Columnistas

Sobre el asesinado Dr. 羖varo G髆ez H.
Autor: Abelardo Ospina L髉ez
17 de Diciembre de 2014


El anuncio de que el crimen del Dr. 羖varo G髆ez Hurtado no ha prescrito son muchas las sensaciones que ha despertado en el pueblo, liberal y conservador y dem醩 matices pol韙icos, operantes en Colombia.

El anuncio de que el crimen del Dr. Álvaro Gómez Hurtado  no ha prescrito son muchas las sensaciones que ha despertado  en el pueblo, liberal y  conservador y demás matices políticos, operantes en Colombia.


Gran debate ha despertado la veterana periodista María Isabel Rueda, en columna del diario EL Tiempo, en el que “cuestiona el tratamiento que la Fiscalía ha dado al asesinato de  Gómez Hurtado, político y periodista conservador, que también excandidato a la Presidencia de la República. Ha dicho el fiscal general que el crimen fue“una grave violación a los derechos humanos”, que no ha de prescribir en el 2015. Habrán, pues, de continuar con estudio acerca de la forma como ocurrió el crimen, vale decir, realizar asociaciones de casos procedentes y necesarias, con el fin de identificar a los responsables. Ha de citar próximamente a la periodista, en orden a establecer un mejor perfil del líder político. El columnista, con la noticia entre ceja y  ceja, de inmediato se fue a buscar en añejas Revistas Semana y en la 318, de junio 13 de 1988, halló publicación sobre el “desaparecido” que aspiraba al Solio de Bolívar para el período 1986-90. Secuestrado fue, dijo la revista, en medio de una violenta balacera. Acababa de despedirse de su amigo Alfonso Palacio, a quien se había encontrado a la salida de la iglesia, cuando cuatro hombres la emprendieron a fuego contra su escolta, quien cayó acribillado.


Alguna vez dijo el candidato: “la seguridad es más apremiante acaso que el de la propia pobreza. Estar seguro es una condición sublime, propia de las sociedades cultas y políticamente evolucionadas. Es un don que no se da sino a los pueblos que lo merecen”. Con la aparición del terrorismo y la guerrilla urbana, se duele de que “ningún país puede garantizar la seguridad de sus súbditos, porque tiene que soportar transacciones con los violentos, que significan el desconocimiento público y cobarde de las formas jurídicas”.


Juan Diego Jaramillo en “El Gómez que yo conozco”, estampó: “Un hombre de principios, es decir, un convencido de las ideas. Y por lo tanto, un gran combatiente intelectual. Su afición por la inteligencia, no lo llevó nunca, sin embargo, a caer en la arrogancia del humanismo, es decir, en la interpretación puramente racional sobre los orígenes del hombre y de la vida. Es un católico integral, al estilo de los antiguos españoles”.


“Es mucho lo que podríamos derivar de la inteligencia y de la cultura de Alvaro Gómez. Si logra dominar el instinto de ser Presidente, seguramente va a seguir perfeccionando su talla espiritual y humana, hasta alcanzar las grandes culminaciones que se le ofrecen al hombre extraordinario, para bien de la patria”,


Sí señores: fue prudente en el pensamiento y reflexivo en sus acciones.Fabuloso que existiera y aglutinara en una sola fuerza política su credo, como en tiempos de gloriosas participaciones en gobierno de  los colombianos.Lúcida paz le seguiremos deseando en su tumba ya sus copartidarios, de hoy y de siempre.