Economía

The drought affects navigability of the Magdalena
La sequía afecta la navegabilidad del Magdalena
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
14 de Enero de 2015


El río Magdalena tiene una extensión total de 1.540 kilómetros, recorre de sur a norte al país y transporta el 1 % de la carga nacional.


Twitter: @olgarendonm


Los bajos niveles del río Magdalena, cuyas aguas han descendido a niveles mínimos, mantienen en alerta roja a las autoridades gubernamentales, empresas de transporte fluvial y de carga, pescadores, y pobladores de la cuenca media del principal afluente de Colombia.


Por el río Magdalena se transportan 1,4 millones de toneladas, lo equivalente al 1 % de la carga nacional, pero por la situación climática actual la navegabilidad se ha restringido en unos puertos y suspendido en otros.


El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, advirtió en su informe del fin de semana que la emergencia y la alerta roja se mantiene en jurisdicción de la estación de Barrancabermeja, dado que a pesar que en las últimas horas el nivel ha tendido a estabilizarse temporalmente, los valores siguen estando por debajo del promedio de los mínimos históricos para la época.


“Para el mes de enero en la cuenca del río Magdalena se espera que prevalezca un comportamiento de descenso en los niveles en la zona media y baja de la cuenca, la cual será más acentuada durante las dos últimas semanas del mes. En los afluentes de la cuenca alta y media se presentarán incrementos súbitos de nivel de magnitud ligera a moderada durante la primera quincena”, reveló el Ideam.


De hecho, el Ideam recomendó a los usuarios del afluente, que debido a las restricciones en la navegación se aconseja estar atentos a los comunicados que en tal sentido pueden emitir las capitanías de los puertos de esta zona.


Es así como el gerente de Operaciones de la Naviera Fluvial Colombiana, Raúl Muñoz, informó que la navegación para embarcaciones de gran calado está cerrada, y los puntos críticos están ubicados en los kilómetros 555 en zona del municipio de San Pablo, en los alrededores de Puerto Wilches (kilómetro 597), Pinillos y los kilómetros 605, 594, 570 y 568.


De acuerdo con el asesor Técnico de la Corporación Autónoma Regional del Río Grande de la Magdalena (Cormagdalena), Paulino Galindo, para los meses de enero, febrero y marzo, el río tradicionalmente cuenta con niveles bajos de agua, no obstante, en este momento se han acentuado.


Agregó que dicho fenómeno retrae las lluvias y produce efectos en la navegación, la cual ya se encuentra en algunos puntos restringida.


La restricción consiste en que el convoy de navegación, que está compuesto por seis barcazas y un remolcador y que movilizan normalmente 7.200 toneladas, es decir, el equivalente a 240 tractomulas, ya no puede hacer el paso completo.



Posible desabastecimiento

Las comunidades ribereñas se han mostrado preocupadas por el posible desabastecimiento al que llegarían si la situación de restricción de la navegabilidad del río Magdalena se mantiene.


En Puerto Berrío (Antioquia) el cauce desciende hasta 2,46 metros y los más afectados son los pescadores que son quienes, además del puerto, más mueven la dinámica económica del municipio y los transportadores. 


En el municipio de Honda en el norte tolimense, se reporta que el nivel del río está por debajo de los tres metros, situación que genera angustia en la denominada ciudad de los puentes, debido a que se pueden generar problemas de desabastecimiento de agua en la quebrada Padilla, que surte del agua el acueducto principal  y el río Magdalena es una de las fuentes alternas, para captar el servicio.


Además el comercio asociado a la navegabilidad también empieza a sufrir serias consecuencias.