Economía

Effects of Venezuela’s economic measures
Efectos de las medidas económicas de Venezuela
Autor: Lina María Mejía Zea
23 de Enero de 2015


Nicolás Maduro prometió que el 2015 será productivo, aunque su modelo de economía socialista se mantendrá bajo los mismos estándares de control de divisas y del mercado.


Foto: EFE 

Nicolás Maduro ante la Asamblea Nacional en Caracas, presentando las medidas económicas y su informe de gestión del 2014, en un discurso que se extendió por tres horas. 

Twitter: @linamejia04


Incremento en el salario mínimo del 15 %, alza en la gasolina, fijación de 6,3 bolívares por dólar que tienen que ver con un nuevo sistema cambiario para todas las divisas, fueron las medidas económicas que anunció el presidente venezolano Nicolás Maduro para su país, lo que no tocaría mucho las relaciones con Colombia ni tendrá impactos directos, según resaltó Giovanni Montoya, analista económico y director de Contenido del Grupo Ágora.


Sin embargo, uno de los efectos que podría seguirse viendo en la frontera de Colombia y Venezuela con las decisiones económicas anunciadas por el mandatario del hermano país, tiene que ver con el comercio en esa zona. “Si bien hace muchos años los colombianos íbamos a comprar a Venezuela, ahora lo que está ocurriendo es que los venezolanos están viniendo a comprar en nuestro país, particularmente el tema de alimentos, pese a que les salen muy costosos. Pero es por la baja provisión de alimentos en ese país”, señaló Montoya, quien, además, indicó que para los venezolanos resulta costoso por el cambio en la moneda.


En relación con el aumento del 15 % en el salario mínimo de los venezolanos, Montoya explicó que ese incremento no tiene efectos en Colombia porque hace parte de varias implementaciones progresivas por la inflación que tiene Venezuela del 63 %, siendo la más alta del mundo actualmente.


Es por esto que “los efectos son poco impactantes en la medida en que un incremento del 15 % frente a la inflación que viene arrastrando el país y frente a los altos costos de vida en Venezuela, todavía no mejora el poder adquisitivo de los venezolanos y no hace que ellos sean mejores compradores de bienes”, dijo el experto.


Para hablar del modelo cambiario propuesto por el mandatario venezolano, Giovanni Montoya indicó que el Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad)  ya existía pero que se están mostrando unas nuevas condiciones. “Esos sistemas han sido muy poco efectivos porque el cambio en Venezuela se da normalmente en un mercado abierto donde la divisa cotiza muy por encima del dólar oficial de 6,30 bolívares y muy por encima del Sicad”, apuntó el analista, quien aseguró que no hubo un cambio en las reglas del juego. “Nada que altera en la relación con Colombia porque actualmente en Venezuela hay una reacomodación de los valores, pero no hay un efecto directo sobre el país”, concluyó.  



Sobre las medidas económicas

El anuncio de Maduro sobre el mercado cambiario tiene como primera medida la fijación del cambio de 6,3 bolívares por dólar. Como segunda medida el establecimiento de un sólo Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad),  que pueda atender estamentos y necesidades económicas establecidas por un sistema de subastas con mecanismos para su integración y, como tercera medida, un nuevo sistema que funcione con bolsas públicas y privadas. Sobre el modelo cambiario, el presidente venezolano dijo que es “un sistema transitorio para atender las necesidades del desarrollo económico del país, durante un período de inversión y de recuperación, que nos permita ir estabilizando los factores fundamentales de la economía y lograr la mayor eficiencia y optimización de la inversión de las divisas convertibles del país”. 


En cuanto a la otra propuesta que entregó Nicolás Maduro frente al Parlamento venezolano, sobre el aumento del precio de la gasolina, el analista económico Giovanni Montoya ve como un problema al que el presidente venezolano se está enfrentando. “El hecho de que los vehículos en Venezuela tradicionalmente consumen mucho combustible porque el venezolano ha comprado típicamente vehículos de gran cilindraje y en segundo lugar, eso genera un efecto social bastante nocivo porque es con el reconocimiento de que un país petrolero en épocas de bajísimos precios en el petróleo, tenga que incrementar el precio para financiar su propio gasto público, es un asunto que estaría en contra de toda la lógica económica de su gobierno”.