Economía

2015: a gray year for industry
2015: un año gris para la industria
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
6 de Enero de 2015


El Gobierno y los empresarios tienen una mirada diferente de lo que será el 2015 para la industria, grandes retos y poca competitividad acecharán al gremio durante estos doce meses.


economia@elmundo.com  


En Twitter: @olgarendonm


Necesitamos acciones transversales, regionales y sectoriales que tengan efectos inmediatos y le permitan a las empresas pasar del estancamiento actual a unas tasas altas y sostenidas. Necesitamos la ejecución de una agenda de competitividad que cuente con estrategias para las cadenas de valor industriales para que ocupen un papel protagónico en el desarrollo económico de Colombia”, aseguró la Andi, gremio de los empresarios frente a los retos de la industria para este año.


“En lo sectorial, la industria manufacturera continúa rezagada frente a otras actividades y el PIB total. El promedio de crecimiento del PIB entre 2000 y 2014 fue 4,2 % anual, mientras que el PIB industrial creció apenas 0,2 %. En 2014 no se logró revertir esta tendencia y la industria siguió creciendo 4,5 puntos por debajo del PIB. A este complejo entorno se sumaron los problemas de contrabando e informalidad”, aseguró la Andi.


En 2014 el comercio exterior colombiano tampoco fue ajeno a estos problemas. La tímida recuperación de la economía global, el descenso de los precios de las materias primas en el ámbito  mundial, sumado a los altos costos que asumen las empresas para producir en Colombia, han propiciado el lento avance del comercio. En efecto, para los primeros diez meses de 2014 las exportaciones totales colombianas se redujeron 3 %, de las cuales las industriales cayeron 10 %.


En 2014 se aprobó en el Congreso de la República el TLC con Corea, lo que deja también preocupado al gremio. Al respecto, el senador Jorge Robledo manifestó que “son muy conocidas la fuerte competitividad de la industria coreana y la debilidad de la instalada en el país, hasta el punto de que la balanza comercial industrial colombiana, sin café ni refinerías de petróleo, va a ser negativa en unos US$35.000 millones en 2014.


“Sacrificar la industria a cambio de una ganancia agropecuaria, aun si fuera cierta, que no lo es, condena a Colombia al atraso y la pobreza, dado su papel insustituible en el desarrollo científico y tecnológico, las bases de todo progreso”, continuó el senador.


Pero la ministra de Comercio, Industria y Turismo, Cecilia Álvarez Correa, ha sido enfática en afirmar que en el sector agroindustrial, hay productos ganadores con ese TLC: en el subsector de alimentos con potencial exportador como las confituras y mermeladas, los jugos, las galletas y los confites, entre otros. En el sector industrial, además de las oportunidades mencionadas para la industria de alimentos, existe potencial exportador para cuero y marroquinería, cosméticos y algunas confecciones, entre otros. ProColombia, además, identificó 444 nuevos productos no minero energéticos con potencial exportador de Colombia hacia Corea.


“El Acuerdo permitirá al país el ingreso inmediato a Corea sin arancel del 98 % de las líneas arancelarias que clasifican los bienes industriales y en 5 años el restante 2 %”, afirmó Álvarez Correa.


“Para los sectores sensibles, como son vehículos y línea blanca de electrodomésticos, y de acuerdo con las solicitudes del sector privado, se establecieron plazos de desgravación largos para dar espacio a los ajustes necesarios”, explicó la ministra.



También habrá buenas cosas

“El panorama no es del todo gris, el país continúa sobre la senda de la estabilidad por la solidez de los fundamentales de la economía; el posicionamiento de Colombia en la región; los esfuerzos del país en la adopción de buenas prácticas; los flujos de inversión extranjera directa que continúan entrando al país, aunque a un menor ritmo; la buena dinámica de la demanda doméstica; las potencialidades de los TLC, que ahora exigen una serie de acciones que permitan que el empresariado los aproveche plenamente y la recuperación de Estados Unidos, nuestro principal socio comercial, que podría traducirse en mayores exportaciones y un mayor ingreso de remesas”, explicó la Andi.


Por su parte, el ministro de Hacienda y Crédito Público, Mauricio Cárdenas Santamaría, manifestó que durante el 2015 la industria vería un crecimiento del 4 % y que sería el sector más beneficiado con la devaluación.


“Tenemos retos de corto y mediano plazo. En el corto plazo debemos buscar crecimientos más altos y sostenidos. En particular, en la industria manufacturera jalonada por la ciencia, tecnología e innovación”, concluyó el gremio.