Columnistas

La Guri,  comer caracol!
Autor: Rub閚 Dar韔 Barrientos
29 de Enero de 2015


El ep韑ogo de 2014 y la apertura de este 2015, han deparado retumbantes movimientos en los medios nacionales.

rdbarrientos@une.net.co


El epílogo de 2014 y la apertura de este 2015, han deparado retumbantes movimientos en los medios nacionales. La salida al mismo tiempo de las estrellas de La Luciérnaga Hernán Peláez y Gardeazábal (es como si se hubieran ido al unísono Cristiano Ronaldo y James Rodríguez del Real Madrid), la llegada de Gustavo Gómez y Paulo Laserna a dicho programa (lentos y sin la vivacidad de los que se fueron), la desvinculación del protagónico Luis Carlos Vélez del noticiero del canal Caracol con su endeble reemplazo (Juan Roberto Vargas) y la renuncia de Rodrigo Pardo de noticias RCN televisión, han marcado la pauta de ser paladinos hechos de la farándula.


Mientras en La Luciérnaga, Hernán Peláez –su certero conductor– hablaba poco y salía al corte con agilidad, amén de manejar el tono adecuado, en esta nueva etapa del programa que más factura Caracol radio, a Gustavo Gómez le dio por ser protagonista, parlar largo y volverse más humorista que los humoristas del espacio, además de ser plano y sin cadencia. Entretanto, Luis Carlos Vélez se marchó (¿O lo marcharon?) a Telemundo dejando el noticiero con un rating para chicanear, basándose en hacer mucho directo y llevando los periodistas a la calle a presentar informes cuasi amarillistas. El portal La Silla Vacía dijo que “el modelo Vélez ganó el pulso de las noticias en T.V.” Y en el análisis que hizo, le endilgó poca investigación a Vélez y mucho show a su alrededor, contrastando con permanente análisis, grandes especiales y honda dedicación al proceso de paz, como banderas infructuosas de Rodrigo Pardo en RCN noticias.


El pasado martes, RCN oficializó la llegada de la rubia Claudia Gurisatti para suceder a Pardo en la dirección del noticiero de RCN televisión. Llega en un momento de un rating que se sitúa por debajo del de Caracol noticias, pero con la viabilidad de ponerle el cascabel al gato pues en Caracol está Juan Roberto Vargas, un presentador y reportero sin la rutilancia de los grandes directores, que se ha limitado a darle inercia a lo que venía. Ya no está Vélez que mantenía la supremacía, razón por la cual la valluna de 41 años afronta el reto de su vida: devolverle a la cadena de las tres letras el primer lugar noticioso que en otrora tuvo y que dejó esfumar. Entregará la dirección de NTN-24, que tenía desde el año 2008 y tendrá que hacer quedar bien al escritor Julio César Londoño quien escribió de ella: “Es un conjunto prodigioso de talento, carisma, pantalones y sentido periodístico”.


La Guri es acelerada e inteligente. Le tiene miedo a los ascensores, pero es tranquila frente a sus desafíos. Tuvo que exiliarse una vez en Nueva York cuando descubrieron un plan para asesinarla por una entrevista que le hizo a Carlos Castaño. Le hubiera encantado ser astronauta o historiadora, si el periodismo no la hubiera apresado. Estudió en la Javeriana, pasó por todas las facetas: reportera, presentadora, entrevistadora y conductora de programas, le gusta ser investigativa, tiene carácter, habla rápido y ha ganado valiosos premios periodísticos. Carlos Julio Ardila, quien pesó en la decisión de que fuera ella la elegida, nos salvó de que llegara a ese cargo Vicky Dávila, quien se ha vuelto bastante fastidiosa y sonó hasta el último momento. 


He dejado para lo último, estos apuntes sobre la Gurisatti: es opositora al proceso de paz, ha tenido posiciones marcadas contra los gobiernos de izquierda, reconoció su apoyo al Centro Democrático y a su candidato Óscar Iván Zuluaga y es definitivamente cercana a Álvaro Uribe. Ciertamente, mucha distancia entre Pardo y la Guri. Creemos que podrá conquistar más televidentes y que no vendrá a perder el tiempo. No es imposible derrocar a Caracol noticias. Encontrará un set hermoso, ya en acción. Es posible que se le venga “La Noche” al noticiero de la cadena del molusco. Amanecerá y veremos…