Nacional

Soldiers kidnapped in Arauca recovered their freedom
Soldados secuestrados en Arauca recuperaron su libertad
Autor: Redacción EL MUNDO
26 de Noviembre de 2014


Los soldados César Rivera y Jonathan Andrés Díaz recibieron toda la atención médica necesaria, luego de ser liberados y pudieron reunirse con sus familiares, en un ambiente de privacidad.


Foto: EFE 

Caravana de vehículos que transportaba a los soldados liberados, en Bogotá.

Luego de 16 días en poder de las Farc, los soldados César Rivera y Jonathan Andrés Díaz pudieron ver de nuevo a sus familiares ayer, tras ser liberados en una zona rural del departamento de Arauca y entregados por los guerrilleros a una comisión conformada por representantes de los gobiernos de Cuba y Noruega y por integrantes del Comité Internacional de la Cruz Roja, Cicr. 


El éxito de la operación humanitaria se debió, según Christoph Harnisch, jefe de la delegación del Cicr, a que el organismo tuvo una “actuación como intermediario neutral e imparcial aceptado por todas las partes en conflicto”. 


Fotografía cedida por el Ejército Nacional, del soldado Jhonatan Andrés Díaz. 


Foto: EFE 

Traslado a Bogotá


Tras recibir a los soldados, “un médico del Cicr, que formaba parte de la misión, examinó a los uniformados para cerciorarse de que se encontraban en condiciones aptas para su traslado”, informó el organismo humanitario. Después del examen, Rivera y Díaz fueron trasladados a Tame, Arauca, y entregados al Ejército Nacional. 


De allí, partieron en un avión militar, que aterrizó en la base de Catam, en Bogotá, donde fueron recibidos por varios de sus familiares, en la más completa intimidad, en tanto que no se permitió el acceso de los medios de comunicación al lugar. 


En un comunicado, el Ministerio de Defensa agradeció el acompañamiento del Cicr y de Cuba y Noruega, como países garantes. “Se trató de un trabajo conjunto con la Fuerza Pública, en el cual se garantizó el regreso con vida de los secuestrados a sus hogares, compromiso que primó en cada una de las actividades militares realizadas”.


En Bogotá, fueron trasladados en vehículos oficiales al Hospital Militar Central para ser sometidos a un completo examen médico, que determinara sus condiciones de salud. 


Fotografía cedida por el Ejército Nacional, del soldado Paulo César Rivera. 


Foto: EFE 

Por el proceso de paz


La liberación de los soldados es uno de los intentos por reanudar el proceso de paz, suspendido el 17 de noviembre por el presidente Santos, luego del secuestro del general Rubén Darío Alzate, el cabo Jorge Rodríguez y la abogada Gloria Urrego, ocurrido el 16 de noviembre en el departamento del Chocó. 


La liberación de ayer fue pactada por el Gobierno y las Farc y, tras su éxito, Santos la calificó como síntoma de “madurez” del proceso de paz. “Esto es un paso importante que demuestra la madurez del proceso de paz y los gestos de paz que todos los colombianos reclaman”, dijo el mandatario durante un encuentro con líderes regionales en Mocoa, Putumayo. 


Por el momento, se espera que se concrete en los próximos días la liberación del general Alzate y sus dos acompañantes, un hecho en el que se comprometieron las Farc y que contará con la intermediación del Cicr y con el apoyo de Cuba y Noruega.   A esa posibilidad se refirió también el jefe de Estado, quien reiteró su confianza en la liberación, como condición para reanudar el proceso, el cual, según Santos, debe “ir acompañado de inversión social, de gestos de paz, no sólo en La Habana, sino en las comunidades, en las familias y en nuestro interior”. 



Cicr en Colombia

El trabajo del Comité Internacional de la Cruz Roja en Colombia lleva más de 40 años y ha abordado las secuelas del conflicto armado y otros tipos de violencia en las regiones. “Se ha dado prioridad operacional a 25 zonas rurales alejadas donde la situación de la población civil sigue siendo muy difícil”, anota el organismo. Uno de los roles que más importancia ha tenido en Colombia, es su intermediación en las liberaciones, en tanto que tiene la posibilidad de mantener un diálogo confidencial con los actores armados legales y al margen de la ley. 


- 1969: El Cicr llega al país, para vigilancia y control en las cárceles.


- 1990: Empieza a actuar como intermediario para las liberaciones.


- 1994: Intensifica su diálogo con los actores armados ilegales, para persuadirlos sobre la práctica del Derecho Internacional Humanitario.


- 2000: Inicia su asistencia humanitaria de emergencia a población desplazada. 


- 2012: Comienza su trabajo para mitigar la violencia urbana y fortalecer temas como las oportunidades de empleo y las comunidades.