Economía

Take advantage of the FTAs, challenge of the Colombian economy
Aprovechar los TLC, reto de la economía colombiana
Autor: Duván Vásquez
11 de Febrero de 2015


La caída de los precios del petróleo vislumbra un crecimiento menor de la economía de Colombia, en relación con el ritmo que traía por encima del 4 % de los últimos años.


Twitter: @duvanandvasquez


La actual dinámica de la economía mundial no deja de inquietar el desempeño del Producto Interno Bruto (PIB) colombiano, que ya recibe valoraciones a la baja por el mismo Gobierno, organismos internacionales y por los investigadores económicos privados.


De hecho, durante el conversatorio Retos del comercio exterior colombiano en 2015, organizado ayer por el Comité Intergremial de Antioquia, se presentaron los análisis de los estudios del consultor privado, expresidente del Consejo Privado de Competitividad y exjefe negociador del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, Hernando José Gómez, que estiman que la economía nacional crecería sólo 3,8 % en este 2015, contracción que se daría por la menor renta petrolera, que equivale a dos terceras partes de las exportaciones. Sin embargo, se debe reemplazar con una mayor oferta exportable y aprovechamiento de los acuerdos comerciales que están vigentes.


“Indudablemente, la caída de los precios del petróleo -que se prevé que pueda durar hasta el 2016 o 2017-, va a impactar la economía colombiana y puede que reduzca hasta dos puntos la tasa de crecimiento en el 2015”, manifestó Gómez, y agregó que es una situación desafortunada pero no es una crisis, debido a que hay una buena política contracíclica por parte del Gobierno y por otro lado habría una recuperación de ciertos sectores transables de la economía, que compiten con los mercados internacionales, como el industrial.


Para ello, los empresarios colombianos aún deben aprovechar los TLC que están vigentes, porque todavía es tímida la variación de las exportaciones en relación con el tiempo de implementación de los acuerdos.


Según Juan David Pérez, gerente Seccional de la Andi en Antioquia, gremio de los empresarios, “no se han aprovechado porque hay tres puntos: desconocimiento de muchas medianas y pequeñas empresas. No conocen qué fue lo que se negoció y no han identificado una serie de oportunidades que se abrieron con ocasión de estos acuerdos”.


Además, de acuerdo con el directivo gremial, es que no hay una efectiva reglamentación, porque se firmaron los TLC sin que se hubiera desarrollado la agenda interna y se quedó con una serie de desventajas frente al mundo.


Asimismo, “la tasa de cambio que existió hasta hace meses no era conveniente para algunos sectores. Pero hoy por hoy esa no puede ser la excusa, y con una tasa de cambio como la que ya tenemos, todos debemos pensar en exportar”, dijo Pérez.


En ese sentido, Gómez aseveró que con la situación del petróleo, la Inversión Extranjera Directa (IED) se vuelca hacia exportaciones no tradicionales, que aumentarían hasta US$15 millones más.


“Para eso se requiere una muy buena política productiva industrial en sectores modernos que se puedan insertar rápidamente en los mercados internacionales, para que ese empresario mediano que exporta US$2 millones pueda exportar US$4 millones o el empresario grande que exporta US$15 millones pueda exportar US$30 millones”, explicó el consultor privado.


De todos modos, se espera que las rentas petroleras también sean reemplazadas por la dinámica de la construcción, que desde este año tendrá una fuerte actividad, gracias a las obras de las concesiones de cuarta generación, que se culminarían en el 2021 y 2022.



Oportunidad comercial

De acuerdo con Hernando Gómez, ya se han vislumbrado crecimientos en relación con los TLC. De hecho, “los dos únicos mercados donde crecieron las exportaciones no tradicionales el año pasado fueron a  Estados Unidos y a la Unión Europea, que son las dos áreas donde hemos estado implementando recientemente los acuerdos comerciales”.


Sin embargo, se pueden aprovechar mucho más. Por eso, según Gómez, “desde el Gobierno se está haciendo un trabajo para determinar dónde están los problemas de normas técnicas, sanitarios y fitosanitarios, de capital de trabajo de las empresas, dificultades de bilingüismo, de consecución de clientela”, con el fin de duplicar este tipo de exportaciones el próximo año.


Además, el exjefe negociador del TLC con Estados Unidos manifestó que “hay que terminar las negociaciones que hay en curso con Japón, abrir los mercados de Asia, porque evidentemente este continente en diez años va a ser el 40 % del PIB mundial y Colombia no se puede quedar por fuera”.