Columnistas

¿Revoluciones?
Autor: Hernán Cárdenas Lince
7 de Febrero de 2015


En la historia de la humanidad se han dado tres revoluciones importantísimas pues cambiaron la vida de los seres humanos y son: la revolución de la imprenta, la revolución francesa y la revolución industrial.

En la historia de la humanidad se han dado tres revoluciones importantísimas pues cambiaron la vida de los seres humanos y son: la revolución de la imprenta, la revolución francesa y la revolución industrial.


Personalmente estoy estudiando detalladamente lo referente a la imprenta, la que por allá en 1450 hizo que Gutenberg pudiera inventar una forma de imprimir hojas de papel con tipos móviles, lo que naturalmente desplazó a los amanuenses para ser reemplazados por imprenta rápida. En solo 50 años se habían instalado en Europa más de 250 imprentas rápidas, lo que hizo que toda la población del continente sintiera la necesidad de aprender a leer, lo que naturalmente adelantó la educación y los conocimientos de la población. Se calcula que en ese momento la población europea solo llegaba a 100 millones, al mismo tiempo que se habían publicado 13 millones de libros, lo que influyó decisivamente para que se hicieran viajes marítimos y hasta para el comercio con el descubrimiento del continente americano y simultáneamente se confirmaba una novedad, que era que la tierra era redonda. Todo  ello se acompañaba con tres utilísimos avances que hicieron crecer a Europa y fueron la ya mencionada imprenta, la pólvora y la brújula. Tales elementos hicieron crecer a toda Europa intelectualmente y económicamente. En el siglo XV apareció un próspero negocio para llevar y traer libros a todas las ciudades pero tal negocio de transporte estaba dominado por una sola familia italiana, los “Tassis”, de donde se deriva el nombre de lo que actualmente llamamos “taxis”. Ese modernísimo sistema de trabajo de llevar libros hizo progresar todo el continente europeo al mismo tiempo que se disparó la economía. Paralelamente la impresión y envío de libros desarrolló el envío de cartas o correos escritos que hasta llegaban a América aunque muy lentamente pues una carta del rey de España a la colonia de Méjico demoraba cuatro meses pero las cartas de Su Majestad para el virrey en Lima tardaban de 6 a 9 meses.


Por esas épocas los libros y los púlpitos de las iglesias lograron gobernar con más fuerza que los ejércitos y las espadas. Todos estos temas me apasionan porque están estrechamente relacionados con los procesos que hoy afectan a los “periódicos”, y al respecto de tales temas sugiero estudiar y leer detenidamente las profundas investigaciones de los profesores Peter Burke y Asa Briggs quienes entre otras cosas publicaron un extenso trabajo denominado “De Gutenberg al Internet”. También estoy estudiando las sugerencias que expertos consultores le están haciendo a los directores de los periódicos, tema que trataré próximamente.