Economía

Shortage in Venezuela surrounds the border
Desabastecimiento en Venezuela bordea la frontera
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
13 de Enero de 2015


La situación de escasez en Venezuela se agrava y las personas que viven en la frontera son víctimas de la política económica del país vecino.


Foto: EFE 

Los venezolanos compran rápidamente los productos que llegan, por lo que escasean muy pronto.

economia@elmundo.com


En Twitter: @olgarendonm


"Acá la situación es tétrica: desabastecimiento, no se consigue leche, mantequilla, papel sanitario, cloro, detergente, jabón, pasta dental, harina, pan, café, etc, y cuando llegan, las colas son larguísimas y mandan a la policía. Aquí todas las ventas son limitadas, el sueldo no alcanza, todo se paga con sobreprecio. La inseguridad es grande, matan a cualquiera por un celular. Los servicios son pésimos, la calidad de vida se vino abajo”, le contó al EL MUNDO la ciudadana venezolana Zaira Montenegro.


Y es que el 2015 empezó en Venezuela con grandes filas en los abastos y supermercados, un problema que, según empresarios y productores, ya tiene un par de años pero que este enero tocó niveles críticos.


Las causas de esta escasez de artículos básicos varían según la fuente y se mencionan, entre otras razones, la intermitencia en la entrega de divisas en el marco del control de cambio, el contrabando y el desabastecimiento natural de principios de año.


El desabastecimiento se produce, además, en un escenario de recesión económica, con una inflación de más del 60 %, según el Banco Central del vecino país, en US$47 con tendencia a la baja.


La atmósfera que se respira en los supermercados es de tensión, contó Zaira, ya sea en las largas “colas” o filas o cuando se está a la expectativa de la apertura de cajas con productos escasos y las multitudes de compradores se apuran y empujan para poder obtener alguno de los artículos.


La ministra del Interior de ese país, Carmen Meléndez, anunció este jueves la instalación de un operativo para resguardar la seguridad de los venezolanos que se encuentran en abastos y supermercados y, tras negar que existe escasez de productos, pidió a los consumidores que “dejen la desesperación” pues hay productos para todos.


El economista y presidente de la firma encuestadora Datanálisis, Luis Vicente León, ha dicho sobre las filas en los supermercados y redes de comercios que el responsable de las “súper colas” no es el contrabandista ni es el empresario, sino el modelo de control que impide una oferta plena.


Aseguró que la mayoría de esas filas corresponden principalmente a desplazamientos masivos de personas que trabajan comprando productos regulados para venderlos a precios más altos en el mercado informal, de lo que se ha culpado a varios colombianos que atraviesan la frontera para aprovechar el cambio de divisa beneficioso para Colombia.


El primer vicepresidente de Fedecámaras, la mayor patronal de Venezuela, Francisco Martínez, dijo que si bien es normal que exista algún porcentaje de desabastecimiento cuando se inicia un nuevo año, la principal causa de la escasez en el país es el sistema de control de cambio de divisas que funciona desde 2003.


A su juicio, Venezuela no tiene un sistema de divisas que sea confiable, transparente ni constante, que le permita el acceso de las divisas a los ciudadanos y sobre todo a las empresas para poder adquirir los bienes intermedios y las materias primas necesarias para producir los bienes y servicios.


La solución al problema pasa por la implementación de un sistema que unifique los tres tipos de cambio de la moneda que actualmente funcionan en el país, al señalar que cada vez que escasean las divisas, escasean los bienes y servicios, explicó Martínez.



La frontera se resiente

Venezuela espera el regreso del presidente Nicolás Maduro de su gira por Asia, que este dicte medidas sobre el nuevo sistema cambiario que se establecería en el país, lo que ha generado nerviosismo en la frontera porque podría resentirse más la relación comercial, que viene debilitada desde agosto con el cierre fronterizo.


Rodolfo Mora, presidente seccional de Fenalco Norte de Santander, señaló que, aunque faltan detalles, se prevé que el nuevo sistema le apuntará a una devaluación del dólar oficial, que como consecuencia generaría un alza de precios en los productos venezolanos de primera necesidad disparando aún más la inflación, pero que equipararía un poco los precios entre Colombia y Venezuela, lo que va en la línea de la lucha contra el contrabando.