Economía

Austerity Plan underway
Plan de austeridad en funcionamiento
Autor: Federico Duarte Garcés
8 de Diciembre de 2014


Las medidas del Plan de Austeridad buscan generar ahorros adicionales al recorte del 10 % en gastos generales aprobado en la Ley de Presupuesto.


Twitter: @fededg1989


Apagar la luz a la salida de cada funcionario, así como usar sanitarios de bajo consumo y bombillos ahorradores con sensores, hacen parte de la directiva del Gobierno Nacional para racionalizar los gastos de funcionamiento del Estado. Según la circular enviada a ministros de despacho, directores de departamento administrativo, superintendentes, directores, gerentes, presidentes de entidades descentralizadas de la rama ejecutiva nacional y servidores públicos, en general, “se trata de ahorrar para hacer más y mejor, o lograr mayores resultados con los mismos recursos”. 


El pasado 29 de septiembre el presidente Juan Manuel Santos anunció una reducción de gastos en el funcionamiento del Estado de $1 billón, correspondientes a US$493 millones en el presupuesto de 2015 como parte de una medida de austeridad para mantener el crecimiento de la economía. 


En ese momento Santos alegó que si bien Colombia es el primer país en América Latina en materia de crecimiento e inversión, así como en reducción de la pobreza extrema, “hay nubarrones en el sector externo” al referirse a la desaceleración de la economía china y los bajos pronósticos ratificados una semana después por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para América Latina. Y remarcó que esa solidez económica se debe a la situación fiscal. 


De ahí que en consejo de ministros, al notar un déficit del 4.1 % del PIB, y luego de recordar que, si bien los gastos de funcionamiento aumentaron 8 %, eran un 30 % menos de los gastos de funcionamiento del gobierno anterior, propuso el actual “plan de austeridad” que desde el martes pasado cuenta con las respectivas directrices para su ejecución. 


Gastos publicitados


El principal gasto que Santos ordenó reducir fue el de la publicidad estatal: 40 %, “en particular en impresiones de lujo o policromías, pendones y stands. Esto incluye racionalizar la impresión de informes, folletos o textos institucionales estableciendo prioridades y solicitando las cantidades justas”, tal como dice la directiva. 


Justamente este aspecto es el que busca poner freno al proyecto de ley radicado por el senador opositor del Centro Democrático, Iván Duque, el mismo día del anuncio del “apretón del cinturón” estatal (ver recuadro).


El senador ha aludido a un informe de la Contraloría según el cual las entidades del Estado gastaron en publicidad $2,3 billones entre el 2012 y enero de 2014, lo que significa poco más del doble del ahorro fiscal que pretende la medida del Gobierno. 


“Esta decisión es un reconocimiento de que sí tenían gastos excesivos y habían hecho expansión burocrática”, manifestó Duque luego del aviso presidencial de pedirle a sus ministros una lista de entidades que puedan suprimirse quitándoles su “caparazón burocrático”. 


Con los ajustes planteados por el Gobierno, aprobados por el Congreso, los gastos de funcionamiento bajarán a $119,4 billones de los $121,1 billones presupuestados para el 2015, y la inversión aumentaría un 4,9 % de $46,2 billones a $49,2 billones. 



Regulación de la publicidad estatal

El proyecto de ley planteado por el senador Iván Duque prevé que la publicidad estatal tenga un uso pedagógico, con el fin de informar a la población sobre temas relacionados con el acceso a bienes y servicios provistos por el Estado, y advertir sobre situaciones de urgencia, interés general o inmediatez, y restringe el uso de esta publicidad para fines de autopromoción, anuncios de autogestión o aquella que muestre resultados o hechos cumplidos. De esta manera, contempla la iniciativa, estará prohibida seis meses antes de las elecciones. Duque tiene presente el informe de la Contraloría, según el cual entre julio de 2013 y enero de 2014, en plena época preelectoral, el gasto del Estado en publicidad y eventos fue de $1,1 billones.