Economía

Unemployment was historic
El desempleo fue histórico
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
30 de Enero de 2015


La tasa de desempleo es entregada mensualmente por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane).


Foto: Esneyder Gutiérrez Cardona 

Entre septiembre y noviembre de 2014 en Medellín había 791.000 ocupados informales, según el Dane.

En el año 2014, el desempleo se situó en 9,1 %, siendo la tasa más baja de los últimos catorce años y con la tasa de ocupación más alta para el mismo periodo de tiempo con 58,4 %, según los datos entregados por Mauricio Perfetti del Corral, director del Dane.


Perfetti del Corral destacó que “el mercado laboral ha mantenido un buen comportamiento, tanto que podemos destacar que medido en los últimos doce meses (móviles), el desempleo alcanzó 16 periodos consecutivos con tasas de un dígito”. 


Durante el pasado mes de diciembre, la tasa de desempleo se ubicó en 8,7 %, con una tasa de ocupación de 58,9 % y participación de 64,5 %. 


El director destacó que “aunque el mes presentó un leve aumento en la tasa de desempleo, vale la pena destacar que para el trimestre octubre- diciembre de 2014, la tasa de desempleo continuó bajando y se ubicó en 8,1 %, siendo la más baja de los últimos catorce años para ese mismo periodo”. Así mismo, durante el mes de diciembre, la tasa de desempleo en las trece áreas metropolitanas continuó a la baja con 9,3 %, y para el trimestre octubre diciembre se ubicó en 8,9 %, siendo la tasa más baja de este trimestre en lo que va del siglo. 


En 16 de las 23 ciudades se redujo la tasa de desempleo y en doce de ellas fue de un sólo dígito. Las tres ciudades y áreas metropolitanas con menor desempleo durante el último trimestre móvil fueron: Montería con 7 %, Barranquilla con 7,4 % y Bogotá con 7,7 %.


Por otro parte, las ciudades que tuvieron más alto desempleo durante el trimestre móvil fueron Quibdó con 14,2 %, Armenia con 12,8 % y Popayán con 11,8 %, aunque en estas tres ciudades disminuyó frente al mismo periodo del año anterior. “Es importante destacar que la brecha entre la mayor y la menor tasa de desempleo se redujo este trimestre, pasando de 7,2 puntos porcentuales frente al mismo periodo de 2013 con 8,8”, afirmó Perfetti del Corral.


Actividades Inmobiliarias con una variación de 9,9 %, Transporte con 7,5 %, Industria Manufacturera con 5,5 % y Construcción con 4,2 % fueron las ramas de la economía que más jalonaron el empleo en el total nacional, al compararse con el mismo trimestre de 2013. Finalmente, se destaca que en el trimestre octubre- diciembre el empleo asalariado (formal) creció 3,5 veces más que el trabajo por cuenta propia, con variaciones porcentuales de 7,1 % y 2 %, respectivamente. Asimismo, sigue siendo el que más aporta al crecimiento de los ocupados, tres veces más, con 2,6 puntos porcentuales frente al 0,8 del trabajador por cuenta propia.


El presidente Juan Manuel Santos aplaudió que este fuera el desempleo más bajo del siglo, logro que atribuyó a su política de empleo. El mandatario subrayó que por segundo año consecutivo el país cerró con un desempleo en un sólo dígito y celebró el hecho de que 91 de cada 100 colombianos que quieren trabajar encuentran un trabajo.


Por su parte, el ministro de Trabajo, Luis Eduardo Garzón, dijo que los buenos resultados de la política económica del Gobierno Nacional han permitido que por cuatro años consecutivos la tasa de desempleo se reduzca.


Sindicatos no creen


Aunque las cifras del Gobierno parecen alentadoras con altos índices de ocupados y bajas tasas de desempleo, surgen las voces de los sindicatos que no creen en estas estadísticas.


Por ejemplo, Luis Alejandro Pedraza, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), afirmó que “los informes del Dane están como los del medio ambiente, cuando dicen que hay verano hay que sacar paraguas”, dijo además que lo que sí se puede evidenciar a través de esas cifras es que el empleo informal mantiene una tendencia al crecimiento. “El Dane incluye en sus estadísticas de empleo formal hasta a los vendedores que uno ve en los semáforos. Ese informe carece de veracidad”, aseguró el dirigente sindical.


Asimismo, aseveró que “el empleo que se está generando en Colombia es precario y no decente, son contratos por prestación de servicios por una labor determinada, sin prestaciones sociales, sin organización sindical, sin convención colectiva que sólo sirve para fortalecer el pago diario”.


Además indicó que el programa de empleo para jóvenes que se adelanta desde el Ministerio de Trabajo “lo único que busca es contratar a un número indeterminado de jóvenes con contratos de servicios, mal pagos y sin garantías laborales bajo el sofisma de experiencia para conseguir un mejor trabajo, que en las condiciones actuales no hay”.


A la CUT se une la Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC) cuyo vicepresidente Jairo Saavedra manifestó que “esas cifras que presentó el Dane no corresponden con lo que uno ve en las calles, muchos despidos y rotación de personal. Hemos visto que hay mucha desigualdad. Además la tercerización coge mucha ventaja, esos son contratos temporales, de poca calidad, mal remunerados y sin garantías”




Un llamado a la calma en el sector petrolero

Un llamado al diálogo y la concertación hizo el presidente de la Cámara de Bienes y Servicios Petroleros (Campetrol), Rubén Darío Lizarralde Montoya, a los sindicatos del sector petrolero, a los cuales invitó a trabajar conjuntamente para mitigar las consecuencias que por cuenta de la coyuntura petrolera se pueden dar en el aspecto laboral.


Según el directivo gremial, es fundamental anticiparse a los problemas para analizar las medidas o acciones a seguir, “no podemos negar que estamos ante un problema laboral en el sector petrolero, si no nos anticipamos a este de una manera positiva, tendremos consecuencias muy graves”.


Este mensaje fue dado a la salida de una reunión en el Ministerio de Trabajo, en la cual se dio un primer acercamiento a la situación laboral del sector petrolero  por cuenta de los bajos precios internacionales del crudo.


“Sin embargo no son sólo los precios bajos, estamos ante un problema que se ve influenciado por los ataques terroristas, la baja inversión que tienen proyectadas las empresas operadoras que por supuesto golpea el empleo, un desestímulo por cuenta de la Reforma Tributaria y el cese de actividades por los bloqueos en las regiones, este último ítem representa más del 30 % de los problemas del sector”, explicó Lizarralde Montoya.




La mirada académica

Para Carmen Tangarife, analista Laboral de la Escuela Nacional Sindical, la tasa de desempleo bajó pero muy poco. Ella cuestionó el real significado que puede tener un descenso en 0,5 % en el desempleo durante todo un año, máxime cuando la tasa de subempleo se ubicó en el 40 %. “Eso quiere decir que 40 de cada 100 empleados manifestó que quiere cambiar de empleo sea por insuficiencia de horas, o porque es un empleo inadecuado por competencias, es decir, está sobrecalificado para el puesto o es inadecuado en ingresos”, aclaró la experta. 


A Tangarife le preocupa que “la condición cuenta propia siga siendo la más importante y que se haya incrementado en 1,8 %, ya que en esta categoría se agrupan profesionales independientes pero también empleados informales. Si bien el empleado particular aumentó el 6 % no alcanza al cuentapropista que en la mayoría de los casos trabaja en condiciones muy irregulares”, dijo la analista. 


Asimismo, advirtió que el sector de la construcción tuvo una participación importante en el aumento de ocupados pero allí hay que vigilar las condiciones laborales.