Columnistas

¿Cuál es ese nuevo partido político?
Autor: Carlos Cadena Gaitán
10 de Febrero de 2015


El escenario político local estuvo muy movido esta última semana. A la triste noticia de la renuncia de Claudia Restrepo a su aspiración a la Alcaldía de Medellín, se sumó la entrada oficial a la contienda del exalcalde Alonso Salazar.

El escenario político local estuvo muy movido esta última semana. A la triste noticia de la renuncia de Claudia Restrepo a su aspiración a la Alcaldía de Medellín, se sumó  la entrada oficial a la contienda del exalcalde Alonso Salazar. A toda velocidad invadiendo cada rincón de la ciudad, ya están decenas de precandidatos a la Alcaldía, y cientos de precandidatos al Concejo. Para desilusionados de la política electoral, en un sistema seudo democrático altamente imperfecto como el de este país, esta nueva invasión de campañas políticas supone un punzante dolor de cabeza.


Por estas, y otras razones de sobra, causa gran sensación el reciente anuncio del posible nacimiento de un nuevo partido político; el Partido Lain. A través de pequeños volantes impresos en papel de calidad, con diseño de colección, y sin firma de los autores, se dejó constancia de las intenciones al respecto: “Pronto anunciaremos un suceso político y cultural de gran importancia para la vida diaria de los colombianos: el nombre, los principios y los candidatos de un nuevo partido para la recuperación de la inteligencia y la creatividad como arma de lucha en la política y la cultura en Colombia...”, dice el volante anónimo.


Los volantes aparecieron por cantidades, en las tres convenciones políticas del sábado pasado: la del Partido Verde y la ASI, la del Centro Democrático, y la de la alianza Restrepo- Gutiérrez. Aunque muchos de estos candidatos no pudieron ocultar su preocupación sobre la aparición de los volantes y la información que contenían, casi todos ellos terminaron tomándose la foto con alguna copia del volante, acompañados de los anónimos mensajeros de Lain.


Aunque he tratado de encontrar datos sobre lo que realmente se esconde tras esa estrategia, no he logrado mucho. Conocidos me han contado que esos volantes, y algunos afiches con el mismo comunicado, han aparecido en otras instituciones oficiales por todo el Valle de Aburrá. Por ahora, lo único que queda claro es que un nuevo partido político está por nacer. De ser así, creo que podría ser una gran noticia, en una democracia que es controlada por un número de grandes capos que caben en una sola mano. De ser así, creo que podría ser un gran golpe de opinión, en un momento especial en el que son miles (quizá millones), los desilusionados sedientos por encontrar partidos políticos serios, y sistemas de gobernanza transparentes y efectivos.


Por otro lado, es vital resaltar el principal hueco de ese comunicado del tal Partido Lain. Al anunciar su lanzamiento oficial, programado para el próximo 16 de febrero, se refieren a la Casa Museo Otraparte, como el lugar para la celebración. Esto carece de todo sentido, no sólo porque hacer semejante evento allí sería una absoluta ofensa contra el legado maravilloso del maestro Fernando González, sino también porque desde 2006, el Congreso de la República declaró a Otraparte como Bien Cultural de Interés Público de la Nación. Más aún, aunque la Corporación Otraparte administra la Casa Museo, realmente existe un contrato de comodato celebrado con el Municipio de Envigado, el dueño último del lugar. ¿Qué pensarán el Ministerio de Cultura, el Congreso de la República, la Gobernación de Antioquia, y la Alcaldía de Envigado sobre el hecho de que se lance un partido político en este lugar sagrado para muchos? Amanecerá y veremos.