Columnistas

Iniciaci髇 financiera
Autor: Sergio Prada
12 de Febrero de 2015


Un art韈ulo publicado recientemente en el peri骴ico The New York Times por Ron Lieber propone que los padres sean transparentes con sus hijos respecto a cu醤to dinero ganan, y mientras m醩 temprano en la vida mejor.

Un artículo publicado recientemente en el periódico The New York Times por Ron Lieber propone que los padres sean transparentes con sus hijos respecto a cuánto dinero ganan, y mientras más temprano en la vida mejor. De acuerdo con Lieber esta puede ser una de las lecciones más valiosas para un niño. La propuesta es interesante, con argumentos a favor y en contra.


A favor, está el aprendizaje a temprana edad de dos conceptos económicos fundamentales: la restricción presupuestal y el costo de oportunidad. Tener un ingreso que no alcanza para cubrir todos los deseos es la restricción presupuestal.  Aprender que gastar en algo es a la vez sacrificar el consumo de algo más, es el costo de oportunidad del dinero.


Otros argumentos a favor, segun Lieber, se refieren a que en el mundo digital en que vivimos se hace más fácil para los niños averiguar, directa o indirectamente, cuánto dinero ganan sus padres. Y además tarde o temprano lo sabrán, razón por la cual es mejor adelantarse antes de que los hijos saquen conclusiones erradas que modifiquen la percepción que tienen de sus padres. También, está la posibilidad de crear la conciencia financiera en el niño, lo que le permitiría entender mejor situaciones familiares futuras donde el dinero sea escaso. 


Los contradictores de la idea piensan que un niño no entendería la cifra, y que esto lo puede llevar a una situación de estrés innecesaria si la situación es difícil; o de extra seguridad infundada, e incluso “matoneo” frente a otros niños si la situación es de abundancia. En contra también está el argumento de que los niños no saben guardar secretos y por ende no sería nada agradable que el ingreso familiar fuera la noticia del barrio o del entorno social. 


Al igual que otros temas tabú como sexo y drogas, lo cierto es que la iniciación financiera recae sobre los padres y no sobre el sistema educativo. Seguro que existen soluciones creativas ante este dilema. Una puede ser expresar el ingreso en términos genéricos, por ejemplo sobre un número cerrado como 100, llegar a casa con 100 billetes de papel y mostrarle al niño cuanto de ese ingreso se destina a los diferentes gastos del hogar. 


Como casi todo, lo que se aprende bien de niño puede traer grandes beneficios para el resto de la vida. Una buena iniciación financiera, puede hacer la diferencia. Los estudios muestran que en general, incluso en el mundo desarrollado, la mayoría de los adultos son analfabetas financieros. Un impedimento que los hace más vulnerables en el complejo mundo moderno.