Economía

Avianca’s labor to and fro
El vaivén laboral de Avianca
Autor: Federico Duarte Garcés
27 de Noviembre de 2014


La aerolínea recibe servicios de Servicopava, una compañía de tercerización con una nómina cercana a los 2.200 empleados.


Foto: Cortesía 

A pesar de las protestas que duraron once días, la aerolínea Avianca reportó normalidad en sus operaciones.

Twitter: @fededg1989


El viernes pasado finalizaron trece días de parálisis de actividades de los trabajadores terrestres de la aerolínea Avianca, adscritos a la cooperativa de trabajo asociado Servicopava que desde 2003 presta servicios a diferentes empresas de aviación. Y aunque según Avianca el paro no afectó las operaciones aéreas de la compañía, al afirmar que dicho personal de “soporte operativo” continuó el desarrollo de sus servicios “a través de diferentes terceros”, durante once días cientos de trabajadores permanecieron aislados en la plazoleta ubicada entre la antigua torre de control y la nueva estructura del aeropuerto Eldorado.


Uno de los que allí se encontraba era Stiven García, vocero del sindicato de operaciones terrestres de Avianca. Desde las 4 a.m. del martes 11 de noviembre permaneció con cerca de 300 compañeros en protesta por la tercerización del personal de servicios del que hace parte. 


Sin embargo, este número fue reduciéndose hasta poco menos de cien al final del paro, pues, según García, desde el siguiente día en que iniciaron las protestas se les decomisó el carné de entrada a su zona de trabajo. Desde entonces, cada día que pasa sin laborar, debido a que no pueden acceder a su zona de trabajo, es descontado de su sueldo. 


Limbo laboral


En mayo del año pasado, un grupo de 45 trabajadores de operaciones terrestres de Eldorado abordaron un bus con miras a una supuesta capacitación. Sin embargo, al descender fueron guiados hasta un recinto donde funcionarios de Avianca y Servicopaba, en compañía de policías, les notificaron que por una “reestructuración” no trabajarían más para esa empresa. 


Para García, las empresas se enteraron que se empezaba a formar una organización sindical y de ahí tomaron esa decisión. Desde entonces comenzó a constituir la directiva del sindicato de operaciones terrestres de Avianca, del cual hace parte, en representación del cual radicó un pliego de peticiones ante el Ministerio de Trabajo. 


Su demanda: que los trabajadores de operaciones terrestres sean contratados de forma directa, que les reconozcan que su labor es una tarea de alto grado de riesgo al verse expuestos a condiciones climáticas que van desde menos cero grados centígrados  cuando laboran en la madrugada. 


No obstante, Avianca ha afirmado que sus labores “asociadas a la distribución de equipajes, apoyo a labores de parqueo y asistencia en rampa en general” son “netamente operativas y no son consideradas como misionales”. 


Y es que según Camilo Piedrahita Vargas, magíster en Derecho, las cooperativas o precooperativas de trabajo asociado solo pueden ser contratadas para prestar servicios no misionales (ver recuadro). 


El vocero de los trabajadores terrestres de Avianca plantea por su parte que la función de la compañía es satisfacer al viajero en llevarlo a un destino final, sano y salvo, al igual que sus equipajes, y esa función la realizan este tipo de funcionarios. Esa es una de las discusiones en las que ahora se encuentran con el Ministerio de Trabajo, al que han expuesto asimismo las denuncias de los vejámenes que pasaron durante el paro, en espera de radicarlas cuando por su parte termine el paro judicial.  



Cooperativas de trabajo asociado

Las cooperativas de trabajo asociado son un grupo reducido de personas jurídicas, donde los asociados son dueños y a su vez trabajadores. Estos aportan su trabajo como forma de subsistencia para crear una empresa que esta misma autogestiona y que presta servicios a terceros. Uno de los riesgos es que el empresario se valga de esta para rebajar costos. Las cooperativas existen desde 1979, pero solo a principios de la década del 90 y del actual siglo empezaron a “meterlas en cintura”, tal como lo describe Camilo Piedrahita. Según él, paulatinamente las cooperativas fueron reguladas para que los costos de producción no fueran tan baratos y evitar la intermediación o tercerizacion que vulnera los derechos laborales. Una de las medidas fue establecer que las cooperativas solo pueden ser contratadas para prestar servicios no misionales.