Columnistas

Avianca
Autor: Alberto Maya Restrepo
16 de Febrero de 2015


Interesante la madurez que ha alcanzado Avianca. M醩 contrastante resulta si comparamos el hoy con aquellos a駉s, por ejemplo, 1990-2004 cuando se adquirieron aeronaves que no eran las adecuadas

Interesante la madurez que ha alcanzado Avianca. Más contrastante resulta si comparamos el hoy con aquellos años, por ejemplo, 1990-2004 cuando se adquirieron aeronaves que no eran las adecuadas, como los RJ-100 o los Caravan, reflejo de una administración desorientada que, por carecer de liderazgo, cometió muchos otros errores y terminó formando la Alianza Summa junto con Aces, empresa que para entonces estaba más quebrada que la misma Avianca; todo sin contar con el desgreño de sus dueños mayoritarios: Santo Domingo y la Federación de Cafeteros.


Adicional al musculo financiero del hoy accionista mayoritario de Avianca, señor Efromovich, la administración se ve sólida, con visión de futuro, con metas ambiciosas y realistas. Un ejemplo es el anuncio reciente de la adquisición de cien aviones de la familia A320neo, o sea que puede darse una mezcla de aparatos de las versiones A318, A319, A320 y A321. Lo de “neo” es la nueva designación que Airbus ha dado a los equipos de esa serie (A320) por cuanto varios cambios incorporará a su diseño y equipamiento.


Esa adquisición, para iniciar entregas escalonadas en 2019, refleja una bien planeada y consistente estrategia a largo plazo. Invierte con seriedad y objetivos específicos, como lo es, en este caso, prepararse para sustituir los equipos viejos. Para 2019 los aviones hoy operados por Avianca tendrán 14 o más años de uso, así que prudente es pensar en renovación de flota, sobre todo en un momento en el que los aviones a reemplazar todavía tendrán un valor residual importante, pues podría decirse que dichos equipos, bajo mantenimiento adecuado, pueden servir por varios años más.


No puede negarse que Airbus, pese a sus varios problemas internos, ha tenido éxito con esos modelos A320 de un solo pasillo (cabina angosta). La competencia en ese segmento y tipo de aeronaves ha sido de tú a tú con los aviones de la familia 737 de Boeing, pudiendo verse que el mercado ahí se lo reparten por partes iguales. No así ha acompañado a Airbus la suerte con los aviones mayores, de doble pasillo (cabina ancha), segmento en el que Airbus hoy compite con los A330, A350 y A380, frente a los Boeing 747, 767, 777 y 787, competencia en la que indiscutiblemente el fabricante norteamericano lleva la delantera.


Volviendo al caso Avianca modelo 2015, de igual manera, se observa madurez en la planeación y operación de rutas, adecuándose a la flota disponible, flota (A330) que, me parece, no le ha permitido alcanzar otros destinos rentablemente, pero eso lo ha empezado a resolver con la llegada de los nuevos Boeing 787-8 Dreamliner, los que le permitirán volar mucho más allá de los destinos que hoy atiende en Europa, así que podrá Avianca ofrecer servicios a Frankfurt, Zurich, Roma… y más lejos.


La madurez de Avianca se palpa, además, en el anuncio de construir en Rionegro, en predios del aeropuerto José María Córdova (JMC), un Centro Aeronáutico Especializado (cuyas siglas en inglés son MRO – Maintenance, Repair and Overhaul), el que, según lo planeado, entrará en operación en el 2° trimestre de 2016. Es de esperarse que las autoridades locales sigan brindando apoyo a este propósito, pues será uno de los talleres especializados de aviación más completos de Latinoamérica.


Tal MRO será un centro de alta tecnología que requerirá ingenieros y técnicos con óptimas calificaciones, personal que contará con centro de capacitación allí mismo, circunstancia que debe alegrar a la región porque el MRO elevará los estándares de trabajo y de servicio. Además, ese MRO se ha diseñado no solamente para atender la flota de la aerolínea sino también, y de gran importancia, para ofrecer servicios a terceros, particularmente a compañías aéreas del exterior, lo que va en dirección del propósito que Colombia debe hacerse cual es disminuir el peso específico de las exportaciones de petróleo y diversificar su oferta externa de bienes y servicios.