Fútbol en el Mundo

Zapata took the applause
Zapata se llevó los aplausos
Autor: Andrés Felipe Bedoya Serna
24 de Febrero de 2015


Con el tanto de ayer, Duván Zapata ajustó siete en la temporada con el Nápoles. Ha convertido cinco goles en la Serie A y dos en la Liga Europa.


Foto: EFE 

Con base en goles y buenas actuaciones, Duván Zapata (izq.) se convirtió en hombre importante para el conjunto napolitano. Aquí celebra su gol con el capitán, Marek Hamsik.

De la mano del atacante colombiano Duván Zapata, Nápoles venció ayer 2-0 en su reducto del San Paolo al Sassuolo, en la vigésima cuarta jornada del Calcio.


Zapata recibió el voto de confianza del técnico, el español Rafael Benítez, e inició como titular. Y mal no le fue al crédito vallecaucano, que abrió el marcador en el minuto 60 en una jugada en la que luchó incansablemente ante lo zagueros contrarios, hasta que empalmó un remate rastrero de pierna derecha.


Y nueve minutos después completó su faena al ponerle el pase gol con el que el volante eslovaco Marek Hamsik selló la importante victoria napolitana, que llegó a 45 puntos en la tabla de posiciones y recortó a tres su diferencia con el segundo, Roma (48).


Duván jugó los 90 minutos y demostró que está para dar una mano importante. Se complementó bien con sus compañeros y dio muestras de su capacidad.


Los elogios hacia el delantero no se hicieron esperar. Riccardo Bigo, técnico del Sassuolo, declaró que “Zapata es un chico excepcional, comprometido con su equipo y que se entrega siempre al máximo. Tiene grandes cualidades, pocos tienen su fuerza física”.


“Fue un gran partido y es importante volver a la senda del triunfo. Pudimos haber convertido más goles”, dijo por su parte “Rafa” Benítez.


A segunda hora se vieron las caras Cagliari e Inter, en el estadio San’t Elia, de Cagliari, en el que el cuadro interista venció 1-2 con anotaciones de Mateo Kovacic y Mauro Icardi. El cuadro local descontó a través de un autogol del arquero Juan Pablo Carrizo.


En la visita fue titular el volante boyacense Freddy Guarín, quien jugó los 90 minutos y portó la cinta de capitán. Guarín llegó a 112 partidos como interista y es uno de los pilares de la recuperación del equipo, que ahora marcha en el sexto lugar de la tabla de posiciones.


“Inter aprovechó las ocasiones que tuvo para convertir, lo que no hicimos nosotros. Ahí estuvo la gran diferencia del partido”, dijo Gianfranco Zola, adiestrador del Cagliari.