Economía

Solla will strengthen poultry and pet businesses
Solla profundizará negocios avícola y de mascotas
Autor: Alexander Barajas Maldonado
8 de Febrero de 2015


La firma antioqueña invertirá seis millones de dólares en genética porcícola y en la producción y venta de carne de pollo y sus derivados. También espera duplicar su capacidad productiva en concentrados para perros y gatos.


Mauricio Campillo, presidente de Solla S.A. -el conglomerado colombiano especializado en nutrición animal que desde 2009 incursiona en nuevos negocios asociados con la producción y comercialización de proteína animal (pollo, cerdo y res)- suscribió recientemente un convenio con la Universidad CES para el montaje y operación del más grande y moderno Centro de Investigación Canina del país.


Gracias a este acuerdo, Solla costeará la construcción y dotación de estas nuevas instalaciones, las cuales acogerán inicialmente 40 perros de distintas razas y edades. El centro de investigación estará listo a finales de este año, se levantará desde este mes en un predio campestre de propiedad de la universidad en Envigado y será operado conjuntamente por profesionales de Solla y de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia del CES.


El acuerdo fue establecido por un plazo prorrogable de 10 años. EL MUNDO dialogó con el presidente de Solla S.A. sobre este y otros planes de la compañía para la presente vigencia:


-¿Por qué Solla suscribe este convenio con la Universidad CES?


“Es para nosotros un tema estratégico. Allí los animales pasarán por un proceso de entrenamiento, se realizarán las diferentes pruebas de palatabilidad y digestibilidad del alimento, además de otros test sobre beneficios en su nutrición mediante exámenes físicos. Estos perros nos ayudarán en el desarrollo de nuestros productos y los estudiantes e investigadores del CES mejorarán sus conocimientos en nutrición, salud y bienestar para las mascotas. Otro objetivo es abrir a futuro un centro de investigación para gatos, pues también producimos alimento para ellos”.


-¿Cómo está el mercado de alimentos para mascotas en Colombia y cómo participa Solla en él?


“Cada año se venden unas 20.000 toneladas de estos productos y se calcula que se trata de un mercado de 800.000 millones de pesos con varios actores, incluidos extranjeros y accesorios. Calculamos que tenemos un 15 % de participación. El mercado crece entre 9 % y 10 % cada año, pero nuestras marcas Nutrecan y Nutrecat crecen más que eso”.


-¿El tamaño de este mercado explica las alianzas de aporte de capital que Solla perfeccionó en 2013 y 2014 con empresas avícolas?


“Necesitamos subproductos del pollo para elaborar nuestros concentrados de mascotas. Hicimos aportes de capital a Distraves y Del Galpón a cambio de recibir de ellos casi el 60 % de las materias primas que requerimos para producir esos alimentos y que salen del procesamiento del pollo; además de otros beneficios como los 100 puntos de venta Delichicks (de Distraves) con los cuales vendemos al consumidor final el pollo y derivados de valor agregado (embutidos, alitas y otros precocidos)”.


-¿Cómo obtienen el resto de esa materia prima sacada del pollo?


“Como somos proveedores de concentrado para pollos de engorde y ponedoras, hemos podido establecer convenios gana-gana con otras empresas avícolas en Antioquia, Valle y Cundinamarca. Ellos nos entregan aquella proteína que no utilizan en sus procesos propios, las recibe otra compañía en Antioquia que la procesa y nos la entrega como la necesitamos en nuestra planta de extruidos para mascotas en Buga (Valle).



Mascotas con potencial

Fenalco publicó en enero un estudio que afirma que seis de cada diez hogares colombianos tienen por lo menos una mascota. Hay 2.700 tiendas especializadas en artículos y servicios para mascotas. Se estima que existen 4,5 millones de perros registrados en el país como mascotas y 1,5 millones de gatos; y la tendencia en el mundo es que suba el número de gatos, en Europa y Estados Unidos ya superan a los perros en porcentaje de hogares. Hoy apenas el 30 % de los hogares colombianos alimentan a sus mascotas con alimentos balanceados y todavía el 70 % les da sobras, afectando la calidad de vida del animal.