCE, Mario Draghi, advirtió de que “los compromisos descritos por las autoridades difieren de los compromisos del programa existente en un número de áreas”.


En estos casos, “tendremos que evaluar durante la revisión si las medidas que no son aceptadas por las autoridades (griegas) son sustituidas por medidas de igual o mejor calidad para lograr los objetivos del programa”, añadió.


En la misma línea, la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, insistió en que, en algunas áreas “incluidas algunas de las quizás más importantes, la lista no ofrece claras garantías de que el Gobierno prevé acometer las reformas planteadas”.


Entre ellas, mencionó la ausencia de “compromisos claros” en materia de reforma de pensiones y del IVA, así como en lo que respecta a reformas administrativas, de privatizaciones y del mercado laboral. Entonces, Grecia tendrá que presentar antes de finales de abril un documento en el que pormenorice las reformas y cómo va a aplicarlas.


Este paso permitirá proceder al desembolso de 1.800 millones de euros pendientes del rescate y haría posible la transferencia de 1.900 millones de euros que Grecia reclama al BCE, procedentes del rendimiento de los bonos griegos.



La satisfacción griega

El Gobierno griego se mostró satisfecho por el acuerdo logrado con el Eurogrupo, ya que aseguró que no implica medidas que lleven a la recesión, si bien reconoció que tampoco podrá acometer iniciativas que impulsen el crecimiento.


Fuentes del Ministerio de Finanzas heleno consideraron que ha sido un paso en la dirección correcta y añadieron que, a partir de hoy, empieza una negociación que acabará a finales de abril y que tiene que desembocar en el debate sobre la reducción de la deuda.


Destacaron que el Gobierno logró incluir en la lista de reformas medidas abocadas a restaurar los convenios colectivos y la ley para evitar los desahucios, las cuales no se habrían podido introducir en negociaciones anteriores.


En opinión de las fuentes, para que Grecia pueda participar en los mercados es necesaria una renegociación de la deuda pública y del superávit primario (antes del pago de los intereses de la deuda) y un amplio programa de inversión por medio del Banco Europeo de Inversiones (BEI).