Economía

Day of light for candles industry
Día de luz para la industria de las velas
7 de Diciembre de 2014


El tradicional Día de las velitas deja ganancias aproximadas de $10.000 millones en Antioquia, de acuerdo con Sergio Ignacio Soto, director Ejecutivo de Fenalco.


Foto: Esneyder Gutiérrez Cardona 

Los comerciantes del  Centro de la ciudad aprovechan el Día de las velitas para "hacerse" su diciembre con buenos ingresos económicos.

Lina María Mejía Zea


Twitter:@linamejia04


En Colombia y sobre todo en Antioquia no deja de celebrarse el tradicional Día de las velitas, por ello, los fabricantes de este sector tienen su mejor momento el 7 y 8 de diciembre -días que aprovechan muy bien- así lo indicó Sergio Ignacio Soto, director Ejecutivo de la Federación Nacional de Comerciantes de Antioquia, Fenalco, quien aseguró que la industria de velas vende más del 90 % de lo que habitualmente ofrece en el año.


Así lo reconfirmó Damián Pérez, director Comercial de Velas San Jorge, quien dice que en este mes las ventas se triplican con respecto al resto del año, por lo que para él esta fecha es de gran importancia para todo el sector de velas y velones. 


Por ello, esta industria comienza a fabricar desde principios del año para poder abastecer el mercado en diciembre, “podemos estar hablando de que pasa la época de Semana Santa y ya todas las fábricas empezamos a producir para poder abastecer el mercado en diciembre, ya que si dejamos para los últimos tres meses del año, sería imposible para las empresas, entonces nos toca comenzar el proceso mucho antes” afirmó Pérez, trabajador de la industria, quien añadió que en su empresa deben contratar más de 100 empleados para producir la cantidad de velas necesarias. 


En Antioquia se podría estar hablando de 50 empresas fabricantes de velas que necesitan parafina como elemento principal -para su elaboración- la cual envía Ecopetrol, (el mayor proveedor en el ámbito nacional). 


Al respecto, Pérez aseguró que de esas 50 empresas tan sólo cinco son grandes organizaciones con procesos de producción masiva, mientras que el resto de industrias, según Soto, se dividen mayoritariamente en microempresas y famiempresas de mucha tradición.


El sector de las velitas 


Por otra parte, sin el 7 y 8 de diciembre el sector de velas en Colombia no tendría las mismas ganancias, ya que es un producto que ha venido en extinción, gracias al desarrollo que tienen regiones como Antioquia con empresas públicas de servicios que dan cobertura de energía y gas en prácticamente todo el departamento, señaló. 


En el municipio de Antioquia que más se comercializan velas el 7 de diciembre es en Medellín, gracias a que los tenderos de todos los barrios y comunas del departamento se convierten en el mejor canal de distribución, expresó. 


Sin embargo, reiteró que no se quedan atrás los grandes supermercados y centros comerciales, “la tienda es la campeona, es la que más vende gracias a que los productos son de bajo precio y están al alcance de todas las familias antioqueñas”. 


Destacó que los vendedores informales no se quedan atrás en la participación del comercio de velas. 


Por ejemplo, Laura Arias, vendedora de frutas y quien aprovecha cada Navidad para sacar su carrito lleno de velas y obtener un buen provecho económico, sale a recorrer las calles de la ciudad con aproximadamente 300 paquetes de velas. 


Así mismo, Alex Guevara, quien aprendió a hacer artesanías en la cárcel, ofrece además de velas, faroles hechos por él, también aseguró que se rebusca de una forma u otra para llevar el sustento diario a sus hijas y esposa, es por esto que sale dos días antes del 7 de diciembre para tener más ganancias, pero que definitivamente es hoy el día que más vende.


Proceso de fabricación 


El proceso varía dependiendo de la empresa, es por esto que en una organización grande y con mayor maquinaria, se producen alrededor de 30.000 velas cada quince minutos con el fin de abastecer el mercado. 


Pérez contó cómo se produce las Velas San Jorge, en donde el proceso comienza desde que llega la parafina que envía Ecopetrol, según él, -el mayor proveedor en el ámbito nacional-, luego pasa a máquinas de moldeo de las que salen aproximadamente 1.000 velas por máquina cada quince minutos. 


De allí pasa a empaque según la referencia en cuanto a tamaño, grosor y número de velas que va en un paquete y respectivamente se guardan y pasan a bodegaje y distribución.


Por otro lado, como aseguró que la gran mayoría de la industria de velas pertenece a empresas pequeñas que pueden funcionar en el garaje de una casa. Es por esto que el proceso también comienza con la compra de la parafina que se adquiere fácilmente en el mercado. Posteriormente se calienta la cera a baño María para mayor seguridad, hasta que alcanza los 150°C. 


En moldes de acrílico o metal de diferentes formas, diseños y tamaños se riega la parafina. Finalmente se procede al secado y al empaque. 


Sobre los precios


Los precios varían dependiendo del sector de la ciudad en que se adquieran,  por ejemplo, en El Hueco, -ubicado en elCentro de Medellín-, los vendedores ambulantes están ofreciendo paquetes de diez velas a $1.000 y de 20 a $2.000.  


Por su parte, las grandes cadenas de supermercados como el Éxito ofrecen paquetes desde $3.000 a $5.000 con doce, 20 o 30 velas.


Finalmente, de acuerdo con información de la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco, la industria de las velas en temporada navideña deja buenos  ingresos para este sector y respectivamente para los comerciantes. 



¿Cómo se obtiene la parafina?

“Ecopetrol es el principal productor de parafina en Colombia. Este producto generalmente es descrito como la mezcla de hidrocarburos saturados (enlaces sencillos entre carbonos) de cadena lineal, con peso molecular entre 320 y 560 y que presentan consistencia sólida a temperatura ambiente. Esta materia prima se obtiene a partir de fracciones de la destilación al vacío de crudo reducido (fondos de la destilación atmosférica) con rango de destilación entre 350°C y 650°C. Luego se somete a procesos de dilución con solvente, enfriamiento regulado, cristalización y filtración para separar las parafinas de los aceites. La parafina resultante se usa principalmente para fabricar velas y, en mejor proporción, también sirve para preparar cera para pisos, papeles parafinados, fósforos, vaselinas y recubrimientos de alimentos, entre otros. El 15 % del mercado nacional -el no cubierto por Ecopetrol- es cubierto desde China” explicó Pedro Felipe Rodríguez en su texto Una luz encendida al futuro de los veleros.




El nacimiento de esta tradición

Cada 7 y 8 de diciembre se enmarca el comienzo de la Navidad en Colombia. Este día tiene sus orígenes cuando se proclamó el dogma de la Inmaculada Concepción por el papa Pío IX, en 1854. 


Principalmente en Antioquia, como lo indica el director Ejecutivo de Fenalco Antioquia, se tiene esa bonita tradición y costumbre tan arraigada en las familias y  en los niños de los 125 municipios del departamento. La luz de las velitas tiene el significado de adoración a la Virgen y sobre todo de la luz que trajo al mundo con la llegada de Jesús a su vientre, según las creencias cristianas.