Economía

Venezuelans stood in line to exchange their money
Venezolanos hicieron fila para cambiar su dinero
20 de Febrero de 2015


El Banco Central de Venezuela (BCV) adjudicó el miércoles algo más de US$4,2 millones a 23 entidades entre casas de cambio, bancos y la Bolsa Pública de Valores destinados a la venta en menudeo de dólares en efectivo que comenzó ayer.


Foto: EFE 

Dos personas ingresan a una oficina de la casa de cambio Italcambio en Caracas, Venezuela.

Los venezolanos se mostraron ayer satisfechos con el inicio del nuevo sistema libre de compra-venta de divisas en efectivo y acudieron a las casas de cambio y las entidades financieras, que comenzaron a efectuar este tipo de operaciones, según constató la agencia Efe en varias casas de cambio de Caracas.


Por primera vez en doce años, tras llenar un formulario y presentar la cédula de identidad, cualquier venezolano puede comprar de manera oficial un máximo de US$300 a un cambio de 172,05 bolívares por dólar, una cantidad casi 30 veces superior a los 6,3 bolívares por dólar del cambio oficial más bajo.


Aun así, ese tipo de cambio del Sistema Marginal de Divisas (Simadi) resultaba más beneficioso para el comprador que los 188,96 bolívares que costaba ayer adquirir la moneda estadounidense en el mercado paralelo o ilegal, con la ventaja de representar además una alternativa legal y con todas las garantías.


Los responsables de una casa de cambio del este de Caracas, en la que un flamante panel reflejaba ayer la cotización en el Simadi de cada divisa extranjera, indicaron a Efe que registraban una buena afluencia de gente y que las operaciones cambiarias se estaban realizando normalmente, aunque con los problemas propios del primer día.


La mayor parte de los clientes acudieron para comprar divisas más que para venderlas, señalaron.


“Me parece muy bien el nuevo sistema, es una apertura que se debe dar porque era lógica y muy necesaria”, declaró Marcelo País, un corredor de seguros de origen peruano, con más de 40 años de residencia en Venezuela.


Aunque cree que “hay cosas que aún deberían aclararse, como el procedimiento para la transferencia de divisas”, País consideró que “es un buen indicador para la economía del país” y que es “muy posible” que el nuevo sistema “acabe con el mercado paralelo”.


 


Límites inflacionarios


Carlos Aupurrúa, funcionario público, estimó también que el nuevo sistema es “positivo” aunque opinó que es necesario un sistema cambiario “que de verdad estabilice la economía y los precios”.


“El problema es la inflación que nos está ahogando, ahorita el dinero no vale nada. De nada vale que uno venga aquí, cambie un dólar por 172 bolívares y mañana un artículo como un televisor, por ejemplo, cueste mucho más”, dijo.


Toni da Silva, un fotógrafo de eventos sociales que acudió a la casa de cambio a comprar dólares para ahorrar, se mostró satisfecho con el Simadi “ya que los dólares salen más baratos que en el paralelo y además te dan un comprobante, una garantía”.


“Para poder ahorrar necesitas tener moneda dura porque el bolívar es agua, se diluye en el tiempo, la inflación se lo come”, destacó.


Las casas de cambio y los bancos esperan abastecerse en divisas a través de las ventas que efectúen en el Simadi los turistas, los visitantes extranjeros o los propios venezolanos. Los vendedores de divisas en el nuevo sistema podrán ofertar la cantidad que quieran.


Los compradores, sin embargo, además del límite diario de US$300, no podrán adquirir más de US$2.000 dólares mensuales o más de US$10.000 anuales.



Sistema paralelo

Dentro de la reformulación del sistema cambiario vigente en Venezuela desde 2003 anunciada por el Gobierno la semana pasada, el Simadi supone una apertura del mecanismo de compraventa de divisas en Venezuela, hasta entonces exclusivamente en manos del Estado, que los entregaba en función de su futuro uso a diferentes precios. El Gobierno venezolano informó durante el anuncio del Simadi que junto a este operará el reorganizado Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad) que fusiona sus anteriores versiones I y II y que comenzará con la tasa última del I de cerca de 12 bolívares. Añadió además que se mantiene la entrega de la divisa estadounidense al valor más bajo de 6,3 bolívares por unidad, únicamente para la compra de productos alimenticios de primera necesidad y sanitarios.