Columnistas

ANTV - Precio - Vargas - Embargo
Autor: Alberto Maya Restrepo
19 de Enero de 2015


La ANTV -Autoridad Nacional de Televisión- como que tiene presupuesto ilimitado, a juzgar por la cantidad de publicidad oficial que se pasa por los diferentes canales de TV, publicidad que uno ni se acuerda a qué se refirió.

La ANTV -Autoridad Nacional de Televisión- como que tiene presupuesto ilimitado, a juzgar por la cantidad de publicidad oficial que se pasa por los diferentes canales de TV, publicidad que uno ni se acuerda a qué se refirió, pero, eso sí, al final las letras ANTV son destacadas. Esa forma de gastar rima con la de Santos, quien no sabe qué es un recorte presupuestal y si lo hace, muy acorde con sus sentimientos de estrato 25, de cumplido pagador de favores políticos y de enamorado de la burocracia arrodillada a sus pies, es tan pálido que no se nota. En la ANTV fácilmente se ve que se puede ahorrar, de donde la falta de voluntad política y el afán de propaganda es lo que hace que esa entidad, antes que informar, despierte sentimientos de organismo santista, esto es, derrochador.


***


La fórmula para calcular el precio de la gasolina en Colombia parece ser, como dicen, más ancha que la manga de un fraile. Si el petróleo baja de precio en un 50% y el dólar se incrementa en un 25% dizque sigue habiendo desbalance en contra del consumidor, y si “calculan” disminución en el precio es tan poquita que pareciera que lo terminaran fijando a ojo de manera que al gobierno le quede una tajada importante. Es más transparente una botella con petróleo crudo que la fórmula esa y su aplicación.


***


Desagradable, por decir lo menos, debe ser para algunos ministros del gobierno Santos ver que Germán Vargas Lleras, respaldado por los dineros públicos, se dedique a meterse en sus obras y acciones. Cuando hay contrato para firmar o cinta para cortar, allí está Vargas hablando, firmando y haciendo inauguraciones, en fin, digamos que “sin querer queriendo” haciendo su campaña política con miras a las elecciones presidenciales de 2018. Para el vice lo importante es estar en la foto, en los medios, para no perder actualidad. Entre tanto, el ministro del ramo correspondiente se limita a observarlo, cuando está presente en los shows, o a morderse los codos si quedó en su escritorio viendo el robo propagandístico. Entre tanto, Santos guarda silencio y así moralmente apoya a quien aspira a sucederlo… si no es que en Cuba, por “mandato” de La Habana o de Caracas y en aras de “su” paz, se negocia la sucesión presidencial.


***


La decisión de Obama de iniciar contactos para restablecer relaciones diplomáticas con Cuba ha llevado a que algunos piensen que las cosas van a cambiar de la noche a la mañana. Los cubanos, mientras no tengan dinero para gastar, no van a sentir alivio en su pobre modus vivendi. Al pueblo no le alcanza sino para sobrevivir. Un médico decía que se ganaba al mes el equivalente a unos 20 dólares. Un ciudadano del común decía que en Cuba sí tenían autorización para sacar pasaporte, para salir del país, en fin, pero agregaba: ¿cómo pagar un tiquete para ir siquiera a Miami si gano como 15 dólares al mes? Un chofer de carro de turismo decía que a él le iba mejor por las propinas y que se ganaba unos 8 dólares a la semana. Y saber que el gobierno venezolano está llevando al pueblo de esa nación a situación similar.


Pese a los buenos oficios del Papa Francisco, no puede pensarse que el embargo, que se aplica en cumplimiento de una ley del Congreso norteamericano, vaya a terminar pronto, pues en este enero entró en funciones el nuevo Congreso, producto de las elecciones de 2014, el que será mayoritariamente republicano, tanto en el Senado como en la Cámara, de donde las tensiones entre el presidente demócrata y el nuevo Congreso llevan a inferir que aventurarse a dar casi por hecho el levantamiento de tal embargo, sin contar con los cambios que deben exigirse al gobierno castrista para que respete los Derechos Humanos, suena más a corazón que a cerebro. Raúl Castro dijo que será dura la tarea. Venezuela no tiene ya cómo seguir subsidiando petróleo a Cuba… por eso los Castro miran hacia Estados Unidos, reconociendo implícitamente el fracaso económico de su revolución.