Columnistas

縄gualdad pensional?
Autor: Rub閚 Dar韔 Barrientos
22 de Enero de 2015


Por estos d韆s se escuchan voces, como las del doctor 羖varo Pereira, director de estudios de pa韘 del departamento de econom韆 de la Ocde, que concept鷄n que la edad para jubilarse a mediano plazo deber韆 equipararse para hombres y mujeres.

rdbarrientos@une.net.co


Por estos días se escuchan voces, como las del doctor Álvaro Pereira, director de estudios de país del departamento de economía de la Ocde, que conceptúan que la edad para jubilarse a mediano plazo debería equipararse para hombres y mujeres. Y agrega que esa es una tendencia mundial, a la cual no podría escapar Colombia. Entretanto, otros especialistas piensan que –contrario sensu– la edad para pensionarse debería elevarse aún más y aluden los 65 años. Recordemos que hoy, para el régimen de prima media, es de: 62 años para los hombres y 57 años para las mujeres, con 1.300 semanas cotizadas.


La verdad es que la edad para jubilarse está asociada en el mundo con la expectativa de vivir. Y en Colombia, no me pregunten por qué, este último indicador ha venido en franco ascenso. Para 1960, era así: 58 años para los hombres y 62 para las mujeres; para 1990, era de esta forma: 65 años para los hombres y 70 años para las mujeres; para el 2006, se discriminaba de esta manera: 70 años para los hombres y 77 para las mujeres y para el 2010, era de: 79,8 años para los hombres y 85 años para las mujeres (¡Me deja dudas!). Repárese que siempre las mujeres han mandado la parada, en expectativa de vida. No obstante lo anterior, la edad para pensionarse en nuestro país exhibe que las mujeres se jubilan en edad, 5 años por debajo de los hombres.


Una primera conclusión resulta ser que las mujeres son más longevas que los hombres. Dicen los expertos que una política pensional coherente, debería apuntar a que la expectativa de vida, entregue un derrotero de la edad ideal para jubilarse. Pero esto no se cumple en Colombia: a mayor expectativa de vida, menos edad para pensionarse y viceversa. En el mundo, el panorama es otro: en Canadá, Alemania y Estados Unidos, están igualados hombres y mujeres a los 66 años. En Francia, están equiparados ambos sexos a 62 años y en España, se ponen en plano de igualdad hombres y mujeres a los 67 años. Finalmente, en Singapur e Indonesia, se vuelve un derecho igualitario a los 62 años.


No parecen claras las explicaciones del por qué en nuestro país la diferencia es tan notable (un lustro). Algunos han justificado que las mujeres deberían jubilarse antes, porque hay muchas que son cabezas de familia y deben permanecer mucho tiempo al cuidado de los hijos. Es una posición mimosa, pero si vemos que va in crescendo el número de mujeres que llegan al mercado laboral y que en muchos hogares trabajan hombre y mujer, no hallamos unas razones muy plausibles. Es más: en los fondos privados de pensiones, cada vez las mujeres les recortan trecho a los hombres y la diferencia de afiliados apenas es de un millón de cotizantes activos.


¿Se atreverá algún legislador a revolcar este tema en el mediano plazo? Los más osados ya han planteado su anuencia para hacerlo, prevalidos de una fórmula sacramental: si hay igualdad en deberes entre hombres y mujeres, también debe haber igualdad en derechos. Particularmente pienso que debería equiparse la edad, pero me asaltan varias dudas bajo esta hipótesis: ¿Se deberían igualar a 62 años? ¿Se deberían equiparar a 57 años? ¿Se debería crear una nueva edad ecléctica, por ejemplo, 60 años? Ahí sí me siento corchado. Pero considero que si la tendencia mundial es igualarlas edades, la expectativa de vida en Colombia es de unas edades superiores para las mujeres vs. los hombres y el mercado laboral cada vez integra más mujeres, me parece que se puede dar ese salto. ¿Quién se arriesga?