Economía

The Office of the Superintendent of Industry punishes loan sharks
La Superindustria sanciona a prestamistas usureros
10 de Febrero de 2015


La entidad confirmó la existencia de otras investigaciones contra empresas que abusan de ciudadanos con bajo nivel de ingreso, necesidades de crédito y nula capacidad de ahorro.


"Tu dinero en quince minutos”, sentencia el aviso pegado debajo de una de las oficinas de Anticipos Express, “dinero cuando lo necesites”, tal como reza el eslogan de letras amarillas bajo un fondo azul claro. “Anticipos desde $200.000”, indica a continuación. Al advertir que el establecimiento cobraba intereses usureros que en algunos casos excedían hasta 250 veces el límite de los máximos permitidos por la ley, la Superintendencia de Industria y Comercio sancionó a la sociedad prestamista BCI Empresas S.A.S., dueña del local, con una multa de $1.288’700.000, la máxima permitida por el ordenamiento jurídico.   


Con ocasión de denuncias que advertían que BCI Empresas S.A.S (Anticipos Express) se dedicaba a prestar dinero a empleados y pensionados al cobrar intereses por encima de la tasa máxima legal permitida, la Superindustria requirió información acerca del modelo de negocio de esa sociedad y realizó una visita administrativa de inspección para averiguar si con las actividades de financiación se incurría o no en violaciones al Estatuto del Consumidor.


Una vez hecho el análisis de la totalidad de la información recaudada y de las pruebas en el proceso, la Superindustria pudo determinar que BCI Empresas S.A.S no celebraba “contratos de anticipo de flujos futuros” o de compra de flujos futuros provenientes del salario o de las pensiones de los trabajadores, como pretendía denominar dichos negocios frente a sus consumidores con el fin de evadir las normas que en Colombia fijan límites a las tasas de interés y evitar que las autoridades catalogaran su actividad como usurera. 


“Dicha relación contractual encajaba de manera perfecta en el contrato de mutuo o préstamo de dinero”, estableció la Superindustria. De esta manera, los consumidores que acudían a Anticipos Express a solicitar un préstamo con un plazo no mayor de quince días, se les llegaba a cobrar intereses que superaban en no menos de 17,6 veces los intereses legales permitidos. 


“Los salarios en Colombia pueden servir como garantía de pago de obligaciones de préstamos de dinero sometidos a los límites de la tasas de interés, pero no pueden estar sometidos a compra-venta”, declaró el superintendente Pablo Felipe Robledo.


La Superindustria ordenó, por primera vez en la historia, la devolución de los intereses cobrados en exceso en un valor equivalente al doble de los mismos, a todos los consumidores que habían celebrado contratos de préstamo de dinero con la empresa usurera.