Fútbol en el Mundo

Nacional stopped at the gates
Nacional se quedó a las puertas
Autor: Andrés Felipe Bedoya Serna
11 de Diciembre de 2014


Tal y como sucedió en 2002, Atlético Nacional perdió el título de la Copa Sudamericana ante un conjunto argentino. En aquella oportunidad su verdugo fue San Lorenzo y anoche la Copa quedó en manos de River Plate.



Alexis Henríquez (atrás) tuvo una destacada actuación. Aquí acosa a Rodrigo Mora, a quien contuvo bien en los dos partidos. 

En un abrir y cerrar de ojos y cuando menos se esperaba, Atlético Nacional perdió una gran oportunidad de levantar por primera vez en su historia el trofeo de la Copa Sudamericana.


Dos goles de cabeza en un lapso de cuatro minutos le dieron el preciado botín al River Plate argentino, que venció en su reducto (2-0) y sumó un título que aún no había conseguido.


Una vez más la pelota quieta se convirtió en el dolor de cabeza de Nacional. La bendita pelota quieta, quizás el gran talón de Aquiles del equipo en la era Osorio.


Porque por esa vía quedó eliminado de anteriores certámenes. Y por más que se trabajó y trató de corregirse, el Verde falló en ese aspecto y se privó de apuntarse una nueva conquista internacional.


En el minuto 54 Gabriel Mercado cabeceó a placer para vulnerar la valla de Franco Armani, que hasta ahí era la gran figura de la noche. Y en el 58 fue Germán Pezzella quien amplió la ventaja, solo y sin marca.


El segundo gol terminó por derrumbar lo que quedaba del espíritu nacionalista, que no pudo reaccionar después de los dos golpes recibidos.


“Lo que ha hecho este equipo es muy grande, no ganar este título no empaña lo hecho durante más de dos años”. 

Juan Pablo Ángel


Así fue el partido


Nacional sufrió en los primeros minutos del juego. Como era de esperarse, River Plate salió con todo, aprovechando el plus que le generó estar alentado por más de 60.000 almas y de la mano de Leonardo Pisculichi, la gran figura de la final, comenzó a inquietar.


De no ser por la inmensa actuación del golero Armani, el local hubiese podido irse rápidamente arriba en el marcador.


Uno a uno salvó los remates el golero “gaucho”, corrigiendo fallos garrafales de sus defensores.


Alexánder Mejía lució sacrificado en marca, Edwin Cardona no gravitó y toda la responsabilidad en el ataque la asumió Luis Carlos Ruiz, quien tuvo la primera oportunidad clara para su escuadra mediante un remate que salió apenas desviado. Acto seguido fue Cardona el que tuvo una inmejorable ocasión para convertir, pero el golero Marcelo Barovero desvió su remate.


En términos generales, Nacional tuvo un primer tiempo aceptable, en el que sufrió pero también tuvo pasajes de buen fútbol. En la segunda parte River Plate consiguió rápidamente la ventaja y la supo administrar hasta el final.


Al final fue justo y merecido campeón, ya que en el balance global de la serie fue superior y después de varios años de frustraciones pudo resarcirse y reverdecer laureles en el campo internacional.


Este título le permitirá al conjunto “Millonario” disputar la Recopa Sudamericana el próximo año ante San Lorenzo, actual campeón de la Libertadores; y la Copa Suruga, ante los japoneses del Gamba Osaka.


Para el Verde queda superar rápidamente este mal trago, sobreponerse a la desazón y recuperarse, ya que este domingo se juega su última carta pensando en la final del torneo Finalización, ante Santa Fe en el estadio Atanasio Girardot. 




Así lo vivieron los protagonistas

Francisco Nájera:


“No pudimos sobreponernos después de los goles de River. Sobre el cambio de esquema, era algo que el profesor Osorio tenía en su cabeza desde que terminó el partido en Medellín, la intención era tener muchos más hombres para sacar limpio el balón desde atrás. Me dolieron mucho los goles, trabajo para evitarlos, creo que somos más equipo de lo que fuimos hoy (ayer), es la gran conclusión que me llevo”.


Leonardo Pisculichi:


“En el entretiempo (Germán) Pezzella me dijo que lo buscara más en los tiros de esquina, traté de hacerlo, tenemos grandes cabeceadores y ahí se vio lo bueno que es el equipo. Nacional fue un gran rival, jugó bien pero en el segundo tiempo tuvimos carácter, manejamos más la pelota, hicimos lo que mejor sabemos hacer, con actitud y somos justos ganadores de la Copa”.


Ariel Rojas:


“Nos habíamos propuesto emular lo hecho en el segundo tiempo en Medellín, supimos jugar y entender el partido y nos merecemos este título. Era importante mantener la calma, no desesperarnos y saber que en el segundo tiempo las que tuviéramos las teníamos que aprovechar, lo hicimos con la pelota parada y manejamos bien el partido. Todo esto tiene un sabor especial también por dejar a Boca en el camino y por suerte lo pudimos rubricar con el título”.




Tabla de goleadores de la Sudamericana

Con cuatro goles:


Leonardo Pisculichi (River Plate).


Con tres goles:


Edwin Cardona (Atlético Nacional), Donald Millán, Daniel Chávez (Universidad César Vallejo), Fernando Gago, Andrés Chávez (Boca Juniors), Antonio Pacheco (Peñarol), Ángel Mena, Pedro Quiñónez (Emelec) y Diego Doldán (General Díaz).