Mundo deportivo

Distances get shorter at the Dakar
Se recortan distancias en el Dakar
11 de Enero de 2015


En la lucha por el primer lugar de la general, De Villiers recuperó terreno con respecto al catarí Al-Attiyah. Ayer descansaron las motos.


Foto: EFE 

La etapa de mañana en carros terminará en Iquique, Chile.

Redacción EFE 


El argentino Orlando Terranova (Mini), ganador ayer de la séptima etapa del Dakar 2015, y el resto de los pilotos de la caravana coincidieron en destacar la dificultad que planteó la altitud en esta especial que unió la ciudad chilena de Iquique con la boliviana de Uyuni.


“No ha sido fácil navegar. Complicada pero bueno. Tenemos que trabajar en el auto ahora y volver a Chile para que el equipo pueda ponerse manos a la obra”, declaró ‘Orly’ Terranova.


“Hemos mejorado, pero tenemos que buscar no cometer errores. Creo que vamos a llegar y el año que viene estaremos ahí peleando”, añadió el argentino.


El líder de la clasificación general, Nasser Al-Attiyah (Mini), también hizo hincapié en la exigencia física de la altitud.


“No ha sido que la etapa fuera difícil, ha sido la altitud. He tenido que parar tres veces a vomitar. Y me dolía la cabeza”, reveló. “El coche está en perfecto estado y sólo le vamos a cambiar los neumáticos. Hacerle algunos controles y ya a descansar, pero antes voy a pasarme por el servicio médico a que me ausculten”, añadió el catarí.        


Nani Roma (Mini) volvió a demostrar su alegría por otra etapa de buen rendimiento y manifestó que “más o menos” administró la situación, pese a que al llegar a Uyuni sintió mucho dolor de cabeza. “Espero que esa situación no me impida dormir bien esta noche porque estamos muy motivados para terminar esta etapa maratón”, agregó.


El segundo en la clasificación, el sudafricano Giniel de Villiers (Toyota), se declaró satisfecho por haber recortado casi tres minutos al líder y listo para la vuelta a Iquique.


Por otra parte, pese a la victoria el argentino Terranova se mostró crítico frente a la organización del Dakar.  “Se ha hecho muy difícil el Dakar y la gran crítica que yo le hago a la carrera es la hoja de ruta, que es un desastre. Por ahí David Castera (director del Dakar) como se está yendo, está muy poco preocupado pero es muy peligroso. Nosotros como equipo vamos a hacer una reclamación”, declaró Orlando Terranova en el campamento de Iquique.


“Se hace muy peligrosa esta situación. Nosotros vamos arriba de un auto pero entre los chicos de las motos, si alguien no hizo su tarea, se torna muy peligroso. Si Castera se quiere ir, que lo haga pero que haga la hoja de ruta en condiciones”, añadió el piloto argentino.



Satisfacción en Bolivia

El presidente de Bolivia, Evo Morales, celebró la segunda participación de su país en el recorrido del Dakar y agradeció a la organización por sumarlo a una prueba que lo integra al mundo. “Estoy contento porque Bolivia participe por segunda vez de este Dakar y le quiero agradecer a la organización por permitirle a mi país integrarse al mundo”, dijo el primer mandatario boliviano en una conferencia de prensa ofrecida en el campamento de Uyuni. “Nosotros veíamos esta prueba por televisión cuando se hacía en África y ahora la tenemos en Bolivia, con gran felicidad por parte de todo el público”, añadió. Ante la consulta sobre si hoy el regreso de la etapa maratón de coches podría tener su partida desde el Salar de Uyuni, tanto el presidente como la organización fueron cautelosos.