Columnistas

Las coronas del 2015
Autor: Carlos Cadena Gait醤
29 de Diciembre de 2014


Sin lugar a dudas, este fue el a駉 del cambio de paradigma hacia la movilidad sostenible.

En términos de movilidad sostenible hay mucho por recordar en el 2014. Además, hay mucho por proyectar hacia el 2015.


Sin lugar a dudas, este fue el año del cambio de paradigma hacia la movilidad sostenible. La Alcaldía de Medellín se la jugó de manera muy acertada por una pirámide invertida de la movilidad. Esta pirámide, que ahora es ejemplo global ubica al peatón y al ciclista en el tope, y privilegia el transporte colectivo por encima del transporte individual privado. El nuevo POT construye todo su concepto de movilidad basado en esta idea, el director de Planeación es referencia latinoamericana gracias a su éxito defendiéndola, y el alcalde de Medellín no pierde oportunidad en ninguna reunión pública para recalcar este gran logro.


Sin embargo, la realidad en papel todavía es muy diferente a la realidad física de nuestra ciudad. El carro sigue siendo el rey en la gran mayoría de nuestras vías, los buses siguen siendo deficientes y contaminantes, y los peatones siguen teniendo que poner en peligro sus vidas para llegar de un lugar a otro. Esto indica que el 2015 podría ser el año durante el cual se dé el real punto de quiebre en la movilidad de esta ciudad.


En ese sentido, hay programas y proyectos que probablemente se llevarán las “coronas”. En primer lugar, Parques del Río se perfila como el gran mega proyecto de la Medellín actual. Si los líderes del proyecto, logran imponer su visión de sostenibilidad y transformación profunda de un espacio que –todavía– no tiene ninguna característica humana, podrían pasar a la historia como los responsables de una transformación ejemplar para una ciudad en el mundo en desarrollo. Será difícil, porque sus opositores son los ultrapoderosos y extremistas creyentes del desarrollo capitalista.


El segundo proyecto será EnCicla. En el 2014, este programa de bicicletas públicas se convirtió en el primer sistema mixto del mundo, y cierra diciembre con impresionante trabajo disciplinado y resultados serios. Si el nuevo director del Área Metropolitana logra darle un último empujón estratégico a este programa (conquistando el centro histórico de la ciudad, y otros dos municipios vecinos), el 2015 podría catapultarlo hacia la fama global, aprovechando que los ojos de los expertos globales en el tema se posarán sobre nuestra ciudad, durante el Foro Mundial de la Bicicleta, a celebrarse aquí en febrero.


La corona de perdedor se la disputarán dos proyectos de infraestructura física para la movilidad que nadie quiere mencionar: el Puente de la Madre Laura, y la Valorización en El Poblado. Mientras el puente se vende como un proyecto de ciudad sostenible (nada más contradictorio y anacrónico para una sobredosis de cemento a escala inhumana), los puentes y pasos a desnivel de El Poblado ya tienen ahogada la movilidad de esa comuna. Ambos corresponden a inversiones de cientos de miles de millones de pesos, y ninguno (léase bien: ¡ninguno!) de estos proyectos solucionará ningún problema de movilidad en esta ciudad. Apenas se inauguren, será cuestión de meses para que los volvamos a ver tan atascados como el puente de la 4 sur, el puente anti-peatones de la Avenida de El Poblado a la altura de Santa Fe, o el puente anti ciclistas de San Diego. Por el hecho de que los proyectos de valorización, fuera de eso, implican grandes costos directos para los ciudadanos, me arriesgo a decir que el Fonvalmed será el gran perdedor del 2015.


Las tres grandes incógnitas del 2015 serán: (1) ¿Logrará el Metro encontrar la manera de ingresar una cantidad adicional de trenes para optimizar su servicio? (2) ¿Qué saldrá del proceso de TPM? ¿Lograremos optimizar el servicio de transporte colectivo en la ciudad, y sobre todo en el centro? (3) ¿Seremos capaces como sociedad de empujar y apoyar la peatonalización de vías claves de la ciudad? Habría que empezar por La Playa, seguir con Bolívar y lograr –por fin– la peatonalización del Parque Lleras y la Vía Primavera.