Economía

Surviving business women, another bet for peace
Empresarias sobrevivientes, otra apuesta por la paz
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
21 de Diciembre de 2014


Microfranquicias para la paz es una estrategia de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) que busca generar unidades productivas con población vulnerable.


Foto: Esneyder Gutiérrez Cardona 

El presidente Juan Manuel Santos inauguró con parte de su Gabinete el Minimarket 2x3, ubicado en el barrio Cabañas, de Bello.

Twitter: @olgarendonm


¿A usted qué le pasó?” les preguntó el presidente Juan Manuel Santos a cada una de las tres víctimas del conflicto armado que hacen parte de las 483.000 víctimas reparadas por el Estado y que con parte de la indemnización que recibieron invirtieron en uno de los Minimarket 2x3 para la reconciliación y la paz que habrá en Antioquia.


Las víctimas contaron parte de sus historias que incluyen desplazamientos, homicidios, orfandad y dolor, pero también hablaron de esperanza, de negocios, de la posibilidad de progresar y de sacar a sus familias adelante con su tienda inaugurada en el municipio de Bello.


Se trata de una iniciativa que se ha venido desarrollando en varios departamentos del país, principalmente en la costa Caribe, que busca crear y formalizar 37 tiendas: 22 dirigidas a víctimas del conflicto armado y quince a personas desmovilizadas en proceso de reintegración.


Paula Gaviria, directora de la Unidad para la Atención y Reparación Integral para las Víctimas, las llamo “empresarias sobrevivientes” e indicó que ellas “son personas capaces, empresarias, no son el prototipo que tenemos en la cabeza, el imaginario de las víctimas pobrecitas, incapaces, peligrosas muchas veces. Este país está definitivamente cambiando, son personas que necesitaban era una oportunidad, ser reconocidas, ser apoyadas por el Estado”.


Por su parte, “para el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo es importante fomentar y propiciar las acciones conjuntas que le apunten a la paz y a la reconciliación, resaltando que el sector privado tendrá un rol fundamental en el posconflicto y particularmente en lo concerniente a la reparación de las víctimas”, afirmó la titular de esa cartera, Cecilia Álvarez-Correa. 


El presidente Juan Manuel Santos dijo durante la inauguración de la tienda que: “Estamos en el tránsito hacia un país en paz y hay que darles oportunidades a las víctimas”.


Paula Gaviria afirmó, además, que la política de la Unidad “es reconocer dónde están las personas más vulnerables,  de la población desplazada, poder concentrarnos en ellas con la ayuda humanitaria y poder mirar las personas que ya han recibido una ayuda, que ya tienen una vida productiva, que ya retomaron su vida, que sigan avanzando para superar su vulnerabilidad y posteriormente en la reparación. Es como decir ‘avanzamos juntos’ y no tenemos un grupo de personas por siempre dependientes del Estado”.


Alejandro Guidi, actual jefe de Misión de la OIM Colombia, afirmó que “iniciativas como estas están marcando la historia del país y mostrando una serie de aprendizajes frente a la reconciliación y el restablecimiento de los derechos de las poblaciones más vulnerables, pues se busca que todos cuenten con oportunidades para sostener a sus familias y aportar a la reconciliación nacional como un paso importante para la paz”, en alusión al crecimiento y acogida que ha tenido el proyecto, pues se pasó de un plan inicial con sólo quince tiendas y ahora se prevé crear 37 en siete departamentos, incluidos Antioquia, Cesar, Atlántico, Bolívar, Sucre, Córdoba y Santander.



Una alianza

En el diagnóstico para esta iniciativa la OIM estableció que la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR), con el apoyo de la Agencia del Gobierno de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) y OIM, a través del Programa de Reintegración de Excombatientes con Enfoque Comunitario (Core), invitaron a la Compañía Colombiana de Tabaco (Coltabaco), a Fenalco Atlántico y a los gobiernos locales a formular un proyecto que brindara una alternativa de ingresos rentables y sostenibles para personas desmovilizadas en proceso de reintegración y que a la vez funcionara como una herramienta de reconciliación con las comunidades receptoras. Fue así que en  noviembre de 2011 se abrió la primera tienda Minimarket 2x3 en Ciudad Jardín, Barranquilla.


Humberto Mora Álvarez, vicepresidente de Coltabaco, recordó que su compañía ha “aportado hasta ahora US$400.000. Lo nuestro básicamente va al capital semilla, hay otros que se han unido recientemente, el MinCIT y Postobón, por ejemplo”.


 “Acciones de este tipo y programas como los Minimarket 2x3 abonan el terreno para el posconflicto y brindan la oportunidad de tener una paz estable y duradera, además de fortalecer la reconciliación entre las personas”, concluyó el presidente de Postobón, Miguel Fernando Escobar, en referencia a la vinculación de dicha organización al proyecto, lo cual resalta la importancia de la participación de la empresa privada en la construcción de paz. 


Cada tienda está conformada por tres víctimas del conflicto armado o personas en proceso de reintegración, lo cual implica que habrá 111 beneficiarios directos, quienes a su vez se convertirán en empresarios. En total, el proyecto ha recibido inversiones superiores a los $3.100 millones.